Skip to main content

Flora intestinal: hábitos para cuidarla

La flora intestinal también conocida como microbiota intestinal, es un conjunto diverso de microorganismos, principalmente bacterias, que coexisten en el tracto gastrointestinal y desempeñan diversas funciones esenciales para el funcionamiento del organismo. A ello responde la importancia de mantener una salud adecuada para lograr un equilibrio apropiado entre estas bacterias.

En este sentido, los buenos hábitos que se fomentan para el cuidado de la flora intestinal no solo tienen un impacto positivo en la digestión, sino que también contribuyen a prevenir enfermedades y promover el bienestar en general. Es así como, la relación entre una dieta balanceada y la salud de la flora intestinal, es determinante, ya que lo que se consume proporciona los elementos indispensables para el crecimiento de bacterias beneficiosas que mantienen en equilibrio el intestino.

Para la revisión de este tema, el doctor Germán Londoño, médico de los Centros Médicos Colmédica, expone cuál es la importancia de la flora intestinal para el organismo y las recomendaciones para conservarla sana.

Qué es la flora intestinal

De acuerdo con el doctor Londoño, la flora intestinal es el conjunto de bacterias que se encuentran en el tracto digestivo y que incluyen bacterias beneficiosas como los probióticos, así como, otras que son potencialmente patógenas. De este modo, estas bacterias conviven dentro del organismo formando un ecosistema equilibrado y dinámico en el intestino.

Desde el nacimiento el cuerpo humano tiene bacterias que conviven simbióticamente en la piel, las mucosas oral y genital, como también, en el tracto gastrointestinal y urinario. A nivel gastrointestinal esta flora bacteriana favorece la digestión y el procesamiento de los compuestos alimentarios como la fibra, la absorción de nutrientes y la degradación de los carbohidratos.

Así mismo, la flora intestinal produce unos ácidos grasos denominados de cadena corta, que cumple ciertas funciones. Entre ellas está interferir sobre el sistema inmune para atacar y disminuir la población de bacterias nocivas a través de la disminución del pH en el tracto intestinal, manteniendo así un equilibrio a nivel intestinal de las poblaciones bacterianas.

Funciones de la flora intestinal

La flora intestinal tiene variadas funciones, entre las que se incluyen:

– Digestión y absorción: ayuda en la descomposición de alimentos y la absorción de nutrientes.

– Protección contra patógenos: la flora intestinal al estar compuesta en su mayoría por bacterias beneficiosas, actúa como una barrera natural en el intestino. 

– Fortalecimiento del sistema inmunológico: al contribuir al desarrollo y regulación del sistema inmunitario.

– Producción de vitaminas: sintetiza vitaminas esenciales para el organismo como la vitamina K y algunas vitaminas B.

– Control del peso corporal: influye en la absorción de calorías y la regulación del apetito.

– Mantener la integridad de la membrana y la mucosa del intestino: al desempeñar un papel esencial en la barrera entre el interior del intestino y el resto del cuerpo. Además, previene la entrada de sustancias no deseadas o patógenos en el torrente sanguíneo.

Puede interesarte: Qué son los probióticos naturales y para qué sirven.

Afecciones que alteran el equilibrio de la flora intestinal

La flora intestinal depende de diferentes factores para mantener su equilibrio. Se habla de eubiosis cuando hay un estado de equilibrio adecuado en la población de bacterias y de disbiosis cuando existe una alteración de dicha armonía. Algunos factores y afecciones que pueden incidir en el bienestar de la flora intestinal son:

– Uso de antibióticos: el uso excesivo o inapropiado de antibióticos puede eliminar sin distinción bacterias intestinales beneficiosas, lo que puede dar lugar a la disbiosis.

– Dieta desequilibrada: una alimentación desbalanceada y alta en azúcares refinados, grasas saturadas y baja en fibra, favorece el crecimiento de bacterias dañinas en el intestino, desequilibrando la microbiota.

