Skip to main content

Cardiopatía: cómo detectarla y prevenirla a tiempo

Heidy Roncancio
Cardióloga de los Centros Médicos Colmédica.

Cada 29 de septiembre se conmemora el “Día Mundial del Corazón”, fecha que concientiza acerca de las enfermedades cardiovasculares, su prevención, control y tratamiento. Precisamente, la cardiopatía es una de las enfermedades más comunes que afecta progresivamente el miocardio o músculo cardíaco.

La cardiopatía más común es la coronaria, la cual es aquella en la que las arterias coronarias se vuelven estrechas y se obstruyen y tienden a producir dolor de pecho, infarto de miocardio o accidente cerebrovascular.  La mayoría de los factores que inciden en su desarrollo están asociados con el comportamiento y los hábitos de las personas.

La doctora Heidy Roncancio, cardióloga de los Centros Médicos Colmédica, comparte cuáles son las incidencias que tienen las cardiopatías, síntomas, factores de riesgo y maneras de prevenir una de las enfermedades de mayor incidencia en la salud de las personas.

Clases de cardiopatías más comunes

– Cardiopatía isquémica: es un tipo de cardiopatía que se produce cuando las arterias coronarias se obstruyen por depósitos de grasa. La mayoría de las veces estas arterias se tapan por una enfermedad conocida como arteriosclerosis, que consiste en el depósito en las arterias de grasas, colágeno y células inflamatorias, que provocan la obstrucción (estenosis) de las mismas.

– Cardiopatía coronaria: es el tipo más común de enfermedad cardíaca. Se presenta cuando se acumula placa de ateroma (lesiones focales que se inician en la capa más interna de una arteria) en las arterias que conducen al corazón. Al estrecharse las arterias, el corazón no recibe la suficiente sangre y oxígeno alterando así, su debido funcionamiento y llegando a causar un ataque cardíaco.

Cardiopatía congénita: son malformaciones del corazón que están presentes desde el nacimiento. Este tipo de cardiopatías son el grupo más frecuente dentro de las malformaciones congénitas y son producidas por una formación anómala del corazón durante el desarrollo fetal.

– Cardiopatía reumática: se trata de una cardiopatía en la que se presentan lesiones del músculo cardiaco y de las válvulas cardíacas causada por una fiebre reumática, una enfermedad generada por bacterias denominadas estreptococos.

Causas de una cardiopatía

Los pacientes pueden tener una predisposición genética, sin embargo, también, existen ciertos factores de riesgo que pueden causar las cardiopatías entre los que se encuentran:

Con la edad el riesgo de cardiopatía aumenta.

  • Tabaquismo.
  • Colesterol alto.
  • Hipertensión arterial.
  • Diabetes.
  • Estilo de vida sedentario.
  • Trastornos metabólicos, como obesidad, tiroides o diabetes.
  •  Antecedentes familiares de enfermedad coronaria o cardiopatía.
  •  Se da más en los hombres, aunque la frecuencia en las mujeres se iguala a partir de la menopausia.
  • Antecedentes de cardiopatía isquémica prematura en la familia.

Vale la pena señalar que, los pacientes con múltiples factores de riesgo tienen mayor probabilidad de presentar una enfermedad obstructiva de las arterias coronarias.

Puede interesarte: Podcast: Cómo cuidar tu salud cardiovascular.

Síntomas comunes

Suele ocurrir que, durante las primeras etapas de la cardiopatía, las personas no experimenten síntoma alguno, sin embargo, cuando la enfermedad empieza a evolucionar, se pueden presentar señales de alarma como:

– Dolor en el pecho en especial con la actividad física.

– Ahogo o la sensación de falta de aire.

– Falta de aliento y palpitaciones cardíacas fuertes.

– Dolor que puede ir acompañado de fatiga, sudor frío, mareo o angustia.

– Tos al estar acostado.

– Inflamación especialmente en las piernas, tobillos y pies.

– Hinchazón del abdomen debido a la acumulación de líquido.

