Skip to main content

¿Cómo mejorar mi salud cardiovascular?

La salud cardiovascular debería ser una de las prioridades en materia de salubridad para cualquier persona. No en vano, de acuerdo con la OMS, estas enfermedades son las responsables del 31 % de los fallecimientos mundiales, con más de 17 millones de muertes al año. Incidencias que responden a la necesidad de establecer hábitos saludables que ayuden a prevenir situaciones irreversibles.

En este sentido, es común que cuando se habla de salud cardiovascular, solamente se piensa en el corazón. Pero no, si bien este órgano es el motor de nuestro cuerpo, existen otros componentes que son igual de importantes y que hacen parte del sistema cardiovascular, se trata de la sangre y los vasos sanguíneos (arterias y venas). Un conjunto de órganos que deben trabajar unidos para que haya una adecuada funcionalidad.

Con el fin de explicar la manera cómo trabaja el sistema cardiovascular y los hábitos que se deben adoptar para tener un funcionamiento saludable, la doctora Ingrid Martínez, médico general de los Centros Médicos Colmédica, lo explica a continuación.

Sistema cardiovascular y su función

El sistema cardiovascular es una estructura que tiene el organismo, compuesto por el corazón y los vasos sanguíneos integrados por venas, arterias y capilares. De esta manera, se logra el suministro de oxígeno desde los pulmones a los tejidos de todo el cuerpo a través de la sangre y gracias al bombeo del corazón.

Así mismo, otra de las funciones que cumple el sistema cardiovascular, es el transporte del dióxido de carbono, -producto de desecho-, desde todo el cuerpo al corazón y pulmones para finalmente eliminar el dióxido de carbono a través de la respiración.

Componentes del sistema cardiovascular

El sistema cardiovascular se encuentra integrado por:

  • Corazón. La bomba muscular proporciona energía para mover la sangre por los vasos sanguíneos. Suele latir entre 60 y 100 veces por minuto, latidos que se encargan de enviar sangre a todo el cuerpo, transportando oxígeno a todas sus células.
  • Vasos sanguíneos. Son las arterias, las venas y los capilares (vasos sanguíneos pequeños), que conforman el sistema de tubos elásticos del cuerpo a través de los cuales circula la sangre.
  • Sangre. Es el tejido líquido que circula por los vasos sanguíneos. Su función es la de transportar oxígeno y nutrientes a todas las partes del cuerpo para que los demás órganos trabajen con normalidad.

Importancia de la salud cardiovascular

Tal como señala la doctora Martínez, la salud cardiovascular es el equilibrio que permite que la vida fluya, se mantenga estable y se disfrute de un bienestar en general. “La importancia de una buena salud del corazón, deriva en que este es el motor que permite que nuestro organismo funcione de una forma adecuada”, resalta.

Es por ello, que se debe conservar un balance en todas las funciones de los componentes del sistema cardiovascular. Por ejemplo, el de los vasos sanguíneos para que ese transporte de sustancias que fluyen a través de la sangre sea eficaz. Proceso que permite que se regulen otras funciones como un proceso mental adecuado, un metabolismo conforme, un intercambio gaseoso apropiado en los pulmones o una eliminación de sustancias proporcionadas a nivel renal.

Cuando se logra mantener un equilibrio en este sistema cardiovascular, se confiere el hecho de tener una salud de bienestar físico, emocional y mental.

Puede interesarte: ¿Cuáles son las señales de un ataque cerebrovascular?

Enfermedades de la salud cardiovascular 

Llevar un estilo de vida saludable permite reducir el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares. No obstante, existen algunos factores que no se pueden controlar, como la edad, el sexo y los antecedentes familiares. Pese a ello, sí existen factores que dependen de los malos hábitos que se tengan o no, como el sedentarismo, la mala alimentación, o el consumo de tabaco, entre otros.

Ver más
Buenos hábitos de salud en la era digital

Problemas que a menudo se deben a la aterosclerosis, una afección que  ocurre cuando la grasa y el colesterol se acumulan en las paredes del vaso sanguíneo (arteria). Con el tiempo, la placa puede estrechar los vasos sanguíneos y obstruir las arterias, lo que puede llevar a que se presente un ataque cardíaco o un accidente cerebrovascular.

Entre las enfermedades que más se presentan debido a afectaciones en el sistema cardiovascular se encuentran:

  • Cardiopatía coronaria. Una de las enfermedades más comunes. Ocurre cuando se acumula placa en las arterias que conducen al corazón. Cuando se estrechan las arterias, el corazón no puede recibir suficiente sangre y oxígeno.
  • Insuficiencia cardíaca. Sucede cuando el miocardio se vuelve rígido y no puede bombear suficiente sangre oxigenada, generando síntomas en todo el organismo.
  • Arritmias. Se trata de afectaciones que altera la frecuencia cardíaca. El corazón puede palpitar demasiado rápido, demasiado lento o en forma irregular.
  • Presión arterial alta (hipertensión). Enfermedad que puede causar entre otros, problemas como ataque cardíaco, insuficiencia cardíaca y accidente cerebrovascular.
  • Accidente cerebrovascular. Es la falta de flujo sanguíneo en el cerebro. Puede suceder debido a un coágulo de sangre o un sangrado en el cerebro.

Recomendaciones para tener una salud cardiovascular balanceada

Mantener una buena salud cardiovascular con la adopción de hábitos saludables debe ser una prioridad en la vida de cualquier persona. El bienestar del corazón te permitirá tener un estilo de vida equilibrado a nivel físico y emocional. Estas son algunas recomendaciones para lograr este propósito:

  • Dieta balanceada. Consumir preferiblemente alimentos frescos, procurar que si tomamos productos procesados tengan bajo contenido en grasas saturadas. Lo recomendable son frutas y vegetales principalmente, por su nivel de fibra, vitaminas y coenzimas que favorece el metabolismo del colesterol y favorece su eliminación.
  • Controlar el azúcar. Las enfermedades cardiovasculares son responsables en gran medida de las muertes en pacientes con diabetes. Por eso es importante controlar los niveles a fin de aminorar los riesgos de esta patología.
  • Realizar actividad física. Practicar al menos durante 30 minutos, 5 días a la semana algún ejercicio, reduce el riesgo de padecer enfermedades cardiacas. Pueden ser de bajo impacto como caminar, nadar o bailar, lo importante es que sea una actividad que disfrutes.
  • Disminuir el consumo de grasas saturadas. Son las que más se acumulan en las placas de aterosclerosis. Se recomienda que disminuyas el consumo de grasa animal y el consumo de aceites que tengan grasas poliinsaturadas como aceite de girasol, canola y oliva.
  • Consumir vino tinto. Hace parte de una dieta muy conocida que es la “Mediterránea” en la que el uso de aceite de oliva y vino tinto en cantidades adecuadas, permite que haya una expectativa de vida mayor, asociadas a una disminución de placas de aterosclerosis.
  • Abandonar el cigarrillo. Uno de los mayores factores de riesgo cardiovasculares. Se estima que a los dos años de dejar de fumar se reduce sustancialmente el riesgo de padecer una enfermedad coronaria.

Es importante que estés atento a tu salud cardiovascular y que adoptes hábitos que permitan mantenerla en el balance apropiado. Así mismo, la doctora Martínez recomienda que después de los 50 años, se empiecen a realizar chequeos anuales de colesterol, triglicéridos y glucosa, pues permitirá controlar los parámetros normales y tomar los correctivos que se requieran de ser necesarios.

Puede interesarte: Riñones: cómo cuidarlos comiendo agradable

Comparte
Ir al home