Ver más
Buenos hábitos de salud en la era digital

– Estrés: mantener esta afección de forma prolongada puede afectar negativamente la flora intestinal, alterando el equilibrio de bacterias beneficiosas y perjudiciales.

– Enfermedades intestinales: ciertas afecciones como la enfermedad inflamatoria intestinal o el síndrome de intestino irritable están asociadas con desequilibrios en el microbiota intestinal. A su vez, infecciones bacterianas o virales en el tracto gastrointestinal pueden alterar temporalmente la flora intestinal.

– Patologías autoinmunes: pueden estar relacionadas con desequilibrios en el microbiota intestinal.

************************************

Descubre un mundo de cuidado en salud con Colmédica. Explora nuestro portafolio con más de 15 planes de salud en servicios de medicina prepagada y conoce cómo podemos cuidar de ti y tu familia. ¡En Colmédica te queremos bien!

************************************

Recomendaciones para mantener una flora intestinal saludable

flora-intestinal-habitos-saludables
Algunas recomendaciones clave para cuidar y fomentar la salud de tu flora intestinal son:

– Mantén una dieta equilibrada: adaptar una nutrición con una variedad de alimentos ricos en fibra, como frutas, verduras, legumbres y granos enteros, fomenta un ambiente propicio para la flora intestinal beneficiosa. 

– Incorpora probióticos: los alimentos fermentados como el yogur, el kéfir, el chucrut y el kimchi contienen bacterias beneficiosas conocidas como probióticos. También, puedes complementarlo con suplementos de probióticos que ayudan a mantener un equilibrio saludable de las bacterias intestinales.

– Integra prebióticos: son fibras no digeribles que actúan como alimento para las bacterias beneficiosas en el intestino. Puedes encontrarlos en alimentos como: ajo, cebolla, alcachofas y plátanos.

– Limita el consumo de azúcar y alimentos procesados: son productos que incentivan el crecimiento de bacterias dañinas en el intestino. Reduce la ingesta de estos alimentos en tu dieta.

– Hidrátate adecuadamente: el agua es esencial en diversos procesos fisiológicos, incluido el adecuado funcionamiento del sistema digestivo, permitiendo a su vez, conservar una flora intestinal saludable.

– Evita el exceso de antibióticos: consumirlos cuando sea estrictamente necesario y siempre bajo la supervisión de un profesional de la salud, te ayudará a prevenir la destrucción innecesaria de bacterias beneficiosas.

– Disminuye los niveles de estrés: es un estado que afecta negativamente la salud de la flora intestinal. Recurre a la práctica de técnicas de relajación como el yoga o la meditación.

– Consulta a un profesional de la salud: cuando se evidencien alteraciones sobre tu flora intestinal o experimentes problemas gastrointestinales persistentes, es importante consultar a un médico para que diagnostique algún tipo de afección.  

Es importante destacar que, los prebióticos y postbióticos, desempeñan un papel importante en el equilibrio saludable de la microbiota intestinal. Por una parte, los prebióticos son nutrientes que alimentan a las bacterias beneficiosas, mientras que, los postbióticos son los productos metabólicos que generan estas bacterias, como los ácidos grasos de cadena corta. Incorporar prebióticos y consumir alimentos ricos en fibra es fundamental para mantener una microbiota intestinal en condiciones pertinentes. 

En definitiva, la microbiota que son las bacterias que conviven simbióticamente en nuestro organismo tienen un efecto beneficioso para la salud, para el funcionamiento adecuado de órganos o sistemas. Por ello, como lo resalta el doctor Londoño, es necesario tener una adecuada alimentación, para que estas bacterias puedan mantenerse y ejercer su efecto protector de la mucosa intestinal.

** Para la redacción de este artículo, contamos con el apoyo y orientación del profesional Germán Londoño, médico de los Centros Médicos Colmédica.

Puede interesarte: Alimentos naturales y procesados: ¿cuál es su diferencia?

Comparte
Ir al home