Skip to main content

Importancia de la vacunación contra la influenza

La influenza es una enfermedad causada por el virus del mismo nombre, que afecta principalmente las vías respiratorias superiores e inferiores, y que deriva en síntomas que en su conjunto se conocen como gripa. Su transmisión suele ser más frecuente en invierno e inicio de primavera cuando se trata de países con estaciones, -de allí su nombre de gripe estacional-, mientras en los trópicos como es el caso de Colombia, se presenta durante todo el año. 

En este sentido, justo en una época en la que el mundo vive los efectos de una pandemia como la de COVID-19, y en los que cualquier síntoma asociado a cuadros gripales se tiende a relacionar con esta última, es importante y necesario realizar pruebas diagnósticas que logren determinar la presencia de estos virus, cuando en el paciente se tenga alguna alteración respiratoria.

Para el médico especialista en Medicina Familiar de los Centros Médicos de Colmédica, David Ricardo González, la vacuna anual contra la influenza estacional es la mejor forma de protegerse contra la enfermedad, pues permite que los anticuerpos se desarrollen aproximadamente dos semanas después de la vacunación, dándole protección al organismo contra los virus y las variantes que se encuentran en circulación.

Pacientes con mayores riesgos

De acuerdo con el doctor González, la sintomatología puede presentarse a través de manifestaciones leves, tipo resfriado, malestar general, decaimiento, dolor de garganta, flujo nasal y congestión con presencia o no de fiebre, síntomas gastrointestinales, que son más frecuentes en niños, hasta síndromes atípicos, que pueden presentarse en adultos mayores como somnolencia y desorientación. 

De la misma manera, se empeora cuando empiezan a presentarse afectaciones como una tos persistente, generalmente sin producción de secreciones, dolor torácico, aparición de neumonía o dificultad respiratoria progresiva. Señales que evolucionan a un agravamiento que puede tener un desenlace fatal o secuelas importantes debido a complicaciones derivadas de la enfermedad, así como, atención en unidades de cuidados intensivos, uso de ventilación mecánica, entre otros.

Desde el Ministerio de Salud se han priorizado los siguientes grupos de pacientes que son incluidos dentro los lineamientos para vacunación contra influenza estacional, entre los que se encuentran:  

  • Niños menores de 5 años, especialmente los menores de 2 años.
  • Adultos mayores de 65 años.
  • Mujeres embarazadas y hasta 2 semanas postparto. Requieren vacunación luego de las 14 semanas de embarazo.
  • Residentes de ancianatos.
  • Pacientes con enfermedades crónicas como: asma, EPOC, fibrosis quística, enfermedades cardiovasculares, diabetes, mellitus, insuficiencia renal, enfermedad hepática.
  • Personas inmunosuprimidas ya sea por ser VIH positivos, con tratamiento de cáncer (quimio y/o radioterapia), trasplantados; todo paciente con uso crónico de corticoides u otros medicamentos inmunosupresores. 
  • Pacientes con obesidad grado tres.

La vacuna anual contra la influenza estacional es la mejor forma de protegerse contra la enfermedad.

Importancia de la vacuna

vacunación-influenza-prevención

Es importante señalar que, es necesario vacunarse contra la influenza todos los años, en primera medida, porque la protección inmunitaria de una persona disminuye con el tiempo, por lo que es necesario vacunarse anualmente para tener la mayor protección y en segunda instancia, porque el virus de la influenza muta y las vacunas se modifican y actualizan con los virus que ese año son más frecuentes.

Ver más
Embarazada durante el COVID-19 ¿Qué hacer?

De esta forma, para el doctor González, los principales beneficios de la vacunación son: conservar un buen estado de salud y proteger a aquellas personas que conviven entre sí (personas de la tercera edad, niños y pacientes con alguna enfermedad). Lo más importante es que si se llega a desarrollar la enfermedad, la vacuna permite tener una probabilidad baja de que el virus progrese a un cuadro severo y requiera hospitalización junto con las complicaciones derivadas de la misma.

Por otra parte, “lo que han mostrado los estudios a nivel mundial es que la eficacia y efectividad de las vacunas contra la influenza dependen de factores relacionados con la persona: la edad, su estado inmunológico, las enfermedades crónicas que presente. También el grado de similitud entre los virus de la vacuna y los virus que están en circulación en ese año”, resalta el doctor González.

Vacunas disponibles contra la influenza

Según el doctor González, en la actualidad hay varios tipos de vacunas para la influenza, que se han realizado con virus vivos atenuados, virus inactivos (muertos) o proteínas del virus producida por DNA recombinante. En Colombia las vacunas más usadas corresponden a virus inactivos. 

Actualmente, dentro del “Lineamiento para vacunación contra influenza estacional 2021”, el Ministerio de Salud ha autorizado los siguientes biológicos: 

VAXIGRIP® Laboratorio Sanofi Pasteur: indicada para la población infantil, desde los 6 meses de edad y adultos, incluyendo las gestantes a partir de la semana 14 de gestación.

AFLURIATM Laboratorio SequirusTM: indicada para la población infantil, desde los 6 meses de edad y adultos, incluyendo las gestantes a partir de la semana 14 de gestación.

Vacunas a las cuales las personas pueden acceder en los puntos de vacunación general habilitados a nivel nacional en centros de salud, hospitales e IPS. Por su parte, para los pacientes de Colmédica se han destinado varios centros médicos para la aplicación de la vacuna.

Es vital que las personas accedan a la vacunación de la influenza como medida para protegerse y preservar la salud de su entorno familiar. Es un compromiso en el que deben converger todas las personas a partir de los seis meses de vida en adelante, a fin de prevenir afectaciones que deriven en pérdidas irreparables. Recuerda que actuar a tiempo puede salvar tu vida y la de tu familia. 

Comparte
Ir al home