Skip to main content

Disfunción eréctil: síntomas, causas y tratamiento

La disfunción eréctil descrita como la incapacidad para lograr mantener una erección suficiente para un rendimiento sexual adecuado, es una afección que impacta significativamente en la calidad de vida de los hombres. Puede aparecer en diferentes etapas de la vida y tiene diversas causas que la provocan, desde factores orgánicos hasta nerviosos.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), se estima que 322 millones de hombres en el mundo se verán afectados por la disfunción eréctil en 2025, un aumento de 152 millones respecto a 1995. Cifras que responden a la importancia que tiene una afección que, pese a no ser un motivo de preocupación, cuando se convierte en un problema recurrente puede ser signo de una afección médica subyacente que necesita de tratamiento.

Con el fin de orientar acerca de las realidades que giran en torno a la disfunción eréctil, la doctora Ana María Cárdenas, uróloga de los Centros Médicos Colmédica, comparte cuáles son las causas, factores de riesgo y tratamiento de esta afección masculina.

Qué es la disfunción eréctil

En primera instancia se debe saber que la erección del pene se consigue a través de la integración del sistema nervioso, los vasos sanguíneos y el estado de las hormonas. Es así como al momento de referirse a la disfunción eréctil, se hace referencia a la persistente inhabilidad de conseguir o mantener una erección suficiente para permitir un desarrollo sexual satisfactorio.

Es importante diferenciar la disfunción eréctil de otros problemas sexuales, como lo son la falta de deseo, las alteraciones en la eyaculación (prematura, retrasada o la ausencia) o los trastornos del orgasmo. Condiciones que terminan alterando la calidad de vida del paciente y llegan a afectar las relaciones con la pareja, la familia y el entorno laboral y social.

De la misma manera, este problema sexual masculino puede ser la manifestación de enfermedades coronaria y/o enfermedad vascular periférica, así que se relaciona con eventos cardiovasculares (infarto agudo de miocardio, eventos cerebrovasculares), entre otras patologías que merecen el diagnóstico de un especialista de la salud.

Causas de la disfunción eréctil

La disfunción eréctil se puede clasificar de acuerdo a la causa en:

– Orgánica primaria: es aquella que está asociada a trastornos vasculares (fumar, sedentarismo, obesidad, enfermedad cardiovascular, diabetes, dislipidemia, cirugía pélvica mayor como prostatectomía radical y radioterapia). También a patologías neurogénicas (enfermedades degenerativas, esclerosis múltiple, Parkinson, traumas en el cordón espinal, enfermedad cerebrovascular, diabetes, afecciones renales o hepáticas crónicas).

– Psicógena primaria: generalizada o situacional por factores como el cambio de pareja sentimental, exceso de estrés, cambio en la rutina sexual, entre otros.

– Mixta: representa la mayoría de los casos con enfermedades crónicas o posteriores a biopsias de próstata, diabetes mellitus o depresión.

– Farmacológicas: existen una serie de medicinas que tienen efectos secundarios asociados con la disfunción eréctil. Por ejemplo, fármacos para tratar la hipertensión, las enfermedades cardíacas y los trastornos psiquiátricos.

Factores de riesgo

A medida que transcurren los años las erecciones tardan en desarrollarse y pueden no ser tan firmes. Sin embargo, también existen otros factores que inciden en una disfunción eréctil, entre las más frecuentes se encuentran

– Enfermedades, sobre todo las asociadas a la diabetes y a las patologías cardíacas.

– Tabaquismo, un hábito nocivo que limita el flujo de sangre a las venas y arterias, y que conllevan a la disfunción eréctil.

– Obesidad, especialmente cuando el perímetro abdominal es igual o mayor a 94 cm.

– Tratamientos médicos como cirugías a la próstata o radioterapias.

– Lesiones en los nervios o las arterias responsables de las erecciones.

– Padecimiento de trastornos psicológicos, como estrés, ansiedad o depresión.

– Uso de medicamentos antidepresivos, antihistamínicos o fármacos formulados para el tratamiento de la presión arterial alta, el dolor o afecciones en la próstata-

– Consumo desmedido de alcohol o sustancias psicoactivas.

