Skip to main content

Relación entre el virus del papiloma humano (VPH) y el cáncer de cuello uterino

Natacha Ortiz
Ginecóloga y obstetra adscrita a los Centros Médicos Colmédica.

El virus del papiloma humano (VPH) es la infección de transmisión sexual más frecuente y que afecta prácticamente a todas las personas sexualmente activas. Si bien, no suele presentar síntomas y en más del 80 % de los casos desaparece espontáneamente, la infección persistente puede originar lesiones precancerosas, que se llegan a convertir en cáncer de cuello uterino.

La enfermedad se conoce como virus del papiloma debido a que algunos tipos causan verrugas o papilomas, que son tumores no cancerosos, mientras que existen otros tipos de VPH, que son causantes del cáncer de cuello uterino. Sin embargo, un diagnóstico a tiempo y un tratamiento adecuado permite prevenir su desarrollo.

Precisamente, la doctora Natacha Ortiz, ginecóloga y obstetra adscrita a los Centros Médicos Colmédica, comparte cuál es la relación que existe entre el VPH y el cáncer de cuello uterino. Además, la manera de diagnosticar y prevenir complicaciones mayores para el organismo.

¿Qué es el VPH?

El virus del papiloma humano es un virus de ADN que tiene más de 150 tipos o cepas, entre los cuales hay 30 que afectan a los genitales. Dos de estos, el VPH16 y el VPH18, causan la mayoría de los cánceres relacionados con la enfermedad

Una de las características de la enfermedad es que, en la mayoría de los casos, el VPH pasa desapercibido, porque no hay síntomas. Es frecuente que el sistema inmunitario elimine de manera natural la infección en un periodo de dos años. No obstante, en ocasiones, el sistema inmunitario no puede combatir el VPH de alto riesgo.

De esta manera, cuando se presenta este panorama, las infecciones por VPH convierten a las células sanas en anormales o “células precancerosas”. Si estas células no se eliminan, pueden continuar creciendo hasta convertirse en cáncer, siendo el más común en estos casos el cáncer cervical. 

¿Cómo se transmite el VPH?

El VPH se transmite con facilidad de una persona a otra por el contacto piel a piel, como el que ocurre con las relaciones sexuales. En esta medida, su transmisión se puede dar por contacto sexual vaginal con el pene (vagina-pene), contacto sexual anal con el pene (ano-pene), contacto sexual oral con el pene (boca-pene), contacto sexual oral con la vagina (boca-vagina). Además, del uso de juguetes sexuales o de otros objetos utilizados durante la actividad sexual.

Si bien el virus también se puede transmitir mediante el contacto genital sin sexo, -aunque esto no es común-, es más probable que se presente en personas que han tenido varias parejas sexuales. Por ello, es importante el uso de condones y barreras bucales (películas de látex que se usan durante el sexo oral), con el fin de disminuir los riesgos de probabilidad de transmisión del VPH, aclarando que no la impide por completo.

Tipos de VPH

El VPH se puede contraer al tener relaciones sexuales por vía vaginal, anal u oral con alguien infectado con el virus, existiendo dos tipos de infección:  

  • VPH de alto riesgo. Duran mucho tiempo y son las que causan cáncer en las partes del cuerpo en que el virus infecta las células. Los tipos más comunes de VPH de alto riesgo incluyen los tipos 16 y 18 del virus.
  • VPH de bajo riesgo. Pueden causar verrugas (papilomas) alrededor o en los genitales y el ano. Se pueden presentar estas lesiones también en el cuello uterino y la vagina. Así mismo, pueden manifestarse en cualquier parte del cuerpo como las manos o los pies y pese a que son contagiosas y se propagan por el tacto, no van a causar cáncer.

Puede interesarte: Guía de los métodos anticonceptivos.

Factores de riesgo que favorecen el desarrollo hacia un cáncer del cuello uterino

Como se ha resaltado para que se desarrolle el cáncer es porque hay una persistencia en el tiempo, es decir, que el virus tenga más de 10 años, sumado a factores que pueden ayudar a su evolución, entre los que se encuentran: 

  • Sistema inmunitario débil. Por ejemplo, personas inmunodeprimidas, como las que tienen el VIH.
  • Mala alimentación.
  • Coinfección con otras enfermedades de transmisión sexual. 
  • Número de partos. 
  • Edad temprana en el primer parto.
  • Consumo de tabaco.
Ver más
Bebé prematuro: recomendaciones y cuidados

Cómo se diagnostica el VPH

Una de las medidas preventivas más importantes para prevenir que un cáncer de cuello uterino evolucione a etapas más avanzadas o que revistan mayor gravedad, es hacer un diagnóstico a tiempo. Recuerda que las pruebas de detección rutinarias pueden prevenir la mayoría de los cánceres de cuello uterino, entre ellas están:

  • Pruebas VPH. Tienen una eficacia del 95 %. A través de una muestra celular del paciente, se identifican los virus de alto riesgo que tienen una probabilidad más alta de desarrollar un cáncer. Indicada para mujeres mayores de 25 años.
  • Citología. Tienen una eficacia del 50 % en la detección del virus. Generalmente se realiza cuando ya la enfermedad está afectando. Permite el diagnóstico de lesiones preinvasoras, que con adecuado tratamiento previene la progresión del cáncer de cuello uterino.

Cómo prevenir el desarrollo del cáncer de cuello uterino

virus-papiloma-humano-vacuna

  • Vacuna contra el VPH. Recibir la vacuna para prevenir la infección del VPH puede reducir tu riesgo de cáncer de cuello uterino y otros cánceres relacionados con el virus. 
  • Realizar la prueba de VPH. Someterse a pruebas que diagnostiquen a tiempo afecciones precancerosas del cuello uterino, ayudan a prevenir este tipo de cáncer. Se recomienda realizarse las pruebas a partir de los 25 años calculando que una mujer haya empezado su vida sexual a los 15 años.
  • Sexualidad responsable. Establecer relaciones con medidas de protección seguras como el uso del condón, ayudan a reducir el riesgo de desarrollar cáncer de cuello uterino. Así mismo, limitar el número de parejas sexuales es una buena precaución.
  • Evitar el cigarrillo. Este mal hábito además de perjudicar otros factores de tu salud, es una práctica que ayuda a la evolución de este cáncer.

Importancia de la vacuna

La vacuna es una herramienta clave para la prevención contra los tipos del VPH que con mayor frecuencia causan el cáncer de cuello uterino. Se recomienda para niños y niñas a partir de los 9 años de edad, y hasta los 26 años en hombres y 45 años en las mujeres

La vacuna que tiene un 90% de efectividad tiene un esquema de dos dosis, que debe ser aplicada con un lapso de 6 meses. Es posible que al igual que otros medicamentos, genere efectos secundarios leves que desaparecen rápidamente, como dolor de cabeza, fiebre, enrojecimiento o dolor en la zona donde se administró la inyección, situaciones que no representan ningún riesgo para la salud.

Recuerda que en los Centros Médicos Colmédica, están disponibles los biológicos para la inmunización de las personas que desean realizar su esquema de vacunación.

Durante todo el mes de marzo, en conmemoración del mes de la mujer, y del día internacional del “Cáncer de cuello uterino”, celebrado el 26 de marzo, desde Colmédica hacemos una reflexión sobre una situación que desde la prevención se puede evitar. 

Si bien la mayoría de las infecciones por VPH desaparecen solas, tomar las medidas pertinentes como la vacunación o realizarse la prueba para el diagnóstico, ayudan a reducir el riesgo de tener afectaciones graves para tu salud.

Puede interesarte: El abecé de la copa menstrual.

 

Comparte
Ir al home