Skip to main content

¿Cómo fomentar la empatía en el entorno laboral para relacionarte mejor?

La empatía es una competencia de la inteligencia emocional que surge entre las personas al momento de relacionarse y comunicarse entre sí, hace parte de la naturaleza del ser humano y la capacidad que tiene de ponerse en el lugar de los demás para interpretar de manera adecuada sus sentimientos.

En este sentido, y justamente con motivo de la conmemoración del “Día Internacional de la No violencia”, que rememora el natalicio de Mahatma Gandhi, y hace un reconocimiento a su lucha en favor de una cultura de paz, resulta una ocasión apropiada para destacar la importancia que en el ámbito laboral tiene la empatía como un factor determinante para crear una conexión con los demás, generando mejores relaciones y entablando lazos más estables, lo que se traduce en la formación de ambientes que potencian el desarrollo de los colaboradores.

¿Qué es la empatía laboral?

De acuerdo con la psicóloga de los Centros Médicos Colmédica, Mary Luz Gómez, la empatía laboral es la capacidad que tienen las personas de “ponerse en los zapatos del otro” para ser receptivo a cada una de las situaciones emocionales que pueda estar viviendo. Igualmente, es una de las habilidades más requeridas del entorno profesional, pues quien es empático, tiene la habilidad de fomentar el trabajo en equipo, forjar un liderazgo asertivo y generar una actitud resolutiva ante las dificultades.

Es así como, “la empatía en el trabajo se logra entendiendo que todos somos seres humanos y que tenemos que aprender a reconocer nuestras emociones. No podemos deshumanizarnos y creer que simplemente respondemos ante ciertos escenarios, debemos pensar las emociones desde un aspecto favorable, reconociendo que cada una de las personas que están alrededor hacen parte de un mundo diferente, con una forma de pensar distinta”, resalta la doctora Gómez.

Beneficios de la empatía en el trabajo

La empatía trae grandes beneficios al ámbito laboral, al establecer equipos de trabajo amigables y ambientes que fomentan las relaciones para el futuro. Según la doctora Gómez entre las ventajas de contar con entornos empáticos están:

– Minimizan los conflictos: tener prácticas que incentiven una comunicación fluida y una escucha constante, fortalecerá las relaciones, pues hace que sea más sencillo llegar a acuerdos entre las partes cuando se presenten conflictos.

– Fluidez en la comunicación: tener en cuenta los puntos de vista de cada miembro del equipo humano que hace parte de una organización, dan lugar a una mayor colaboración y mejora en la productividad.

Ver más
Reflexología: cuándo realizarla

– Habilidad para negociar: la empatía es clave en cualquier negociación, ya que tener la capacidad de escuchar y entender a las partes, genera consensos que satisfacen los intereses tanto personales como organizacionales.

– Trabajo en equipo: cuando se entienden y reconocen otros puntos de vista, se validan las herramientas para el trabajo en conjunto de un objetivo en común, propiciando un ambiente agradable y un sentimiento de equipo.

– Potencia el liderazgo: formar un ambiente de confianza recíproco entre los líderes y el grupo de colaboradores, debe ser una de las características que un líder empático debe cohesionar en el ambiente laboral, para configurar un entorno afable y eficiente.

Cómo generar la empatía en el trabajo

buena-convencia-y-ambiente-laboral-empresarial

Son varios los aspectos que Gómez recomienda trabajar con el fin de establecer ambientes laborales que permitan desarrollar una empatía laboral:

– Juego de roles: se puede forjar un juego de roles para cambiar diferentes aspectos de la comunicación lineal, ejerciendo una de mayor interacción en donde el otro pueda expresar lo que siente.

– Conoce a los compañeros: se deben generar los espacios necesarios que permitan conocer a los compañeros. Es importante reconocer que ellos son seres humanos que experimentan emociones similares, tienen familia, aspiraciones y necesidades.

– Piensa antes de hablar: expresar un mensaje de manera impulsiva puede acarrear malos entendidos, por ello, hay que tomarse una pausa consciente para ordenar las ideas de forma correcta, eso es parte de la comunicación asertiva.

– Valora el trabajo de los demás: reconocer el esfuerzo que un compañero hace en la ejecución de una tarea, aportando un comentario constructivo de forma respetuosa, fomentar sus talentos y sumar a las labores colaborativas del grupo de trabajo.

– Capacitación en el manejo de servicio al cliente: ponernos en el lugar del otro por medio de un performance, es decir, enseñándole al otro cómo se puede sentir si actuará de determinada forma a través del ejemplo, permitirá identificar aspectos en los que se esté fallando.

Es importante señalar que si bien van a existir las diferencias y que van a haber aspectos que van a estar implícitos y explícitos en el ambiente laboral, se debe trabajar en generar espacios cordiales. Sin duda una situación puede cambiar drásticamente cuando hay empatía, un aspecto que va a concebir el crecimiento tanto personal como colectivo e irá en beneficio de todo el equipo.

Comparte
Ir al home