Skip to main content

Consejos para prevenir el glaucoma

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), alrededor de 2.200 millones de personas en el mundo sufren discapacidad visual, siendo el glaucoma la primera causa de ceguera irreversible. Cifras que alertan sobre la importancia de promover una mayor conciencia sobre la prevención de enfermedades oculares.

Y es que esta enfermedad silenciosa y progresiva, al desarrollarse lentamente sin manifestar síntomas notorios en sus etapas iniciales, puede pasar desapercibida hasta que se ha producido un deterioro significativo de la visión. Por tanto, la detección temprana y el tratamiento oportuno son esenciales para cuidar y preservar la calidad visual.

Para conocer acerca de los alcances que tiene esta enfermedad, la profesional Catalina León, especialista en oftalmología y retinología de los Centros Médicos Colmédica, comparte las causas, factores de riesgo, síntomas, métodos de prevención y opciones de tratamiento disponibles.

¿Qué es el glaucoma?  

De acuerdo con la doctora León, “el glaucoma es una enfermedad ocular crónica que afecta al nervio óptico, provocando daños que pueden conducir a la pérdida irreversible de la visión. Esta afección se caracteriza por un aumento de la presión intraocular, que ejerce presión sobre el nervio óptico y causa su deterioro gradual”. 

De esta manera, el glaucoma afecta al nervio del ojo, que es como un cable eléctrico que conecta el ojo con el cerebro, transmitiendo la información visual. Cuando el nervio óptico sufre daños, la comunicación entre el ojo y el cerebro se ve comprometida, lo que puede provocar pérdida visual.

Existen dos tipos principales de glaucoma: 

– Glaucoma de ángulo abierto: ocurre cuando el líquido dentro del ojo no se drena correctamente debido a un bloqueo en el ángulo de drenaje. Este bloqueo provoca un aumento gradual pero constante de la presión en el ojo.

– Glaucoma de ángulo cerrado: se produce cuando el drenaje del líquido en el ojo se bloquea de repente, lo que hace que la presión dentro del ojo aumente rápidamente. Esto es una emergencia médica y necesita atención médica de inmediato.

Causas del glaucoma

Las causas del glaucoma pueden variar, pero algunas de las principales incluyen:

– Aumento de la presión intraocular: si la presión en el ojo aumenta, puede presionar el nervio óptico, lo que causa daño con el tiempo.

– Baja circulación sanguínea al nervio óptico: es cuando el flujo de sangre al nervio óptico no es suficiente, lo que ocasiona cambios en su estructura y dificultades en el transporte de las fibras nerviosas.

Factores de riesgo del glaucoma

Los principales factores de riesgo para el glaucoma incluyen:

– Edad avanzada: el riesgo de desarrollar glaucoma aumenta con la edad.

– Presión intraocular elevada: una presión ocular alta es un factor de riesgo importante.

Ver más
Osteoporosis: quién la puede padecer y consejos para prevenirla

– Historia familiar de glaucoma: si alguien en la familia tiene glaucoma, el riesgo puede ser mayor.

– Miopía alta: las personas con miopía tienen un riesgo aumentado.

– Raza negra: las personas de ascendencia africana tienen un mayor riesgo.

El único factor de riesgo que se puede modificar es la presión intraocular. Es importante controlarla y tratarla para reducir el riesgo de desarrollar glaucoma.

Síntomas del glaucoma

Los síntomas del glaucoma pueden variar según el tipo de glaucoma:

Para el glaucoma de ángulo abierto:

– Es una enfermedad silenciosa: en sus etapas iniciales, no presenta síntomas evidentes.

– Síntomas tardíos: los signos suelen aparecer cuando el daño ya está avanzado.

– Dificultad para la visión periférica: la pérdida de visión periférica es uno de los primeros signos.

Debido a la falta de síntomas tempranos, es esencial realizar exámenes oftalmológicos regulares para detectar el glaucoma.

Para el glaucoma de ángulo cerrado agudo:

– Episodios de dolor: se caracteriza por un dolor intenso en el ojo afectado.

– Enrojecimiento ocular: el ojo puede aparecer enrojecido.

– Pérdida visual: hay una disminución súbita de la visión.

– Náuseas y vómitos: algunos pacientes pueden experimentar náuseas y episodios de vómitos.

El cierre angular agudo es una emergencia oftalmológica que requiere tratamiento inmediato para evitar daños permanentes en la visión.

Puede interesarte: Astigmatismo y miopía: ¿cuál es su diferencia?

Descubre un mundo de cuidado en salud con Colmédica. Explora nuestro portafolio con más de 15 planes de salud en servicios de medicina prepagada y conoce cómo podemos cuidar de ti y tu familia. ¡En Colmédica te queremos bien!

Tratamiento del glaucoma 

El tratamiento del glaucoma se centra en reducir la presión intraocular y puede involucrar diversas opciones, según lo estimado por un profesional en salud ocular, entre ellos se encuentran: 

– Tratamiento médico: se pueden recetar gotas oculares para reducir la presión dentro del ojo.

– Terapia con láser: se pueden realizar procedimientos láser para mejorar el drenaje del líquido intraocular y reducir la presión.

– Cirugía: en algunos casos, puede ser necesaria una intervención quirúrgica para mejorar el drenaje del fluido ocular y reducir la presión intraocular.

En general, el objetivo principal del tratamiento es prevenir la progresión del glaucoma y preservar la visión existente. Es importante seguir el plan de tratamiento recomendado por el oftalmólogo para controlar la enfermedad y mantener una buena salud visual a largo plazo.

Para la redacción de este artículo, contamos con el apoyo y orientación de la profesional Catalina León, especialista en oftalmología y retinología de los Centros Médicos Colmédica.

Puede interesarte: Degeneración macular: cómo impacta tu visión.

 

Comparte
Ir al home