Skip to main content

¿Cómo funciona la donación de órganos en Colombia?

En Colombia durante el primer semestre del 2021, 3.098 pacientes estuvieron en la lista de espera para obtener un trasplante con el ánimo de seguir viviendo o mejorar su calidad de vida, así lo reveló el “Informe Ejecutivo: Red de Donación y Trasplantes”, realizado por el Sistema Nacional de Información en Donación y Trasplantes.

Una cifra alejada de los 119 donantes reales de órganos que hubo en el mismo período (primer semestre del 2021), y que responde a la necesidad que existe actualmente de incentivar una cultura de donación de órganos, que permita brindar oportunidades de vida a los pacientes con enfermedades crónicas que requieren de un trasplante.

La escasez de órganos para trasplantes representa un problema de salud pública, pues el número de personas que están a la espera aumenta de manera desproporcionada en relación con el número de órganos disponibles.

Esta es una necesidad en la que se debe converger para hacer eco sobre la importancia de la donación de órganos y tejidos, tal como lo resalta el doctor Jorge Mario Roselli, cirujano de los Centros Médicos Colmédica, quien comparte cómo se lleva a cabo la gestión de este proceso en el país.

¿Qué es un trasplante?

El trasplante es un procedimiento que consiste en el reemplazo de un órgano en un paciente (receptor) que viene presentando una afección crónica, por otro órgano sano proveniente de un donante en condición de muerte cerebral o en algunos casos específicos, de un donante vivo.

Durante el primer semestre del 2021, 3.098 pacientes estuvieron en la lista de espera para obtener un trasplante.

Es así como, dentro de los órganos que pueden donarse y a su vez trasplantarse se encuentran: el corazón, los pulmones, el hígado, el páncreas, los riñones y el intestino. Así mismo, pueden realizarse en tejidos como: córneas, globos oculares, huesos, piel, válvulas cardiacas y tejido osteotendinoso (músculos, hueso, tendones, cartílago).

En este sentido, de acuerdo con el doctor Roselli, el avance científico de la medicina en la utilización de tejidos y órganos, tanto en cadáveres como en donantes con muerte encefálica, ha sido exitoso en la recuperación de la funcionalidad de dichos órganos en pacientes con enfermedades crónicas. En este punto, es importante señalar que un solo donante puede salvar hasta ocho vidas y mejorar las condiciones de hasta 56 pacientes.

Proceso de donación de órganos

donacion-de-organos-y-tejidos-para-trasplantes-situacion-actual-en-colombia

Los pacientes que requieren órganos o tejidos son cada vez más, razón por la cual es importante conocer que en el país todos somos posibles donantes, porque como lo resalta el doctor Roselli, en el caso que el cerebro muera, no significa que los demás órganos no puedan seguir dando vida a otras personas.

En Colombia, el Instituto Nacional de Salud (INS) administra la red de trasplantes a través de la plataforma “Red Data”, la cual gestiona la comprobación de los datos clínicos de los receptores, su valoración médica, la priorización del caso y la indicación clínica del trasplante; por intermedio de diferentes regionales distribuidas en Bogotá, Antioquia, Valle del Cauca, Santander, Atlántico y Huila.

De esta manera, se establece un listado de turnos en el que se cubren los 365 días del año, por medio de instituciones acreditadas para rescatar órganos y tejidos, gestión que se inicia una vez se declara la muerte encefálica de un paciente. 

De este modo, para mantener el control en la comercialización indebida de órganos, la legislación colombiana instituyó normativas rigurosas para la vigilancia a través de la Ley 919 del 2004, “por medio de la cual se prohíbe la comercialización de componentes anatómicos humanos para trasplante y se tipifica como delito su tráfico”, señala.

Ver más
Responsabilidad afectiva en pareja: ¿Cómo lograrla?

Lista de donantes y procedimiento de trasplante

El proceso inicia con una alarma al personal de salud quien notifica a la red de trasplantes acerca del donante potencial de órganos o tejidos. Posteriormente, se continúa con un protocolo estricto de evaluación dado por el grupo de trasplante, quien debe evaluar que se cumplan los requisitos clínicos y de laboratorio de muerte encefálica.

Entendiendo la muerte encefálica en pacientes que presentan un coma profundo, sin respuesta al dolor, sin reacción a reflejos clínicos del tallo cerebral o en incapacidad para respirar por sí mismo. Una vez cumplidas dichas condiciones y diagnosticada la muerte encefálica, se realiza la evaluación de la viabilidad del órgano y su posibilidad de compatibilidad -estudios que pueden durar hasta 48 horas- con los pacientes de la lista de espera. 

De este modo, con el cotejamiento de la lista de espera y la caracterización del receptor, se realiza el rescate del órgano por el grupo de expertos en los tiempos establecidos para cada caso. Consecutivamente, los órganos son trasplantados en la institución asignada por la red, a aquellos pacientes que de manera previa se han identificado, mientras que los tejidos son enviados a los diferentes bancos de tejidos acreditados para su conservación.

“Una tarea titánica” como lo resalta el doctor Roselli, pues se deben hacer en tiempos récord, teniendo en cuenta la isquemia; período de tiempo funcional que tiene fuera del organismo un órgano para trasplante y que para cada caso es: 

  • Corazón: 4 a 5 horas.
  • Pulmón: 10 horas.
  • Hígado: entre 8 a 10 horas.
  • Páncreas: máximo 8 horas.
  • Intestino: 10 horas.
  • Riñón: máximo 18 horas.

Durante estos lapsos se deben hacer varias tareas al tiempo, como lo son:  identificar quién va a ser el receptor, su ubicación, realizar la preparación para la intervención, alertar a la institución acerca del procedimiento, interrumpiendo las actividades programadas en las salas de cirugía e identificar los tejidos con las diferentes cadenas de custodia para que mantenga el tejido viable.

¿Quiénes pueden ser donantes?

En Colombia, la donación de órganos se reguló a través de la Ley 1805 del 2016, en donde se estableció que toda persona que en vida no haya expresado por escrito su negativa a donar órganos, es un potencial donador. En este caso, si una persona se niega a donar órganos deberá realizarlo o bien haciendo la declaración ante notario público y enviándola al Instituto Nacional de Salud (INS); o manifestándole su negativa a ser donante a su EPS al momento de afiliarse.

No obstante, es importante conocer que para la donación se deben cumplir una serie de situaciones previas, como lo son que el fallecimiento del donante ocurra en una clínica u hospital, donde se faciliten las pruebas pertinentes para el diagnóstico de muerte cerebral y se deben mantener los ambientes propicios para la preservación de los órganos.

En este sentido, se deben identificar dos clases de donantes, de un lado los donantes vivos quienes pueden donar uno de sus riñones, parte de su hígado o la médula ósea, y por otra, los donantes fallecidos, quienes pueden donar órganos y tejidos.

La donación de órganos es un tema que así no se encuentre en el radar de muchos, debe tener una importancia significativa en todos, pues va más allá de un acto de solidaridad como muchos lo ven, a un hecho de concientización social, que responde a las necesidades básicas que muchos pacientes en espera tienen en respuesta de un llamado a la vida y a mejorar sus condiciones de salud.

 

Comparte
Ir al home