Skip to main content

Videojuegos: ¿buenos o malos para la salud?

Los videojuegos no son un pasatiempo exclusivo de niños o adolescentes, ya que son muchos los adultos que encuentran en esta entretención una manera de desconectarse y distraerse de la rutina. Es por ello que, tener un buen uso de esta entretención es clave para que esta actividad cumpla con su condición de diversión.

En este sentido, así como los videojuegos fomentan una serie de aspectos positivos en la personalidad de un individuo, también contribuyen a desarrollar otros negativos. Por esto, es importante aprender a hacer un uso responsable, estableciendo unas pautas para evitar su abuso y lograr aprovechar sus beneficios.

En una industria que no para de crecer gracias a una extensa oferta de videojuegos que van desde deportes, juegos de rol, de guerra y de aventuras, entre muchos otros; se hace necesario entender las realidades de los videojuegos. Para tal fin, la doctora Emperatriz Sanabria, psicóloga de los Centros Médicos Colmédica, nos cuenta cuáles son las ventajas, desventajas y consejos para hacer un uso adecuado de este pasatiempo.

Beneficios de los videojuegos

De acuerdo con la doctora Sanabria, entre los beneficios que se pueden encontrar en las personas que tienen como pasatiempo el uso de videojuegos, se encuentran:

– Mejora los procesos cognitivos: a través de los videojuegos se optimizan los procesos atencionales, los cuales permiten mantener la concentración en tareas exigentes. Así mismo, se mejora la capacidad de reacción y respuesta a nivel cognitivo.

– Estimula la destreza visual:  los videojuegos, sobre todo los de acción, mejoran la capacidad visual para distinguir mejor los detalles, una habilidad útil en tareas como leer o conducir en la noche.

– Disminuye el estrés: este pasatiempo logra que una persona se desconecte por un periodo de situaciones que le pueden estar generando problemas, de hecho, uno de sus principales objetivos es el de entretener. De esta manera, puede descargar tensiones acumuladas y liberar el estrés de la rutina diaria.

– Incentiva las habilidades sociales: en el caso de los videojuegos en línea, se logra el intercambio con personas de diferentes lugares del mundo, logrando generar una empatía e interacción que termina fomentando las relaciones con los demás.

– Potencia la resolución de problemas: los videojuegos proponen a sus jugadores escenarios que requieren de una toma de decisión efectiva y rápida, lo que incentiva en las personas retos que los desafían a encontrar maneras ingeniosas de resolver una situación.

Desarrolla el trabajo en equipo: la consecución de un objetivo común permite generar estrategias en conjunto para lograrlo. Es así como, ante los retos que presentan los videojuegos, la unión y el sentido colectivo facilitan obtener los resultados.

Desventajas de los videojuegos

videojuegos

Las desventajas que tiene el uso de los videojuegos varían de persona a persona, teniendo en cuenta la etapa de vida en la que se encuentren. No es lo mismo que juegue un adulto, el cual tiene un proceso de maduración diferente a un niño o adolescente que se encuentra en proceso de desarrollo.

Por ejemplo, los videojuegos bélicos tienen una connotación diferente para un adulto, ya que los niños neurológicamente reciben la información concreta por el tipo de pensamiento que manejan y no les permite un proceso reflexivo que los lleve a diferenciar entre lo real y lo que no lo es. Una situación que puede derivar en cambios de comportamiento, que, en algunos casos, pueden llegar a ser agresivos.

Del mismo modo, el uso excesivo de videojuegos puede promover el rechazo a otras actividades sociales y recreativas.  Por esto, es importante tener en cuenta el tiempo que se le dedica a este pasatiempo, con el fin de no convertirlo en una prioridad en el estilo de vida de la persona y que pueda llevarlo a tener un distanciamiento de su entorno familiar y social.

Ver más
¿Qué personalidades son compatibles contigo?

Así mismo, se presentan otras afecciones como:

– Fatiga visual debido a los constantes estímulos.

– Dificultad a la hora de conciliar o mantener el sueño.

– Desmotivación diaria por no tener la constante estimulación y gratificación que le «da el videojuego».

– Sedentarismo que empieza afectar la calidad de vida.

Puede interesarte: Disfruta de una maratón de series sin perjudicar tu salud.

Cuándo se convierte en una adicción 

Los videojuegos se convierten en una actividad nociva cuando dejan de ser recreativos y pasan a ser una necesidad, esto quiere decir que, se requiere el estímulo para lograr una sensación de bienestar y, por ende, pueden llevar a una dependencia.

“El juego puede volverse un reemplazo a la respuesta de gratificación normal que se puede tener por la realización de otras actividades. Por lo cual, se debe estar atento a los cambios de comportamiento, cómo son: aislamiento social, baja en el rendimiento académico en los niños o en los adultos, faltas constantes al trabajo, pérdida de la noción del tiempo, entre otros factores”, destaca la doctora Sanabria.

De esta forma, signos como: deseo incontrolable de estar jugando de manera permanente, cambios en los estados anímicos, tristeza, irritabilidad o una desmotivación constante a realizar otras actividades, se convierten en comportamientos habituales de las personas que están sufriendo una dependencia de los videojuegos.

Con el fin de reducir el impacto que la adicción pueda estar generando en una persona, se recomienda controlar el tiempo que se está dedicando al pasatiempo. Así mismo, promover el compartir en familia esos espacios de juego posibilita el hecho de entender el contexto, ayudando si es el caso a niños o adolescentes a regular las emociones que generan con el acompañamiento requerido.

Recomendaciones para un uso adecuado de los videojuegos

Lo más importante en las recomendaciones es entender que esta actividad es aceptable en la medida en que no impida realizar otras actividades. Así mismo, que no aísle a la persona de su entorno ni de amistad, ni familiar. A su vez, es importante tener en cuenta:

Controlar el tiempo de juego: no hacer un uso mayor a 2 horas seguidas, si son niños solo se recomienda el uso por 1 hora. Entre tanto, en adolescentes se recomiendan tiempos espaciados con intervalos de 2 horas en diferentes momentos del día.

Fomentar otros espacios de creatividad: realizar otras actividades lúdicas fuera de los videojuegos, cómo lo puede ser: practicar un deporte, leer un libro, salir al parque, tocar algún instrumento musical, incentivar las interacciones sociales fuera del hogar, entre otros.

– No permitir videojuegos a menores de 6 años: en lo posible, a menos que sean de orden educativo, con tiempos establecidos no mayores a una hora diaria y que estén supervisados por los adultos responsables, con el fin de prevenir conductas compulsivas.

Respetar la clasificación de los juegos: si existe una sugerencia por parte del juego que se está compartiendo, es porque concurre una advertencia que se encuentra estipulada por los creadores, debido al contenido de cada juego.

No confundir realidad con ficción: es habitual, especialmente en niños y adolescentes, quienes están formando y desarrollando su personalidad. Un videojuego es solamente una fantasía que culmina cuando una persona se desconecta de su consola.

En definitiva, los videojuegos deben asumirse como una actividad de entretenimiento en la que se debe tener las precauciones para su uso adecuado. Se trata de pautas que buscan un juego responsable para evitar que se desarrolle algún tipo de patología o comportamiento insano para la persona.

Puede interesarte: Cómo controlar la adicción al celular.

 

Comparte
Ir al home