Skip to main content

Sinestesia: lo que debes saber sobre esta condición neurológica

La sinestesia es una condición en la que se produce una mezcla de sentidos debido a conexiones inusuales entre diferentes áreas del cerebro. Es así como estas interacciones inusitadas entre estímulos y respuestas, dan lugar a experiencias sensoriales extrañas para la persona que la experimenta. 

Esta condición neurológica que tiene, entre otras, el cantautor español Miguel Bosé y que no corresponde a una enfermedad, sino a una manera de percibir la realidad, no suele tener consecuencias negativas. No obstante, se estima que los sinestésicos suelen presentar estrés debido al exceso de estímulos y la sobrecarga sensorial, pero la mayoría no experimenta ninguna alteración en sus actividades diarias.

Con el fin de orientar acerca de las realidades de la sinestesia, el doctor Nicolás Solano, médico psiquiatra adscrito a  los Centros Médicos Colmédica, comparte cuáles son las características de esta condición trastorno, sus causas y la manera adecuada de tratarlo.  

Qué es la sinestesia 

La sinestesia es una condición extraña que varía en gran medida en cada paciente y en la cual la estimulación de un sentido lleva de manera automática e involuntaria a la experiencia de otra sensación, en otro sentido. Es decir, las personas que experimentan sinestesia pueden percibir una mezcla inusual de percepciones sensoriales que normalmente no están relacionadas entre sí.

De esta manera, de acuerdo con el doctor Solano, la experimentación del mundo que la mayor parte de los individuos tiene, se hace a través de los sentidos. “A través de estos percibimos la luz, los sonidos, los aromas, los sabores, lo que tomamos o cómo nos ubicamos en el espacio que ocupamos. Entonces, el cerebro hace una interpretación de dichos estímulos y ahí surge la idea de la experiencia”, destaca. 

Ahora, para un pequeño grupo de personas la percepción de un estímulo específico puede inducir a la aparición de otra percepción en un sentido diferente y de manera involuntaria. Por ejemplo, escuchar una nota musical se puede acompañar de la aparición de un color en el campo visual y así con cualquier canal sensitivo, a esto es a lo que se le denomina sinestesia, que proviene del término griego aisthesis (percepción) y syn (unido). 

Prevalencia de la sinestesia

La sinestesia es una condición poco frecuente, sin embargo, se considera que la prevalencia de quienes la experimentan, se asocia a una alteración en el desarrollo del sistema nervioso, presentando fallas en la conexión neuronal o inhabilitación de algunos circuitos neuronales relacionados con los procesos de la captura de los estímulos que el cuerpo recibe. 

La sinestesia que suele presentarse más en mujeres que en hombres, se empieza a hacer evidente desde la infancia, tiene un origen genético, pero también puede ser secundario por el consumo de sustancias psicoactivas. Aunque no se considera una enfermedad ni un trastorno mental, puede tener un impacto en la percepción del mundo de las personas que la experimentan.  

Puede interesarte: Trastornos mentales: cuándo consultar a un profesional.

Tipos de sinestesia 

sinestesia-que-es
Existen diferentes variantes de sinestesia, se han descrito hasta 100, siendo las más frecuentes: 

– De sonido y color: en esta variante, cuando se escucha un sonido o una nota musical, se percibe un estímulo visual, como manchas de colores o luces.

Ver más
Todo lo que se debe saber acerca de las vacunas contra el COVID-19

– Léxico-gustativa: en este caso, al escuchar una palabra o un sonido específico, se experimenta la percepción de un sabor en la boca. Por ejemplo, asociar la palabra azul con el sabor a fresa.

– Grafema-color: es cuando en la lectura de letras, números o palabras, se genera la aparición de colores específicos en la mente. Cada grafema (letra o número) se asocia constantemente con un color.

– Táctil en espejo: se trata de una variante en la cual se puede sentir una sensación táctil propia, cuando se observa que otra persona está siendo tocada en alguna parte del cuerpo. Por ejemplo, si un sinestésico percibe que a otra persona le están acariciando su brazo, podrían sentir lo mismo en su propio brazo.

– Auditiva asociada al movimiento: es cuando los sonidos o la música pueden evocar la sensación de movimiento en el cuerpo. Por ejemplo, ciertas notas musicales pueden generar que la persona sienta que está moviéndose de una manera específica.

Diagnóstico de la sinestesia

La sinestesia se diagnostica con el test de consistencia en cual se expone a la persona al estímulo que desencadena el evento (figuras, sonidos, colores, grafemas) y se le pide que describa lo que experimenta; posteriormente se dan diferentes estímulos de manera aleatoria incluyendo el que dispara el evento y se evalúa si se repite este fenómeno. 

El diagnóstico de la sinestesia puede ser un proceso que requiere la evaluación a partir de las experiencias y percepciones de la persona, algunas formas de determinarlo son:

– Entrevista: una de las formas de diagnosticar está en un encuentro con la persona para obtener información detallada sobre sus experiencias sensoriales. 

– Test de consistencia: en cual se expone a la persona al estímulo que desencadena el evento (figuras, sonidos, colores, grafemas) y se le pide que describa lo que experimenta. Posteriormente, se dan diferentes estímulos aleatoriamente y se evalúa si se repite esta situación. 

– Pruebas de especificidad: en este proceso se evalúa la especificidad de las asociaciones sinestésicas. Se investiga si las mismas asociaciones sensoriales ocurren de manera constante para un estímulo dado. Un ejemplo es que, si la persona afirma que la letra «A» siempre se relaciona con el color rojo, se verifica si esta asociación se mantiene con el tiempo.

– Evaluación clínica y neuropsicológica: en algunos casos se realiza una evaluación neuropsicológica más completa para descartar otras condiciones que podrían dar lugar a experiencias sensoriales poco comunes.

Es importante destacar que el diagnóstico de la sinestesia puede ser confuso debido a la subjetividad de las experiencias de cada persona. En caso de experimentar alguna sensación típica de la sinestesia, es recomendable consultar a un profesional de la salud para una evaluación adecuada.

En definitiva, es importante destacar que la sinestesia es un fenómeno altamente individual y las experiencias pueden variar ampliamente de una persona a otra. Cada tipo de sinestesia puede manifestarse de manera única en diferentes individuos, y las asociaciones sensoriales que experimentan no siguen un patrón universal.

Puede interesarte: Ejercicios mentales para la salud de tu cerebro.

 

Comparte
Ir al home