Skip to main content

Aceite de coco: lo bueno y malo

El aceite de coco es un producto natural comúnmente utilizado por los beneficios que aporta al organismo. Los nutrientes naturales que son extraídos de la pulpa seca del fruto y sus ácidos pueden favorecer el cuidado de la piel, el cabello y el aparato digestivo.

Sin embargo, aunque sus beneficios son diversos, debe moderar su consumo para evitar problemas de salud. A continuación, te compartimos cuáles son los beneficios y las contraindicaciones que tienen su uso para el organismo.

infografia-usos-aceite-coco
Qué es el aceite de coco

El aceite de coco es un aceite vegetal extraído de la pulpa del coco. Se caracteriza porque sus componentes son ricos en grasas saturadas específicas, llamadas ácidos grasos de cadena media, que incluyen entre otros, los ácidos: cáprico, caprílico y láurico, características que le permiten conservarse por varios meses sin el riesgo de dañarse.

Entre los usos del aceite de coco, generalmente se usa en cocina y productos cosméticos.

– Al cocinar: una de las particularidades que tiene el aceite de coco es que bien sea en estado natural o expuesto a altas temperaturas, conserva las características y propiedades para el organismo. Tiene gran versatilidad pudiendo ser usado en frío, en ensaladas o en repostería gracias a su sabor dulce.

– Uso cosmético: el aceite de coco forma parte de diversos productos cosméticos como jabones, champús, cremas, aceites corporales, entre otros. En el ámbito estético se reconocen sus propiedades para el cuidado corporal.

Puede interesarte: Mitos en el uso de las plantas medicinales.

Beneficios del aceite de coco

aceite-de-coco-propiedades
Además de ser muy agradable al paladar mediante la ingesta, el coco en su totalidad contribuye a tener una buena salud. Hablando específicamente del aceite, este cuenta con grandes beneficios para la salud, entre ellos:

– Mejora las venas varices: gracias a sus componentes como los ácidos láuricos, aprílicos y cápricos y sus propiedades antiinflamatorias, resultan apropiadas como tratamiento complementario para tratar las varices. Así mismo, ayuda a mejorar la circulación sanguínea, favoreciendo la salud de los órganos que interactúan en el sistema circulatorio.

– Repara la apariencia del cabello: es una de las características más reconocidas. Sus propiedades naturales tienen un efecto regenerador, hidratante, fortalecedor y nutritivo sobre el pelo. Igualmente, en el cuero cabelludo ayuda a tonificar los folículos pilosos y los estimula para hacer crecer cabello nuevo.

– Cuida la piel: entre los componentes del aceite de coco la parte de grasa saturada tiene varios beneficios para la barrera protectora de la piel. A medida que pasan los años la piel va perdiendo lozanía, precisamente, uno de sus efectos es ayudar a que ese proceso no sea tan rápido, contribuyendo a mantener una barrera cutánea fuerte e hidratada.

– Ayuda a tratar el acné: las propiedades antiinflamatorias facultan al aceite de coco las cualidades para combatir el acné. Los ácidos láurico y cáprico funcionan como neutralizadores de las bacterias que causan esta afección cutánea. Al mismo tiempo, con su capacidad de aumentar los antioxidantes y el colágeno en el organismo, favorecen la regeneración y reparación natural de la piel.

– Reduce la inflamación: las propiedades antioxidantes combaten los radicales libres (átomos inestables que se adhieren a la piel) que pueden ser inflamatorios. Es así como ayuda a reducir la inflamación de enfermedades reumáticas como la artritis reumatoide o la artrosis y en general a las que presentan mayor dolor y rigidez.

Ver más
Flora intestinal: hábitos para cuidarla

Otras de las propiedades que ofrecen beneficios al organismo son:

– Fortalece el sistema inmune.

– Favorece la digestión y la circulación intestinal.

– Aumenta la sensación de saciedad.

– Ayuda a combatir las causas principales de la caries.

– Complementa el tratamiento para reducir la grasa abdominal.

En general, el aceite de coco tiene las propiedades para aportar varios beneficios al organismo, claro está, cuando se tiene un uso adecuado y se evitan los excesos. De la misma manera, siempre se debe tener la orientación de un profesional de la salud para definir la forma adecuada de su uso.

Propiedades de los componentes del aceite de coco

El aceite de coco está compuesto por diferentes grasas y ácidos grasos saturados, entre los  que se encuentran:

– Cáprico: constituye cerca del 7 % del aceite de coco, un exfoliante ideal para hidratar la piel.

– Láurico: constituye aproximadamente el 49 %, puede favorecer la pérdida de peso.

– Mirístico: constituye aproximadamente el 8 % del aceite de coco, utilizado en la cosmética por sus propiedades limpiadoras.

– Palmítico: constituye aproximadamente el 8 % del aceite de coco, se utiliza como emoliente para suavizar la piel.

– Esteárico: constituye aproximadamente el 2 % del aceite de coco, utilizado en productos capilares para acondicionar el cabello.

– Oleico: forma parte de cerca del 6 % del aceite de coco, se utiliza en productos para el cuidado de la piel.

Efectos secundarios 

Si bien el aceite de coco resulta beneficioso para el organismo, es importante que su suso se realice de manera moderada y orientada por un médico, de lo contrario, podría ocasionar algunos efectos negativos, entre ellos: Veamos cuáles son.

– Aumento en el colesterol: al contener un tipo de grasa que puede aumentar los niveles de colesterol, puede afectar los niveles de colesterol de lipoproteínas de baja densidad (LDL conocido como el colesterol «malo»).

– Tendencia a las indigestión: el aceite de coco es un elemento que no es fácil de digerir, lo que puede provocar una irritación intestinal. Cuando existen antecedentes por algún tipo de sensibilidad alimentaria, lo mejor es mejor evitarlo.

– Incremento en el nivel de azúcar: pacientes con diabetes deben evitar su uso. El alto contenido de azúcar promueve el aumento de las glucemias, impactando en la sensibilidad a la insulina.

–  Reacciones alérgicas: al ser reconocido por sus beneficios para la piel, es importante saber que todos los organismos son diferentes y reaccionan distinto. Algunas pueden presentar hinchazón, comezón o síntomas parecidos.

En definitiva, es importante que cuando utilices el aceite de coco a beneficio de sus propiedades, realices una consulta con tu médico, para que te oriente en la conveniencia o no de hacerlo.

Puede interesarte: Medicina alternativa: terapias que mejoran tu salud.

Comparte
Ir al home