Skip to main content

Rinitis o sinusitis: ¿Cómo diferenciarlas?

La rinitis y la sinusitis son dos condiciones relacionadas con el sistema respiratorio que, si bien, pueden presentar síntomas similares, afectan diferentes áreas. Por ello, es importante saber distinguir entre estas dos patologías y asesorarse para su diagnóstico con un especialista de la salud.

De esta manera, cuando se hace referencia a la rinitis se describe como la inflamación de la mucosa nasal y generalmente se asocia con una respuesta alérgica a alérgenos como: polen, ácaros del polvo, entre otros. Mientras que, cuando se refiere a la sinusitis, se define como una infección de los senos paranasales, que son las cavidades ubicadas alrededor de la nariz. 

Con el fin de reconocer e identificar cuando se está ante un caso de rinitis o sinusitis, el doctor Ziad Dabaje, otorrinolaringólogo de los Centros Médicos Colmédica, comparte cuáles son las causas, síntomas y tratamientos de estos trastornos que afectan al sistema respiratorio. 

¿Qué es la rinitis?

La rinitis es una condición en la que se presenta una inflamación de la mucosa nasal, la cual es la capa interna de la nariz. Esta inflamación puede ser causada por diferentes factores, que incluyen: alergias, infecciones virales, irritantes químicos, cambios de temperatura, entre otros. 

En cuanto a los tipos de rinitis se encuentran: 

– Alérgica: es la que se presenta como respuesta desmedida del sistema inmunológico a sustancias alergénicas como el polen, los ácaros del polvo, agentes presentes en los animales, entre otros factores.

– No alérgica: en esta condición la inflamación nasal no se encuentra relacionada con una respuesta alérgica, sino que es producida por otros agentes como humo, productos químicos, cambios de temperatura, infecciones virales, hormonas o medicamentos.

– Mixtas: es aquella que combina componentes alérgicos y no alérgicos, son comunes en la edad infantil, debido a la presencia frecuente de infecciones virales en los niños, que desencadenan síntomas de rinitis. 

¿Qué es la sinusitis?

La sinusitis es una afección que se presenta como consecuencia de la reacción inflamatoria causada por una infección por virus, hongos o bacterias. Es así como los senos paranasales (cavidades llenas de aire ubicadas alrededor de la nariz y los ojos), se inflaman provocando una acumulación de fluidos.

Entre los tipos de sinusitis que se pueden presentar están:

– Aguda: es la que dura menos de cuatro semanas y suele estar asociada a una infección viral o bacteriana, se puede presentar a causa de un resfriado o una gripe. Se manifiesta con signos como: congestión y secreción nasal, dolor de cabeza, pérdida del olfato, entre otros.

– Crónica: es aquella que persiste durante más de 12 semanas y puede ser causada por una infección prolongada, pólipos nasales, desviación del tabique o ciertas alergias. Sus síntomas son similares a los de la sinusitis aguda, no obstante, pueden ser más persistentes.

Puede interesarte: Qué es la apnea del sueño y por qué se produce.

Ver más
Lo que debes saber sobre el autismo

Tratamiento de la rinitis y la sinusitis

rinitis-sinusitis-diferencias
En el caso del tratamiento que se debe realizar en pacientes con alguna de estas afecciones, este puede variar de acuerdo a la causa y la gravedad de los síntomas. Entre los más comunes están:

Rinitis

– Antihistamínicos: ayudan a reducir la respuesta alérgica al bloquear la acción de la histamina, sustancia que es liberada cuando existe una reacción alérgica.

– Descongestionantes: permiten aliviar la congestión nasal al reducir la hinchazón de los vasos sanguíneos de la nariz.

– Corticosteroides nasales: se tratan de aerosoles nasales que reducen la inflamación en la mucosa nasal y ayudan a aliviar los síntomas.

– Evitar alérgenos: se deben identificar y evitar los alérgenos que están originando la afección, para reducir así los síntomas.

Sinusitis

– Antibióticos: cuando la sinusitis es causada por una infección bacteriana, el médico tratante puede prescribir el uso de antibióticos para eliminar la infección.

– Descongestionantes: permiten aliviar la congestión nasal y reducir la inflamación de los senos paranasales.

– Corticosteroides nasales: usualmente son prescritos para reducir la inflamación y la congestión en los senos paranasales.

– Lavado nasal con solución salina: beneficia la eliminación del exceso de moco y las secreciones de los senos paranasales, aliviando la congestión.

– Cirugía: en casos crónicos o que revisten gravedad, se puede considerar la cirugía para limpiar los senos paranasales y mejorar el drenaje.

En cualquiera de los casos siempre se debe consultar con un especialista de la salud, quien, de acuerdo a un diagnóstico previo, orientará el tratamiento idóneo para cada paciente, según su condición. Bajo ningún motivo se debe automedicar o utilizar “remedios” que podrían ser contraproducentes en la persona que presenta cualquiera de las dos afecciones.

Principales diferencias entre la rinitis y la sinusitis

A continuación, te presentamos las principales diferencias entre la rinitis y la sinusitis:

Rinitis

Sinusitis

Inflamación de la mucosa nasal. Inflamación de los senos paranasales.

Causas

Alergias, irritantes, infecciones. Infecciones (bacterianas, virales, fúngicas), alergias, irritantes.

Síntomas

Congestión nasal, secreción nasal (rinorrea), estornudos, picazón nasal, sensación de presión en la cabeza, pérdida o disminución del olfato y tos (en algunos casos). Congestión nasal, secreción nasal espesa amarillenta (rinorrea purulenta), presión o dolor facial,dolor de cabeza frecuente y en la frente o pómulos, pérdida o disminución del olfato y tos que puede empeorar. 

Localización

Mucosa nasal. Senos paranasales.

Tratamiento

Antihistamínicos, descongestionantes, corticosteroides nasales, evitar alérgenos. Antibióticos (si es infecciosa), descongestionantes, corticosteroides, lavados nasales, cirugía (en casos graves o crónicos).


En definitiva, si bien la rinitis y la sinusitis son afecciones del sistema respiratorio y pueden compartir algunos síntomas similares, sus causas y tratamientos son distintos. Por ello, cuando presenten signos persistentes, es primordial que consultes a un médico para obtener un diagnóstico adecuado y un plan de tratamiento de acuerdo a tu condición médica.

Puede interesarte: Ronquidos: ¿Signo de una enfermedad respiratoria?

Comparte
Ir al home