Skip to main content

Preeclampsia: qué es y cómo detectarla en tu embarazo

La preeclampsia es una patología relacionada con el embarazo que conlleva a la hipertensión arterial y a posibles daños orgánicos que ponen en grave riesgo a la madre gestante y el bebé. Generalmente, se puede producir en la semana 20 de gestación, sin embargo, aunque es menos común, también se llega a presentar dentro de las 48 horas posteriores al parto.

De acuerdo al último reporte epidemiológico (semana 26 de febrero al 4 de marzo de 2023) del Sistema de Salud Pública (SIVIGILA) del Ministerio de Salud y Protección Social se han notificado 25 casos de mortalidad materna de causa directa, de los cuales 6 (14,6 %), fueron por trastornos hipertensivos asociados al embarazo (preeclampsia). A ello, responde la necesidad de educar a las pacientes con los signos y síntomas de alarma de esta patología, con el fin de disminuir los riesgos.

A continuación, el doctor Luis Carlos Canchila, ginecólogo y obstetra de los Centros Médicos Colmédica, comparte cuáles son las causas, factores de riesgo y síntomas asociados a la preeclampsia.

¿Qué es la preeclampsia?

De acuerdo con el doctor Canchila la preeclampsia se define como una hipertensión arterial que se presenta luego de la semana 20 de gestación y que se desarrolla con exceso de proteínas en la orina (proteinuria), daños en órganos blancos como niveles bajos de plaquetas (trombocitopenia), insuficiencia renal, edemas pulmonares o alteraciones en la relación proteína/creatinina.

Es importante su diagnóstico a tiempo, pues cuando no se la trata puede hacer que la placenta no obtenga el suficiente oxígeno y sangre de parte de la madre, haciendo que el feto tenga afecciones como un bajo peso o un crecimiento intrauterino retardado. Incluso, no detectar la preeclampsia a tiempo a través de síntomas premonitorios como cefalea, visión borrosa, epigastralgia (dolor en la boca del estómago), puede causar consecuencias mortales.

Causas de la preeclampsia

Existen varias teorías que explican el origen de esta enfermedad entre las que se encuentran:

– Insuficiencia placentaria crónica.

– Mala adaptación inmunitaria.

– Toxicidad de lipoproteínas (proteínas y lípidos que transportan masivamente las grasas por todo el organismo) de muy baja densidad.

– Factores genéticos.

– Aumento de apoptosis (muerte celular programada o provocada por el propio organismo).

– Una respuesta inflamatoria exagerada de la madre.

Factores de riesgo de la preeclampsia

 Existen una serie de factores que inciden directamente en las pacientes con riesgo de desarrollar la preeclampsia, entre los principales están:

– Nuliparidad: se trata de pacientes que no presentan embarazo previo y su gestación no pasa de las 20 semanas.

– Gestaciones múltiples.

– Preeclampsia en embarazos previos.

– Antecedentes familiares cercanos con preeclampsia.

– Hipertensión crónica.

– Diabetes gestacional.

– Trombofilias (propensión a desarrollar trombosis).

– IMC (Índice de masa corporal) mayor de 30 en el embarazo.

– Edad materna mayor a 35 años.

Ver más
Menopausia: cambios que se pueden presentar

Puede interesarte: Obstetricia: consejos para llevar un embarazo saludable.

Síntomas y diagnóstico de la preeclampsia

preeclampsia-causas
El inicio de la preeclampsia en mujeres embarazadas suele ser asintomático y se diagnostica generalmente durante los controles prenatales al realizar la toma de la presión arterial. Sin embargo, existen una serie de síntomas conocidos como premonitorios que pueden estar indicando un caso de preeclampsia, entre ellos:

– Cefalea (dolores de cabeza recurrentes) intensa y que no cede con analgesia.

– Tinnitus (timbre o zumbido en los oídos).

– Retención de líquidos.

– Alteraciones visuales.

– Epigastralgia, que es un dolor en la boca del estómago provocado por una mala digestión o ansiedad.

Generalmente, la preeclampsia se detecta durante el embarazo por medio de controles prenatales con la toma de presión arterial y se diagnostica con cifras tensionales por encima de 140/90 mm Hg. Estimaciones que se registran en dos tomas separadas por al menos 4 horas o si la paciente presenta cifras mayores de 160/110 mm Hg.

Complicaciones más comunes de la preeclampsia

Entre sus complicaciones más destacadas se encuentran:

– Restricción del crecimiento intrauterino (RCIU).

– Nacimiento prematuro no planificado antes de las 37 semanas.

– Desprendimiento de la placenta.

– Eclampsia: aparición de convulsiones luego de la semana 20 en pacientes sin antecedentes de epilepsia.

– Síndrome de HELLP que se caracteriza por hemólisis, aumento de las enzimas hepáticas y trombocitopenia, este último se considera el más peligroso ya que pone en riesgo la vida de la madre y del feto.

Recomendaciones para prevenir la preeclampsia

La mejor manera de prevenir la preeclampsia es que la madre gestante se esté realizando controles del embarazo de forma constante para detectar cualquier manifestación de la enfermedad. Así mismo, adoptar estilos de vida saludables a través de prácticas como:

– Establecer una dieta balanceada rica en proteínas, frutas y vegetales.

– Realizar una actividad física de manera regular para mantener un peso adecuado.

– Evitar el consumo de alcohol, tabaco o sustancias psicoactivas.

– Tomar la presión arterial permanentemente después de la semana 20 de forma regular, para detectar algún punto alto.

– Evitar el estrés.

– Aumentar el consumo de ácido fólico.

Por su parte, los pacientes con factores de riesgo alto de padecer de preeclampsia y bajo orientación de su especialista, puede considerar el inicio de manejo

En definitiva, si bien no existe un método que de forma segura evite presentar un caso de preeclampsia, el chequeo regular en la etapa de gestación, mantener unos hábitos saludables y seguir las indicaciones médicas pertinentes, son las mejores medidas para prevenirla.

Puede interesarte: Para qué sirve el ácido fólico en el embarazo.

Comparte
Ir al home