– Recientemente se ha descrito asociación de la disfunción eréctil con historia de infección por COVID19.

Ver más
Cáncer de piel: descubre la realidad de esta afección

– Enfermedad renal crónica.

Síntomas de disfunción eréctil

disfuncion-erectil-causas
El principal síntoma de la disfunción eréctil es la insuficiente dureza del pene (erección) para conseguir una penetración, tanto en la rigidez, como en la capacidad de mantenerla. A su vez, se presentan signos como:

– Pérdida de la firmeza en una erección de manera paulatina, no obstante, también puede ser repentina.

– Ausencia de erecciones por la noche o al despertar por la mañana.

– Disminución del deseo sexual.

– Incapacidad de poder tener una erección en ningún momento

Es importante identificar que, cuando la disfunción eréctil perdura durante más de tres meses el paciente deberá buscar la ayuda profesional de un urólogo especialista en andrología.

Tratamiento y diagnóstico de la disfunción eréctil

La doctora Cárdenas estima que debe realizarse una adecuada valoración clínica y paraclínica para tener una idea del estado metabólico con el fin de iniciar un tratamiento adecuado y pertinente basado en el caso particular del paciente. De este modo, para un diagnóstico apropiado es necesario realizar revisiones médicas que permitan establecer un buen historial clínico.

En la valoración médica el especialista valora diferentes elementos como la ingesta de fármacos, el consumo de alcohol, tabaquismo, antecedentes de enfermedades (diabetes, o afecciones cardiovasculares principalmente), exploración de los genitales externos y exámenes de enfermedades hormonales o neurológicas.

Una vez estimado el diagnóstico el médico tratante puede iniciar con tratamientos:

Farmacológicos: por medio de medicamentos vía oral o intracavernoso.

No farmacológicos: a través de terapia de vacío, manejo con cardiología, endocrinología, psiquiatría, psicología, entre otros. En algunos casos se hace necesario el manejo quirúrgico con prótesis peniana.

Mitos y realidades de la disfunción eréctil

– ¿La disfunción eréctil influye en la calidad de vida del paciente?

Verdad. Afecta negativamente en la calidad de vida de todos los hombres que la padecen.

– ¿Es posible tener disfunción eréctil con una determinada pareja?

Verdad. Es un caso de disfunción eréctil de tipo psicógeno y situacional. Se presenta únicamente con una determinada pareja.

– ¿Las enfermedades vasculares afectan la erección?

Verdad. Cuando las arterias que irrigan sangre al pene están afectadas hay una insuficiencia y la erección alcanza poca rigidez.

– ¿El tabaquismo y el consumo excesivo de alcohol afecta la erección?

Verdad. Fumar y el consumo abusivo de alcohol provoca trastornos en la erección, así como el consumo de sustancias psicoactivas.

– ¿Los fármacos de las droguerías solucionan la disfunción eréctil?

Falso. Siempre lo recomendable es acudir a un médico especialista para que analice la condición del paciente.

Recomendaciones para prevenir la disfunción eréctil

disfuncion-erectil-consejos
Realizar cambios en el estilo de vida y en los hábitos es una de mejores formas de prevenir la disfunción eréctil, algunas recomendaciones son:

– Practicar una actividad física de forma regular.

– Acompañar cambios en dieta bajo la orientación de un nutricionista.

– Mantener el control sobre enfermedades como la diabetes y las patologías cardíacas u otras afecciones médicas crónicas.

– Realizar visitas y chequeos para realizar controles periódicos y exámenes de detección.

– Evitar fumar y consumir sustancias psicoactivas.

– Limitar el consumo de alcohol.

– Busca orientación para tratar afecciones vinculadas a la ansiedad, la depresión u otros problemas de salud mental.

En definitiva, si bien la disfunción eréctil es una afección que suele presentarse en mayor medida en hombres de más de 40 años, la prevalencia también evidencia un aumento en personas más jóvenes. Por ello, es importante que cuando se presenten signos de alarma se consulte a un especialista de la salud para que oriente un tratamiento adecuado que permita superar con éxito dicha condición.

Puede interesarte: Terapias de pareja, una herramienta de convivencia.

Comparte
Ir al home