Skip to main content

Cómo retornar a la presencialidad en el colegio de manera segura

Sindy Quintero
Psicóloga de los Centros Médicos Colmédica.

Retornar al colegio genera diferentes emociones para los niños, para unos la alegría de compartir de nuevo con sus compañeros, y para otros algo de ansiedad y preocupación. Temores que van desde el hecho de asumir nuevos hábitos de protección por la pandemia, hasta el suceso de tener que separarse de sus padres.

Por tanto, es importante que los padres estén bien informados para transmitir a sus hijos una información adecuada de ese retorno, evitando caer en un mensaje que desencadene el inicio de cuadros de ansiedad. El retorno a la presencialidad viene cargado con el estrés de varios factores, por eso es necesario crear un ambiente propicio para la adaptación; empatizando con sus preocupaciones y siendo paciente mientras enfrentan sus dudas por el nuevo contexto.

La doctora Sindy Quintero, psicóloga de los Centros Médicos Colmédica, plantea la manera cómo se debe hacer esa transición hacia la presencialidad para ofrecer un entorno seguro y confiable.

¿Cómo ayudar a gestionar las emociones de los niños durante el retorno a clases?

Para la doctora Quintero inicialmente es conveniente que los niños conozcan las emociones, comprendiendo en qué consisten y cuáles son sus funciones. Posteriormente, deben saber identificarlas a través de cuentos e historias donde puedan distinguirlas con facilidad. 

En este proceso de reconocimiento de la emoción, se debe permitirles expresarse con libertad, pero retroalimentando a través de una explicación cuál es la emoción que acaba de experimentar y haciéndoles ver que su reacción es completamente natural. 

Es vital que no se trate de evitar expresar las emociones, el hecho de dejarlas fluir es valioso para su desarrollo. No obstante, debe aprender a regularlas con la dirección de sus padres.

De igual manera, es indispensable escucharle cuando se sienta inconforme, no coartar el llanto cuando se presente. Tampoco, se deben minimizar estas muestras emocionales que terminan siendo una manifestación de esa vulnerabilidad que pueda sentir ante alguna situación. 

El regreso a clases de manera presencial resulta un desafío por la readaptación que se debe hacer. Por tanto, el acompañamiento debe estar caracterizado por un apoyo y no un juzgamiento a sus emociones. Tratar de entenderlo, saber qué es lo que ocurre y por qué le está costando y, ante todo, crearle un soporte y no una amenaza. Si bien es cierto que deben aprender mediante la disciplina también hay que saber compensarlos con afecto y comprensión.

¿Cómo proteger la salud mental en el retorno a la presencialidad?

De acuerdo con la doctora Quintero es importante aprender a escuchar a los niños, permitirles expresar libremente sus temores y preocupaciones sin juzgarles, mostrando comprensión en todo momento, transmitiendo el mensaje de que no están solos en este proceso. 

“Un niño con un entorno familiar seguro, supera con mayor facilidad los desafíos de la vida. Tengamos en cuenta que es indispensable transmitir serenidad a los pequeños, por eso darles un descanso a las noticias, es vital, ya que la exposición exagerada a la información puede desencadenar ansiedades en el niño”, destaca la doctora Quintero.

Así mismo, se recomienda crear nuevas rutinas que den sensación de estabilidad planificando actividades familiares (ver películas en familia, programar salidas y permitirles a los niños ayudar a planificar la actividad, cocinar juntos, tomar en cuenta sus sugerencias) los hace sentirse importantes, valorados y parte esencial de su núcleo familiar.

Ver más
Salud del corazón: recomendaciones para las diferentes edades

Como padres, es importante en este proceso ser un apoyo emocional para el niño, a veces la cercanía es suficiente para que se sientan seguros. Un abrazo o una caricia, son expresiones de cariño muy importantes para ellos. Esto además permitirá percibir cualquier cambio en el comportamiento, especialmente ante conductas de retraimiento, irritabilidad, ansiedad o cualquier cambio en su conducta.

Puede interesarte: Alertas para detectar el bullying en tus hijos.

Cómo enseñar a conservar las normas de autocuidado en el colegio

colegio-presencialidadEnseñar normas y sobre todo hábitos de autocuidado no debe ser una tarea tediosa o que implique una imposición. Por el contrario, es una rutina amigable que se instaura en el pequeño a través de su propio contexto. Para tal fin es recomendable que el niño conozca por qué se establecen dichas normas y sobre todo lo que se evita con la práctica. 

  • Enseñanza de los hábitos de autocuidado. Como el caso del lavado de manos, se puede incentivar haciendo un acompañamiento constante, explicándoles y demostrando cómo debe hacerse correctamente. Recuerda que los niños aprenden con el ejemplo.Utilizar jabones de colores o figuras llamativas o integrar su juguete favorito a la actividad, puede hacer el proceso más ameno y facilitar el aprendizaje. 
  • Uso del tapabocas. Es importante apoyarse con videos para niños que pueden encontrarse fácilmente en plataformas como YouTube, donde se explica qué es el COVID-19 y los distintos métodos para prevenir el contagio. Ten en cuenta que dichos videos son un apoyo que debe estar complementado por los padres. Se puede pedirles que pinten la figura del niño con la mascarilla puesta de manera correcta, para validar si han comprendido la explicación previa de cómo utilizar el tapabocas.
  • Reajustar los horarios específicos para realizar cada actividad. Fomenta la disciplina en los pequeños. Ten en cuenta que es necesario establecer una rutina para crear hábitos. No es necesario planear por completo su rutina diaria, pero sí pueden acordar algunos horarios para comer, lavar los dientes o irse a dormir.
  • Reconocer el esfuerzo del niño: Evalúa su conducta durante la semana. Si respetó las normas establecidas y fue responsable con su autocuidado; puede ser recompensado con estímulos como llevarlo al parque o liberarlo de alguna responsabilidad doméstica.

Es indispensable tener en cuenta la edad, explicándoles siempre en lenguaje simple y lúdico para que sea más comprensible, amigable y menos atemorizante para ellos. Así mismo, anticipar cómo va a ser el retorno a clase, cómo debe ser su comportamiento dentro del aula, explicarles con claridad qué van a encontrar a su regreso y los cambios que pueden presentarse, disminuye considerablemente la ansiedad de los niños. 

Recuerda que toda estrategia que pretenda el bienestar y la seguridad de los niños, incluye principalmente a los padres y requiere de ellos todo el compromiso y la atención posible.

Puede interesarte: Miedos en los niños.

Comparte
Ir al home