Skip to main content

Mitos y realidades del uso de flúor en los niños

María Carmiña Durán
Odontóloga pediatra de los Centros Médicos Colmédica.

A propósito del mes de los niños que se celebra en el mes de octubre, resulta pertinente abordar un tema como la salud oral, que a menudo genera diversas controversias. Existen afirmaciones que señalan que el cuidado dental debe comenzar incluso antes de que aparezca el primer diente y otras creencias arraigadas, estigmatizan el uso del flúor en las primeras etapas de la vida.

Es así como los fluoruros en odontología han generado cuestionamientos a lo largo del tiempo. Sin embargo, en la actualidad, los efectos del flúor en el control de las caries están respaldados por evidencia científica, tal como lo afirma la profesional María Carmiña Durán, odontóloga pediatra de los Centros Médicos Colmédica.

Precisamente, con el fin de responder a las diversas incógnitas que existen alrededor del uso -o no-, adecuado del flúor en la salud oral de los niños, la profesional Durán compartirá los mitos y creencias en torno al tema.

¿Qué es el flúor?

El flúor es un mineral que se encuentra en la naturaleza. Está presente en la mayoría de los suministros naturales de agua en niveles bajos y también en diferentes alimentos y por ello, “varios países han optado por la fluorización masiva de agua potable. Sin embargo, en Colombia este recurso natural no está fluorizado como medida de salud pública, siendo la sal el único vehículo colectivo de flúor en el país”, señala la profesional Durán.

Así mismo, el flúor también se hace presente -en bajas concentraciones- en alimentos de uso frecuente como: pescado, té, espinaca, naranja, arándanos, trigo, arroz, entre otros. Por tanto, su consumo es un hábito de las personas a diario, quienes ingieren concentraciones bajas provenientes de fuentes naturales (administración sistémica).

Entre tanto, en términos de salud dental, el flúor es conocido por su capacidad para fortalecer el esmalte dental y prevenir las caries y actúa en dos formas principales: 

– Sistémicamente: a través del agua potable fluorada.

– Aplicaciones tópicas: como pastas o cremas dentales y enjuagues bucales. Su uso se ha incrementado significativamente, como una herramienta efectiva en el control de la caries dental, una patología que se ha reconocido como un problema de salud pública.

Descubre un mundo de cuidado en salud con Colmédica. Explora nuestro portafolio con más de 15 planes de salud en servicios de medicina prepagada y conoce cómo podemos cuidar de ti y tu familia. ¡En Colmédica te queremos bien!

Beneficios del flúor en la salud oral de los niños

Entre los beneficios que tiene el uso del flúor en la salud dental de los niños se encuentran:

– Previene la formación de caries: el fluoruro es altamente efectivo en la progresión de las lesiones de caries. La fluorización se considera como un tratamiento activo o agente terapéutico y no solo como una medida preventiva.

– Fortalece el esmalte dental: gracias a los agentes que contiene el fluoruro y su capacidad de permanecer en el esmalte dental, se logra crear una protección más resistente contra los ácidos producidos por las bacterias en la boca.

– Revierte lesiones tempranas: el flúor permite revertir lesiones habituales de caries que se presentan en los primeros años del niño, facilitando la remineralización del esmalte dental debilitado.

Ver más
¿Qué es la paramnesia reduplicativa?

– Incentiva un desarrollo dental saludable: establecer un uso adecuado de flúor durante la infancia, permite mejorar la resistencia de los dientes frente a la caries en otras etapas de la vida. 

Puede interesarte: La importancia del control dental en los niños.

Mitos y realidades del uso de flúor en los niños

mitos-realidades-del-uso-de-fluor-en-niños
Alrededor del uso del flúor se han suscitado diferentes conceptos, sin embargo, estos son los mitos y realidades que la profesional Durán explica:

1. El uso de flúor en los niños puede ser contraproducente

Mito. Los productos con flúor son seguros y muy eficaces para prevenir y detener las caries en la infancia. Es importante resaltar que, siempre deben estar administrados de manera controlada y supervisada, ajustándose a las necesidades individuales de cada niño

2. Los niños no deben usar pasta dental con flúor

Mito. Los niños pueden y deben usar pasta dental con flúor, pero en cantidades adecuadas y bajo supervisión de un adulto. Es importante reconocer que el flúor es un medicamento, por lo tanto, no debe ser manipulado libremente por el niño, siempre debe estar bajo la supervisión de los padres o cuidadores. 

3. ¿Se puede utilizar el flúor en los niños sin la orientación de un profesional en salud oral?

Mito. Es muy importante establecer desde la consulta una educación a las familias (padres o cuidadores del menor) para lograr obtener el mayor beneficio anticariógeno, minimizando los riesgos.

4. Cada terapia de flúor debe diseñarse de manera individualizada

Verdad. Dependiendo de la edad y los factores de riesgo de caries de cada niño. No existen esquemas de fluorización universales que sean aplicables de manera generalizada a todas las poblaciones o edades. 

5. El uso del flúor puede sustituir el cepillado

Mito. Teniendo en cuenta que la caries dental es un proceso infeccioso multifactorial, el uso de los fluoruros hace parte de un portafolio de herramientas para el control de la caries, que incluye hábitos de higiene oral y nutricionales. Por tanto, el uso de fluoruros no sustituye al control mecánico (cepillado), sino que es un complemento.

6. Los enjuagues bucales con flúor son peligrosos para los niños

Mito. Los enjuagues bucales con flúor pueden ser beneficiosos para niños mayores que tienen la conciencia de su uso (para hacer gárgaras y escupir el enjuague sin tragarlo), caso contrario al de los más pequeños. No obstante, es importante siempre seguir las recomendaciones del dentista sobre el uso adecuado.

En definitiva, es importante destacar que, si bien el flúor es beneficioso en la prevención de caries en los niños, es esencial utilizarlo con moderación y bajo la supervisión de un profesional de la salud dental. Recuerda que el exceso en su uso puede llevar a afecciones que alteran la adecuada salud dental


Para la redacción de este artículo, contamos con el apoyo y orientación de la profesional María Carmiña Durán, odontóloga pediatra de los Centros Médicos Colmédica.

Puede interesarte: Mitos y realidades sobre la estimulación temprana.

 

Comparte
Ir al home