Skip to main content

Importancia de mantener una buena postura corporal

Mantener una buena postura corporal es brindarle salud y bienestar a las articulaciones, músculos y órganos del cuerpo. El organismo se encuentra diseñado para el movimiento, por lo que los músculos posturales -encargados de mantener la postura contra la gravedad- están en continua activación para poder realizar movimientos de mayor intensidad. A ello responde la importancia de conservar una posición saludable durante las actividades diarias.

Cuando el organismo tiene una postura corporal adecuada se previenen dolores de cuello, espalda, cintura y se evita a futuro patologías que se intensifiquen con el tiempo a causa de una mala posición. En este sentido, existen diferentes factores que favorecen una mala postura, como: el estrés, actividades laborales, obesidad, embarazo, desbalances musculares, un uso inadecuado de calzado, entre otros aspectos.

Para conocer la importancia que tiene el mantener una postura corporal adecuada, la terapeuta física de los Centros Médicos Colmédica, Tatiana Bojacá, comparte las recomendaciones que se deben tener en cuenta para lograr este propósito.

Qué es la postura corporal

La postura corporal es la posición en la que se mantiene el cuerpo, es decir cómo se conserva o soporta en diferentes momentos, como cuando se está de pie, sentado o en movimiento. De esta manera, la postura corresponde a la forma en la que se posicionan las diferentes estructuras que conforman el sistema músculo-esquelético (huesos, músculos, tendones, articulaciones, etc.), para lograr un balance en determinado tiempo.

Es así como existen dos tipos de postura:

– Dinámica: hace referencia a cómo el cuerpo se mantiene cuando se están realizando movimientos. Por ejemplo: al estar caminando o practicando alguna actividad física.

– Estática: se trata de una postura corporal sin movimiento, es decir, la forma como el cuerpo se mantiene estando en reposo. Por ejemplo: al estar acostado, sentado o de pie.

Obtener una buena postura no se trata solamente de estar derecho, levantar la cabeza o mantener la columna erguida, sino que existen una serie de elementos que se complementan entre sí para crear el mejor balance posible, entre los que se encuentran:

– Columna vertebral: eje central de una buena postura.

– Músculos: los cuales deben tener la suficiente fortaleza y flexibilidad para sostener los huesos y órganos.

– Alineación corporal: el peso del cuerpo debe encontrarse bien distribuido entre todas las partes como caderas y pies.

infografia-consejos-postura-corporal
Cómo influye una postura incorrecta en la salud

Cuando existe la presencia de una mala postura durante un largo período se empiezan a generar cambios en la estructura y función de la columna vertebral. Se evidencian alteraciones en la alineación normal de la columna, en el movimiento natural a nivel articular y en la presión de los nervios que salen de, entre las vértebras.

– Al haber algún tipo de presión sobre los nervios que controlan los sistemas del cuerpo humano, se evidencia una pérdida en las habilidades para controlar el organismo. De esta manera, se producen variaciones articulares, musculares e incluso viscerales. Además, se pueden desencadenar dolencias y lesiones que pueden instaurarse de forma permanente.

Igualmente, de acuerdo con la terapeuta Bojacá se llegan a presentar afecciones como:

– Escoliosis (curvatura anormal de columna vertebral).

– Hernias discales (abombamiento de una vértebra).

– Cervicalgia (dolor que afecta a la nuca y las vértebras cervicales).

Ver más
5 Consejos clave de cómo cuidar la próstata

– Dorsalgia o lumbalgia (espasmos musculares en zonas de la columna vertebral).

– Alteraciones en la anatomía de la columna vertebral.

– Lesiones crónicas en las articulaciones.

– Variaciones en el equilibrio, flexibilidad y fuerza.

– En casos extremos puede afectar la deglución de alimentos.

– Problemas respiratorios.

Puede interesarte: ¿Qué tipo de actividades realizar al hacer una pausa en el trabajo?

Beneficios de una postura corporal adecuada

Cuando mantienes una postura corporal adecuada son varios los beneficios que se tienen no solo a nivel de la columna vertebral, sino también, en favor del bienestar de otras partes del organismo, entre ellas:

– Aumenta la concentración y la capacidad de pensar.

– Conserva huesos y articulaciones en una alineación correcta.

– Facilita la respiración. Una buena postura permite respirar correctamente.

– Mejora la imagen al permitir que te sientas más seguro de sí mismo.

– Aumenta la fuerza para realizar cualquier actividad física.

– Previene la fatiga y los dolores en espalda y cuello.

– Disminuye el deterioro de las articulaciones.

Recomendaciones para tener una correcta postura corporal

Entre las recomendaciones más importantes para el cuidado de la postura está la consciencia -en todo momento- de la alineación corporal. La postura correcta depende de la actividad que se tenga a diario, dependiendo si se está de pie, acostado o sentado. Es así como una posición corporal adecuada es aquella en la que se emplea la mínima contracción muscular y la menor tensión en los ligamentos en todo momento.

Entre las recomendaciones más importantes para el cuidado de la postura a nivel general se encuentran:

– Mantén una rutina de ejercicio regular: permitirá mantener un peso adecuado, lo que ayuda al bienestar del aparato osteomuscular. Se recomienda que practiques alguna actividad física al menos tres veces a la semana y por lo menos durante una hora al día.

– Establece una rutina diaria de estiramientos corporales: luego de estar durante un tiempo prolongado acostado o sentado, algunos órganos se contraen y no se encuentran en su posición natural. Es necesario normalizar su estado a través de una sesión de estiramiento.

– Adecúa tu sitio de trabajo: es importante que utilices una silla ergonómica que se adapte a tu estatura. Además, se deben buscar diferentes elementos que sirvan de apoyo para tus manos y pies, a fin de evitar lesiones que alteran tu salud.

– Realiza pausas activas: durante la jornada laboral con cambios de posición constante. Permanecer durante un tiempo prolongado sentado puede alterar el estado de tu columna vertebral. Camina y realiza estiramientos tanto para tus extremidades superiores como inferiores.

– Utiliza un calzado adecuado: teniendo en cuenta la actividad que realices. Procura buscar la comodidad para tu pisada y el arco de tu pie. Cuando realices caminatas con peso, reparte la carga.

En definitiva, lo importante de tener una buena postura siempre será mantenerse activo, es decir, lograr adaptar hábitos que te permitan mantener la postura adecuada. Rutinas de estiramiento, practicar yoga o alguna actividad física; son actividades complementarias que te aportarán al fortalecimiento muscular, a la buena alineación y a mantener posturas saludables y adecuadas en beneficio de articulaciones, músculos y tendones.

Puede interesarte: Buenos hábitos de salud en la era digital.

 

Comparte
Ir al home