Skip to main content

Trastornos auditivos en el adulto mayor

Sandra Camargo
Fonoaudióloga de los Centros Médicos Colmédica.

Los trastornos auditivos que en el término preciso se denomina hipoacusia, es uno de los problemas de salud más comunes que afecta a los adultos mayores y que empiezan a presentarse desde los 65 años de edad. Es importante saber que la audición normal debe estar entre los 0-20 decibeles (dB). A partir de los 25 dB, hay deterioro, y desde los 35 dB, es perceptible la dificultad, especialmente en ambientes ruidosos.

La OMS contempla que actualmente alrededor del mundo más de 1.500 millones de personas tienen pérdida auditiva diagnosticada, de las cuales, aproximadamente, 430 millones requieren de un proceso de rehabilitación. Las proyecciones estiman que para el 2050 habrá más de 2.500 millones de personas con pérdida auditiva y de ellas, cerca de 700 millones, requieran rehabilitación.

La doctora Sandra Camargo, fonoaudióloga de los Centros Médicos Colmédica, comparte cuáles son esos trastornos que tienden a afectar más a los adultos mayores, además del tratamiento y las recomendaciones para prevenir el deterioro auditivo.

¿Qué son los trastornos auditivos?

De acuerdo con la doctora Camargo, la hipoacusia es la disminución en la capacidad auditiva y puede tener varias causas. Entre ellas están las genéticas, al momento del nacimiento, infecciones de la madre durante el embarazo, golpes fuertes en la cabeza, exposición a ruidos fuertes y el que corresponde a los adultos mayores, el envejecimiento.

En este sentido, en los adolescentes y adultos jóvenes se ha observado un incremento significativo en la aparición más temprana de pérdidas auditivas. Una situación que se viene presentando principalmente por el uso continuo de audífonos en actividades de estudio, trabajo y recreativas. 

Es así como según la OMS, para 2050 se espera que 1 de cada 10 personas en el mundo tenga una pérdida de audición. Una situación que debe replantear los hábitos que se están llevando a cabo y sobre todo adoptar las medidas que, de realizarse a tiempo, ayudarán a disminuir el riesgo.

Entre tanto, con respecto a la pérdida auditiva en adultos mayores las doctora Camargo señala que hace parte del deterioro biológico normal del ser humano. Si el paciente ha sufrido enfermedades crónicas, exposición a ruido en el trabajo, o malos hábitos como el tabaquismo, tendrá mayor posibilidad de desarrollar pérdidas auditivas. La prevalencia de pérdida auditiva aumenta, conforme se incrementa la edad, para mayores de 60 años, en más del 25 %.

Tipos de hipoacusia en el adulto mayor

La presbiacusia es el principal trastorno auditivo que presentan los adultos mayores. Es evidenciada en la pérdida progresiva de capacidad auditiva, generalmente afecta a los dos oídos y compromete la comprensión del lenguaje y el proceso de socialización.

Otros de los trastornos que suele presentarse en este rango de edades, es el tinnitus, una afección cada vez más común, no solo en los adultos mayores, sino en toda la población. Se trata de la percepción de un sonido en un oído, los dos o en la cabeza. Se presenta en los pacientes de varias maneras, pitidos, zumbidos, sonido de agua, motor, grillos, que genera incomodidad sobre todo en ambientes silenciosos, siendo el momento de dormir, el más problemático. 

La mayoría de las veces aparece de manera intermitente y con el paso del tiempo tiende a quedarse de manera continua. En los adultos mayores, el tinnitus acompaña a la pérdida auditiva. No siempre el tinnitus tiene su origen en el oído, por ello, es importante saber desde el diagnóstico los antecedentes que permitan dar mayor claridad en este aspecto.

Ver más
Importancia de mantener una buena postura corporal

Puede interesarte: ¿Artritis reumatoide u osteoartritis? Reconoce la diferencia

Síntomas del trastorno auditivo

La mayoría de las veces, son los familiares, amigos y personas cercanas quienes alertan al paciente de la ocurrencia de una pérdida auditiva. “Es común escuchar en la consulta, oigo, pero no entiendo lo que me dicen. Además, situaciones como aumentar el volumen cuando se está viendo TV o solicitar de manera constante por parte del interlocutor, qué, cómo, qué dijo, hablé claro, no entendí, se vuelven cada vez más habituales”, destaca la doctora Camargo.

En reuniones donde hay varias personas hablando y ruido de fondo, la capacidad de comprender se ve muy reducida, limitando la interacción. Es así que, cuando la pérdida auditiva va progresando sin que se haya dado un proceso de intervención, se observa un aislamiento por parte del paciente, lo que lo conduce a un acelerado deterioro cognitivo, asociado en gran medida a situaciones de ansiedad y depresión.

Diagnóstico de un trastorno auditivo 

hipoacusia-sintomas

Deben realizarse tres exámenes básicos para la detección de pérdida auditiva, tipo, grado, discriminación del lenguaje con respecto al volumen y funcionalidad del oído medio. Ellos son:

  • Audiometría tonal: mide capacidad auditiva, tipo de pérdida (conductiva, neurosensorial o mixta) y grado (leve, moderada, severa o profunda).
  • Logoaudiometría: permite saber el máximo porcentaje de discriminación del lenguaje, así como el volumen requerido para lograr dicho porcentaje. Es un indicador de pronóstico para adaptación de prótesis auditivas.
  • Inmitancia acústica: evalúa la función del oido medio, permite determinar si hay líquido, inflamación, obstrucción a este nivel. Aporta información relevante en hipoacusias conductivas y mixtas.

Tratamiento 

La pérdida auditiva más común en los adultos mayores es la neurosensorial. Si en la evaluación audiológica se determina que el paciente va a obtener beneficio de una prótesis auditiva, se recomienda que se haga la adaptación de uno o dos audífonos de acuerdo a cada caso particular. 

Es muy importante tener en cuenta que el éxito en la adaptación de audífonos en el paciente está determinado por algunos factores como: 

  • Uso constante de las prótesis auditivas.
  • Limpieza diaria para evitar acumulación de cerumen que pueda obstruir el paso del sonido de manera adecuada.
  • Cambio periódico de batería.
  • Asistir a controles para realizar ajustes en programación que permitan mejorar la experiencia de escucha.

Prevención de los trastornos auditivos 

Para un gran porcentaje de la población, el deterioro biológico de la audición va a presentarse así se tomen medidas de prevención. Sin embargo, lo ideal es tener conciencia del cuidado de la audición, desde edades tempranas. Por ejemplo, evitar el uso de audífonos, es a largo plazo la mejor manera de prevenir pérdidas auditivas; evitar ambientes ruidosos y si no se puede hacer, utilizar protección auditiva adecuada. 

Así mismo, asistir a controles periódicos de audición (mínimo una vez al año), para tener control sobre cómo se encuentra la capacidad auditiva, o en caso de tener hipoacusia saber si ha progresado y determinar en caso que sea necesario, el momento de empezar a usar audífonos. Recuerda que, nadie quisiera usarlos, pero si te va a permitir tener una mejor calidad de vida, ¡Vale la pena!

Puede interesarte: Qué son las cataratas y sus afecciones

Comparte
Ir al home