Cómo detectar y tratar a tiempo una cardiopatía isquémica

cardiopatia-tratamiento
La identificación temprana de los síntomas y factores de riesgo cardiovascular son la piedra angular para hacer el diagnóstico. Si tu médico sospecha que podrías estar en peligro de padecer cardiopatía, de inmediato realizará los exámenes respectivos en los que se evaluarán factores como: revisión de antecedentes médicos y familiares, análisis de sangre incluyendo glucemia y colesterol, y pruebas de función renal.

Ver más
Día Mundial contra el Cáncer: la realidad sobre esta afección

Así mismo, se podrán realizar exámenes más profundos y dirigidos como los son pruebas de esfuerzo, ecocardiograma, electrocardiograma (ECG), e incluso, la valoración anatómica de las arterias coronarias a través de una tomografía computarizada o una angiografía coronaria.

Una vez evaluado y diagnosticado el paciente, se procede a iniciar un tratamiento orientado fundamentalmente a corregir todos los factores de riesgo que llevaron al taponamiento de las arterias. Un procedimiento que involucra medicación para controlar el colesterol, la tensión arterial, la diabetes, etc. Además, del seguimiento para cambiar los hábitos como lo son el abandono del cigarrillo, el control del peso y el inicio de un programa regular de ejercicio físico.

Dependiendo de las manifestaciones clínicas de la cardiopatía, el cardiólogo, formulará las medicaciones para el control respectivo de la falla cardiaca que se esté presentando. De acuerdo a la severidad de la obstrucción de las arterias, se determinará la necesidad o no de realizar un cateterismo cardíaco con angioplastia e implantación de “stents” para aliviar la obstrucción de los vasos y en casos más severos cirugía para la colocación de puentes coronarios.

Claves para prevenir una cardiopatía

Darle larga vida a tu corazón es posible cuando se adquieran buenos hábitos. Por ello, debe asumirse como un estilo de vida, para que transforme la salud del corazón y evite este tipo de enfermedades. Estas son algunas recomendaciones claves para prevenir una cardiopatía:

  1. Evitar el cigarrillo: no es un secreto que el tabaco es uno de los factores que mayor incidencia negativa tiene para el organismo y tiene una directa relación con el riesgo cardiovascular.
  2. Mantener un peso adecuado: el control del peso contribuye de forma eficaz a reducir el riesgo cardiovascular en personas obesas y con sobrepeso. Tener grasa abdominal está asociado a un mayor riesgo de sufrir enfermedades cardíacas. Además, de aumentar el riesgo de enfermedades como la diabetes, la hipertensión, el aumento de la masa cardíaca y el colesterol alto.
  3. Dieta balanceada: mantener una alimentación a base de menús con alimentos como frutas, vegetales y alimentos con granos integrales y proteínas saludables, ayudará a reducir el riesgo de sufrir cardiopatías. Dentro de la dieta es importante evitar el consumo de procesados y grasas saturadas, que en general, están compuestos por altos contenidos de sodio y no tienen aportes nutricionales para el organismo.
  4. Realizar actividad física: una de las claves en la prevención de las enfermedades cardiovasculares, como la cardiopatía, es la práctica de alguna actividad física, pues reduce considerablemente el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares. Se recomienda realizarla por lo menos 30 minutos diarios durante 5 días de la semana. Caminar, subir escaleras, nadar, montar bicicleta, son algunos ejercicios que puedes poner en práctica para este propósito.
  5. Visitar al médico periódicamente: las cardiopatías pueden ser asintomáticas hasta que revisten gravedad. A ello, responde la importancia de realizar chequeos constantes para hacer un seguimiento preventivo ante cualquier incidencia que pueda alterar el estado natural del corazón.

 

En definitiva, además de las visitas a un especialista, se deben adoptar hábitos saludables que permitan reducir las posibilidades de padecer una enfermedad cardíaca. Controlar el peso, mantener una dieta balanceada y la práctica de alguna actividad física son hábitos que sin duda te ayudarán en este propósito.

Puede interesarte: Previene los problemas de circulación sanguínea.

 

Comparte
Ir al home