Skip to main content

Calidad del sueño: cómo escoger el colchón y la almohada adecuada

Dormir es la actividad a la que más tiempo se dedica a lo largo de la vida, por ello tener una calidad de sueño adecuada constituye para la salud un bienestar físico y psicológico. Es así como, el saber escoger el colchón y una cama ideal, es fundamental a la hora de mantener una buena salud y conseguir ese propósito de tener un descanso reparador.

Para el organismo, el hecho de tener una calidad de sueño apropiada, es tan importante como practicar una actividad física o mantener una alimentación saludable. La cama es un lugar en la que pasamos muchas horas al día. Por tanto, saber escoger el colchón y la almohada apropiada es primordial para conseguir que el cuerpo descanse.

La oferta de camas, almohadas, sábanas y colchones es amplia, y no siempre tenemos claro cuál conviene más. A continuación, la doctora Rosa Aranguren, ortopedista y traumatóloga de los Centros Médicos Colmédica, comparte las claves para escoger el colchón y la almohada ideales para tu descanso.

Qué es tener una buena calidad de sueño

Para la doctora Aranguren, el sueño normal se define como un estado de disminución de la conciencia y de la posibilidad de reaccionar frente a los estímulos que nos rodean. Es un estado reversible -lo cual lo diferencia de otras condiciones patológicas como el coma-, y se presenta con una periodicidad cercana a las 24 horas.

De esta manera, un tercio de la vida de un ser humano es ocupada en dormir, lo que demuestra que es una actividad fisiológica imprescindible, que interactúa y es modulada por el balance psíquico y físico del individuo. Por lo cual, se puede definir que una buena calidad de sueño, es aquella actividad que permite la recuperación física del organismo, así como la reorganización mental

En este sentido, un adulto precisa dormir entre 7 y 8 horas diarias, mientras que una persona de la tercera edad suele tener suficiente con 6 horas, aunque evidentemente existe una gran variedad personal con respecto a las necesidades de cada uno. 

Cómo elegir un colchón adecuado

La importancia de elegir un colchón que se acomode a tus necesidades es vital para mantener la buena salud de la espalda. En este sentido, hay varios factores que debes tener en cuenta, como lo son: la firmeza, durabilidad, problemas de espalda o molestias musculares. 

Una de las principales razones de los malos hábitos que se tienen al dormir se deben a colchones que no corresponden a las necesidades de las personas. Hacer una elección acertada asegura tener un mejor descanso y reducir los problemas de salud. Además, mejora la cantidad y la calidad del sueño, permitiendo recobrar la energía para recuperar tu organismo. Ten en cuenta estos consejos a la hora de escoger el colchón:

  • Posición en la que duermes. Si lo haces bocarriba elige un colchón duro. Si duermes de lado lo ideal es escoger uno de menor firmeza que te permita encontrar una posición cómoda.
  • Peso corporal. Cuando pesas bastante, lo mejor es elegir un colchón firme, que ofrezca una buena sujeción. Por su parte, para personas más ligeras lo recomendable es un colchón de mayor flexibilidad, que se adapte a su forma para repartir mejor el peso.
  • Firmeza del colchón. Un buen colchón debe procurar mantener la curvatura natural de la columna vertebral. Por tanto, debe ser lo suficientemente firme para sostener bien el cuerpo.
  • Ventilación del colchón. La transpirabilidad del colchón es un elemento importante que se debe tener presente en la elección. La ventilación está sujeta por los materiales con los que se ha fabricado, pues son los que facilitan o no que el aire circule mejor y que se acumule más o menor calor para el cuerpo.
  • Tamaño. Procura que el colchón sea lo suficientemente amplio para un buen descanso. Si es para una persona, que tenga como mínimo un metro de ancho, si es para más, al menos 1,60 m. Por su parte, el largo debe superar por 20 centímetros la altura de la persona.
Ver más
Barotrauma ótico: qué es, síntomas, causas y cómo prevenirlo

Así mismo, una vez hayas escogido el colchón de acuerdo a tus necesidades, es importante que mantengas unos cuidados para mantenerlo de manera adecuada. Entre ellos están: 

  • Voltear el colchón cada tres meses.
  • Aspirarlo con frecuencia para evitar la proliferación de ácaros.
  • No tender la cama inmediatamente después de levantarte para evitar humedades. 
  • Seguir las recomendaciones del fabricante para aprovechar al máximo los beneficios que ofrece el colchón.

Puede interesarte: ¿Qué tipo de actividades realizar al hacer una pausa en el trabajo?

Cómo elegir la almohada adecuada

La almohada al igual que el colchón, juega un papel fundamental a la hora de tener un sueño reparador. Su objetivo es contribuir a una adecuada postura de la columna con el fin de permitir que se relajen los músculos y se favorezca un buen descanso. 

Es así como para elegir la almohada ideal, hay que tener en cuenta los hábitos de sueño y la contextura física de cada persona. Algunas características que debes tener en cuenta son: 

  • Tamaño. Las almohadas siempre deben superar el ancho de la espalda, mientras su altura varía de acuerdo a la posición en la que duermas: 
  • Baja (10 cm). Cuando se tiene una postura boca abajo, es ideal también para los niños pequeños.
  • Mediana (12-13 cm).  Adecuada para quienes duermen bocarriba. Debe ser de una dureza mediana.
  • Alta (15 cm). Ideal para quienes duermen de lado con el fin de mantener cabeza y cuello alineados con el eje de la columna.
  • Material. Son varios los materiales en los que se puede conseguir una almohada que se acomode a las características de cada necesidad, entre ellos: 
  • Fibra. Son transpirables, frescas y ligeras, lo que permite que haya una mejor circulación del aire por el interior, favoreciendo la absorción de la humedad.
  • Látex. Son transpirables y antialérgicas. Vuelven más rápido a su forma inicial lo que la hace adecuada para las personas que duermen de lado.
  • Pluma. Tienen una mejor adaptación a cualquier postura. Son blandas, pero vuelven rápidamente a su estado inicial.

De la misma manera, algunas recomendaciones que debes tener en cuenta para mantener una buena higiene son:

  • Ventilar la almohada habitualmente.
  • Voltearla a menudo para evitar que se deforme.
  • Que sea lavable para que se pueda mantener la asepsia adecuada.
  • Utilizarla siempre con funda. 

Puede interesarte: Cómo controlar la adicción al celular.

Comparte
Ir al home