Skip to main content

Cómo afrontar la presión social en padres y madres cabeza de hogar

Ser padre o madre cabeza de hogar puede ser una circunstancia que genere diferentes temores que giran en torno a factores como la crianza, el suplir el rol del padre ausente o el impacto social, económico o psicológico que supone el hecho ante la sociedad. Desde las diferentes esferas del desarrollo humano, se evidencian afectaciones que pueden involucrar sólo una de las antes mencionadas o varias en conjunto.

Es así como las dinámicas que se generan en torno al cumplimiento del rol como padre cabeza de hogar, demandan esfuerzos físicos, emocionales y sociales, que en muchos casos son naturalizados u omitidos. Una situación que puede convertirse en un factor de riesgo para la salud física y mental, cuando no se logra un equilibrio en la ejecución de actividades propias de ese papel.

Con el fin de identificar esos factores que inciden como presión social cuando se es padre cabeza de hogar, el doctor Jaime Roa, psicólogo de los Centros Médicos Colmédica, comparte la forma de afrontarlo y las recomendaciones para hacerlo de la mejor manera.

Efectos sociales de ser un padre cabeza de hogar

Las implicaciones sociales asociadas al asumir un rol de completa responsabilidad frente a los hijos y otras personas a cargo, conciben un aislamiento de otros entornos de participación y vinculación social. Puesto que, dicha responsabilidad implica una ocupación de tiempo completo en la orientación, guía, acompañamiento y sustento de las diferentes necesidades de quienes dependen del padre o madre.

Así mismo, es importante comprender que, desde los imaginarios constitucionales, la familia en sí, tiene un modelo de conformación (padre, madre e hijos), lo que conlleva a enfrentar socialmente diferentes escenarios y prejuicios de índole social, en cuanto al por qué o el cómo se ejecuta dicho rol.

Un proceso que a su vez genera interferencia en el proceso de autorrealización personal, modificando acciones en el proyecto de vida de los padres en torno al cubrimiento de necesidades básicas de los hijos. Efectos psicológicos que resultan siendo determinantes en varias de los comportamientos que los padres tienen frente a las diferentes esferas donde interactúa en su cotidianidad.

Puede interesarte: Alertas para detectar el bullying en tus hijos.

Efectos psicológicos de ser un padre cabeza de hogar

De acuerdo con el doctor Roa, la responsabilidad, la sobrecarga y los diferentes esfuerzos que se realizan por el padre o madre cabeza de hogar, pueden desencadenar en las personas que cumplen este rol, ciertos rasgos de afectación emocional. 

Efectos que generalmente, se encuentran asociados a su desempeño y cumplimiento en los diferentes ámbitos del desarrollo humano, en el que muchas veces no se cuenta con un enfoque diferencial para quien debe asumir esta labor.

De igual manera, es importante mencionar que, ante la falta de herramientas, pautas adecuadas para el manejo, control y autogestión de emociones y situaciones de tensión y estrés, se pueden desencadenar dificultades o alteraciones de la conducta, el comportamiento y las relaciones interpersonales, que se representan en malas prácticas de alimentación, inadecuada higiene de sueño, irritabilidad y ansiedad.

Cómo enfrentar la presión social de ser un padre cabeza de hogar

Para el doctor Roa, es importante que el padre o madre cabeza de hogar, potencialice sus procesos de auto identificación, autonomía y autoestima, de manera que genere seguridad en sí mismo, confianza y reconocimiento. De esta forma, se contribuye a la proyección de objetivos y metas reales frente al desarrollo personal, familiar, social y relacional.

Ver más
Consejos para proteger la piel durante las vacaciones

Así mismo, el trabajo en equipo (padre-hijo), fortalece las diferentes habilidades para el desarrollo de este rol, a través de una comunicación asertiva, una adecuada gestión de las emociones, altos niveles de confianza y desarrollo del proyecto de vida.

“La planificación también juega un papel fundamental para enfrentar la presión social, ya que, si se tiene claridad frente a las dinámicas diarias de vida, nos da un rumbo y permite generar acciones que nos encaminan a alcanzar propósitos personales y del hogar”, resalta el doctor Roa.

Tener claridad en el proyecto de vida y fortalecer estrategias de afrontamiento que permitan superar los obstáculos físicos, económicos, mentales, emocionales y sociales, generan empoderamiento del ser y permiten una integralidad para asumir los diferentes roles.

Recomendaciones para equilibrar el rol como padre cabeza de hogar 

Como lo resalta la OMS, “la salud es un estado de completo bienestar físico, mental y social y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades”. Por ello, es importante adoptar las acciones que implican el cuidado de la salud de manera integral, que incluyen todas las propuestas de prevención, mantenimiento y cuidado frente a los factores de riesgo.

Es así como lograr un equilibrio entre las responsabilidades que se presentan en las actividades diarias (labores, de casa, trabajo, entre otros), junto con aquellas que permitan espacios de relajación, aprovechamiento de tiempo libre y satisfacción personal, debe ser el objetivo. A continuación, te compartimos algunas recomendaciones que pueden ayudarte a conseguirlo:

  • Es conveniente definir los objetivos personales y familiares, dando prioridad a lo urgente y permitiendo dar paso al cumplimiento de los mismos.
  • Proyectar nuevos retos en torno al cambio de rutinas y dinámicas que rompan con el esquema de la monotonía.
  • El trabajo colaborativo es fundamental, generado a través de la comunicación asertiva, el establecimiento de roles, límites, jerarquías y funciones de acuerdo a la etapa de desarrollo físico, mental y social de cada uno de los actores familiares.
  • Retroalimentación permanente, a través de la escucha activa, planeación de estrategias en equipó, brindando espacios de diálogo que fortalezcan los canales de comunicación, dando paso a un proceso adecuado en el desarrollo físico, mental, emocional y relacional.
  • Fortalecer las redes de apoyo que permitan dinamizar las actividades cotidianas, disminuyendo la carga de responsabilidades que el rol como padre cabeza de hogar demanda.

Recuerda que en el rol como padre cabeza de hogar, debes mantener el equilibrio emocional y físico para el papel que tienen como formador y guía de tu hijo. Por ello, crear los canales adecuados de comunicación tanto familiares como de profesionales de la salud cuando sean necesarios, serán determinantes para la autogestión de emociones, y el fortalecimiento de la autoestima.

Puede interesarte: ¿Cuáles son los signos de hiperactividad en los niños?

 

Comparte
Ir al home