Skip to main content

La realidad sobre las bebidas azucaradas y endulzantes

Las bebidas azucaradas y los endulzantes o edulcorantes han sido un tema de controversia debido a los mitos y realidades que existen sobre la conveniencia o no de su consumo. Las personas buscan cada vez más opciones saludables que les permitan darle al organismo alternativas para mejorar sus hábitos alimenticios y entre ellos está, endulzar la dieta sin recurrir al azúcar blanco.

Precisamente, para aclarar la controversia la doctora Erika Umaña, médica familiar de los Centros Médicos Colmédica, comparte cuáles son las realidades, beneficios y desventajas que existen alrededor de las bebidas azucaradas y los endulzantes.

Qué son las bebidas azucaradas

Según la Asociación Médica Mundial, las bebidas azucaradas se definen como todo tipo de bebidas que contienen azúcares libres (monosacáridos y disacáridos). Se incluyen aquí las gaseosas, jugos de frutas, concentrados líquidos y en polvo, agua con sabor, bebidas energéticas, té y café listos para consumo y las leches saborizadas.

Estos son productos ultraprocesados que se caracterizan por ser formulaciones industriales con muy bajo o nulo aporte nutricional. Su consumo aumenta el riesgo de sufrir diabetes tipo 2, enfermedades del corazón, caries y aumento de peso, un trastorno que altera la presión arterial, algunos tipos de cáncer y otras afecciones de la salud.

Riesgos de las bebidas azucaradas

De acuerdo con la doctora Umaña, el exceso en el consumo de azúcares libres, en especial el de bebidas azucaradas, altera la calidad de los nutrientes necesarios de la dieta al aportar una mayor carga energética general. Esto puede producir un aumento de peso no saludable, incrementando el riesgo de obesidad, enfermedades dentales y crónicas no transmisibles.

Cabe recordar que, la obesidad en Colombia afecta al 24 % de la población adulta y el 56 % de la población padece de sobrepeso. Es decir que, 1 de cada 2 colombianos no tiene un peso saludable, según la Encuesta Nacional de Situación Nutricional (ENSIN) del Ministerio de Salud en Colombia.

Una situación que invita a evitar o reducir el aporte de azúcar en la dieta al menos del 10 % de las necesidades energéticas totales, considerando que no es necesaria desde un punto de vista nutricional. La Organización Mundial de la Salud recomienda disminuir su consumo a un nivel que incluya 5 % del aporte energético total (que corresponde a cerca de 6 cucharaditas diarias). Esta proporción equivale a menos de un vaso de 250 ml de bebida azucarada al día.

Puede interesarte: Inicia una dieta saludable.

Qué son los endulzantes

Los endulzantes o edulcorantes son aditivos alimentarios capaces de mimetizar el efecto dulce del azúcar y que habitualmente aportan una menor energía. Algunos de ellos son extractos naturales, mientras que otros son sintéticos y se les conoce como edulcorantes artificiales. Es así como estas sustancias son capaces de producir sensación dulce y se emplean como sustitutos del azúcar.

Ver más
Podcast: Obesidad, una epidemia silenciosa

El consumo de productos endulzados con edulcorantes no nutritivos se ha ganado un espacio importante en la dieta al reemplazar total o parcialmente el azúcar, hasta con un mayor poder endulzante de la sacarosa de en 30 a 300 veces. Entre los tipos de edulcorantes se encuentran:

Edulcorantes naturales: son sustitutos del azúcar como zumos y néctares de frutas, miel, melaza o jarabe de arce.

Edulcorantes artificiales: sustitutos sintéticos que, sin embargo, pueden derivar de sustancias naturales, como hierbas o azúcar misma. Se caracterizan por ser endulzantes intensos, pues llegan a ser más dulces que el azúcar. No añaden grandes cantidades de calorías a la dieta y se usan en menores cantidades para lograr la misma sensación endulzante.

Conoce en la siguiente infografía los endulzantes naturales y artificiales que pueden sustituir el consumo de azúcar:

info endulzantes

¿Deberías consumir endulzantes?

Consumir o no endulzantes debe ser una elección personal. Para la doctora Umaña limitar la cantidad de azúcar que se consume es un hábito bueno para la salud, ya que ayuda a reducir el riesgo de diabetes, obesidad y caries. Sin embargo, existen datos limitados sobre los efectos a largo plazo del consumo de endulzantes en el metabolismo.

“En algunos estudios, el consumo de endulzantes se asoció con efectos adversos para la salud, que incluyen intolerancia a la glucosa, aumento de la resistencia a la insulina y hasta desarrollo de diabetes mellitus tipo 2”, señala. No obstante, resulta una estrategia ideal para que personas con sobrepeso y obesidad inicien su proceso de reducción en el uso de bebidas azucaradas. Pese a ello, lo ideal es lograr a corto plazo:

– Favorecer el consumo de agua en todos los momentos de comidas.

– Disponer de agua fresca de forma continua para mantenerte hidratado.

– Evitar la compra de refrescos, jugos o bebidas artificiales, pues favorece que, al no tener disponibilidad de estos productos, se elijan opciones más saludables.

En definitiva, está claro que tener una alternativa dietética puede marcar una gran diferencia para tu salud. Pero también es evidente que, se hace difícil determinar si intercambiar azúcar por un edulcorante es realmente saludable en todas las circunstancias. Lo que sí debes tener en cuenta en cualquier circunstancia, es que el consumo de productos bajos en azúcar le ayudará a tu organismo a mantener un equilibrio sano en su bienestar.

Puede interesarte: Colesterol bueno y malo: lo que debes saber.

 

Comparte
Ir al home