Skip to main content

Cómo vivir la soledad y afrontarla correctamente

Mary Luz Gómez de los Ríos
Psicóloga Clínica de los Centros Médicos Colmédica.

Uno de los miedos más recurrentes en el ser humano es la soledad, una condición que puede afectar a cualquier persona (jóvenes y adultos), en cualquier momento de la vida. Situación que puede ser originada por diferentes factores como la muerte de un familiar, una ruptura amorosa, la baja autoestima, entre otros, y que resultan siendo una de las principales causas de angustia entre las personas.

Sin embargo, la soledad no debe seguir siendo estigmatizada como un estado negativo. También, es una oportunidad para buscar la paz interior, un momento de introspección, que en ocasiones por la velocidad en la que gira el entorno en el que nos desenvolvemos, es imposible de que se presenten esos espacios para estar a solas consigo mismo.

La doctora Mary Luz Gómez, psicóloga clínica de los Centros Médicos Colmédica, comparte los factores que se esconden detrás del sentimiento de soledad y la manera como deben afrontarse para evitar que se afecten la salud emocional y física a largo plazo.

¿Por qué estigmatizar la soledad?

La soledad es la carencia de compañía, que puede ser voluntaria o involuntaria, durante un determinado período de tiempo. No obstante, el sentimiento de soledad no responde únicamente al hecho de no tener compañía, ya que puede generarse incluso, cuando se convive en familia o en pareja.

En este sentido, es importante reconocer que, como seres sociales, surge esa necesidad de entablar relaciones de diversa índole alrededor. El ser humano está programado para estar en contacto. Sin embargo, ese precepto no es un condicionante para que la soledad sea vista como algo negativo, desagradable o triste, pues es también la oportunidad para disfrutar de ella.

Para la doctora Gómez los espacios de soledad en las personas son situaciones únicas para mejorar la autoestima, las relaciones sociales, familiares y amorosas. “Es un momento ideal para que las personas se regalen así mismas todo aquello que quieren, sin necesidad de la compañía de otros, para conocerse más y llevarse mejor consigo mismo”, resalta.

Tipos de soledad

Entre los tipos de soledad a las que las personas se encuentran expuestas, están:

– Existencial: hace referencia a una sensación de vacío, de no tener nada. Cuestiona el por qué y para qué estamos acá, cuál es el motivo de la existencia. Cuestionamientos particulares que todos en algún momento de la vida nos hemos planteado en busca de la conciencia. Resulta positivo para encontrar respuestas a diferentes preguntas y desconectarse del mundo para crecer personal y emocionalmente.

– Emocional: está relacionada con el entorno y es la más común. Se presenta cuando una persona no puede vincularse afectiva ni emocionalmente con nadie, está enlazada a sentimientos de incomprensión, tristeza e inseguridad. Suele presentarse por una ruptura amorosa, el distanciamiento con los amigos o la pérdida de un familiar.

Positiva: es cuando se toma la decisión de estar sólo para entender quién soy, para dónde voy y cómo estoy. No existe carencia ni ausencia de algo, se toma la soledad como una oportunidad para encontrarse consigo mismo, recuperar energía, conectarte con las emociones y disfrutar más de las relaciones sociales.

Ver más
Escoliosis: qué es, cómo prevenirla y su tratamiento

– Transitoria: se presenta a causa de algún acontecimiento, es de naturaleza temporal y sus causas están en el entorno. Puede deberse a una ruptura, separación, la llegada a un sitio nuevo, entre otros factores. Suele superarse cuando se empiezan a experimentar nuevas relaciones, aficiones o actividades.

– Crónica: es cuando la soledad ya hace parte natural de la persona. Existe una completa incapacidad de relacionarse o comunicarse con los demás. Hay un sentimiento de aislamiento independiente del lugar o las personas que estén alrededor. Generalmente, requieren la ayuda de un profesional de la salud para su tratamiento.

Puede interesarte: Aprende a diferenciar la tristeza de la depresión.

Cómo enfrentar la soledad

beneficios-de-la-soledad

La soledad negativa, la que no se práctica voluntariamente, es un estado que si permanece durante un largo periodo afecta tu salud emocional y física. A continuación, te presentamos una serie de recomendaciones que ayudan a superar esa situación:

– Identifica tus sentimientos: reconocer las razones que llevaron a experimentar la situación de soledad, es un buen comienzo para empezar a solucionarla. Descubrir las causas, permitirán definir las formas de encontrar una dirección para superar dichos estados anímicos.

– Compartir tus sentimientos: contarle a una persona de tu confianza el estado de ánimo que te embarga, es liberar el peso que en ocasiones puede producir un estado como la soledad.

– Aparta la negatividad: la soledad que no se hace de manera voluntaria es negativa en todo sentido. Por ello, debes saber rodearte de personas que te aporten y produzcan satisfacción y felicidad.

– Reconecta tus relaciones: en ocasiones por la falta de tiempo has dejado a un lado esa relación con tus amigos y familiares, siendo esta situación una oportunidad ideal para retomar ese contacto perdido. Puedes hacer planes para salir de paseo, cenar o simplemente hablar para aliviar las cargas.

– Adopta nuevos hábitos: los cambios siempre serán un estímulo positivo para superar las situaciones negativas. Hacer ejercicio, meditar, practicar yoga o leer, son hábitos que puedes empezar a realizar de manera paulatina y que te ayudarán en el proceso.

– Únete a un grupo: actualmente existen varios tipos de grupos y clubes, usualmente creados por intereses y hobbies en común. En internet o en el barrio los puedes encontrar con los que puedes tener afinidad en distintos aspectos como: gastronomía, viajes, estilo de vida, entretenimiento, deportes, recreación, cultura hasta para aprender otro idioma.

Recuerda, la soledad no es ni buena ni mala en sí misma, sino que genera sentimientos positivos o negativos de acuerdo a cómo lo vivencies. Sin embargo, cuando la soledad se convierte en un estado constante que te está llevando a sufrir estados de tristeza o depresión, debes consultar a un especialista de la salud para que inicie el tratamiento adecuado para superar la situación.

Puede interesarte: Bipolaridad: más que un estado de ánimo

Comparte
Ir al home