Skip to main content

Gingivitis: qué es, síntomas, causas y cómo prevenirla

La gingivitis es una enfermedad común que afecta la salud bucal de las personas. Se trata de una enfermedad que no distingue áreas específicas y puede manifestarse de manera generalizada en toda la cavidad bucal. A ello responde la importancia de una atención especializada para evitar su progresión hacia problemas más complejos. 

Con el fin de conocer las características de la gingivitis, el profesional Manuel Barrera, odontólogo de los Centros Médicos Colmédica, comparte cuáles son las causas, síntomas y prácticas preventivas para proteger la salud bucal de esta afección. 

Qué es la gingivitis

De acuerdo con el doctor Barrera, la gingivitis es el tipo de enfermedad periodontal que se observa con mayor frecuencia en los pacientes jóvenes. “Este tipo de afección impacta los tejidos blandos que rodean los dientes, manifestándose con síntomas distintivos como edema, sensibilidad, enrojecimiento y sangrado de las encías. Se encuentra muy asociada a la deficiente higiene bucal y a los cambios hormonales”, destaca.

De esta manera, la clave para comprender la gingivitis reside en la relación directa entre: acumulación de placa bacteriana e inflamación de encías. La ausencia de una rutina diaria de cepillado y uso de hilo dental, permite que estas bacterias se multipliquen y generen sustancias nocivas que pueden irritar significativamente el tejido gingival, desencadenando así la enfermedad. 

Cuando la gingivitis no se trata a tiempo, puede evolucionar hacia una etapa más avanzada conocida como periodontitis, una condición en la que los daños pueden volverse permanentes, afectando tanto a los dientes como a la mandíbula. La prevención y atención temprana son, por lo tanto, esenciales para proteger la integridad bucal a largo plazo.

Puede interesarte: Ortodoncia: más allá de la estética dental.

Factores de riesgo

Algunos de los factores que pueden aumentar el riesgo de sufrir gingivitis incluyen:

– Malos hábitos de cuidado bucal: la falta de una rutina adecuada, incluido el cepillado regular y el uso de hilo dental, es un factor primordial en el desarrollo de la gingivitis.

– Consumo de tabaco: fumar no solo compromete la salud en general, sino que también afecta la circulación sanguínea en las encías, aumentando el riesgo de presentar la enfermedad.

– Edad avanzada: a medida que se envejece la susceptibilidad a enfermedades bucales aumenta. 

– Boca seca: la ausencia de saliva, ya sea por condiciones médicas o medicamentos, crea un ambiente propicio para el crecimiento bacteriano.

– Mala alimentación: una dieta deficiente, especialmente carente de vitamina C, puede debilitar las defensas naturales de las encías.

– Problemas dentales: las restauraciones dentales mal ajustadas o dientes torcidos dificultan la limpieza adecuada, creando nichos propicios para la acumulación de placa bacteriana.

– Enfermedades y medicamentos: las condiciones que afectan la inmunidad, como leucemia, VIH o tratamientos oncológicos, así como ciertos medicamentos, pueden aumentar el riesgo de gingivitis.

– Cambios hormonales: como las alteraciones hormonales relacionadas con el embarazo, el ciclo menstrual o el uso de anticonceptivos orales pueden desencadenar respuestas inflamatorias en las encías.

– Factores genéticos: la predisposición genética también aumenta la prevalencia de desarrollar gingivitis.

– Enfermedades subyacentes: ciertas infecciones virales pueden comprometer la salud de las encías.

Es importante destacar, tal como lo señala el doctor Barrera, que, la placa actúa como el catalizador principal de la gingivitis al convertirse en un reservorio de bacterias. “Esta película invisible, aunque inicialmente imperceptible, se adhiere a los dientes y, con el tiempo, se convierte en una fuente de irritación para las encías. La acumulación de placa en las áreas de difícil acceso, especialmente entre los dientes y a lo largo de la línea de las encías, desencadena una respuesta inflamatoria”.

Ver más
Lesiones frecuentes de la mucosa oral en niños

Descubre un mundo de cuidado en salud con Colmédica. Explora nuestro portafolio con más de 15 planes de salud en servicios de medicina prepagada y conoce cómo podemos cuidar de ti y tu familia. ¡En Colmédica te queremos bien!

Síntomas de la gingivitis

 La gingivitis, a pesar de su desarrollo inicial sin dolor, evidencia su presencia a través de una serie de síntomas distintivos, entre ellos:

– Encías inflamadas o hinchadas: uno de los indicadores más evidentes de la gingivitis es la inflamación de las encías, que se manifiesta como un aumento en su tamaño y una sensación de hinchazón.

– Coloración rojo oscuro o violácea: las encías afectadas por la gingivitis tienden a adquirir un tono rojo oscuro o incluso violáceo, como respuesta inflamatoria del tejido.

– Sangrado al cepillarse o usar hilo dental: un síntoma típico es el sangrado fácil de las encías durante el cepillado dental o el uso del hilo dental. Es un indicador claro de la sensibilidad e inflamación de las encías.

– Mal aliento (halitosis): la presencia de gingivitis a menudo se asocia con el desarrollo de mal aliento persistente, causado por las bacterias presentes en la placa acumulada.

– Encías retraídas: a medida que la gingivitis avanza, las encías pueden retraerse exponiendo las raíces dentales. Este retroceso puede ser un signo de daño más avanzado en el tejido gingival.

– Sensibilidad en las encías: pueden volverse más sensibles al tacto y a estímulos externos, como alimentos fríos o calientes.

Reconocer estos síntomas tempranos es fundamental para abordar la gingivitis de manera eficaz. La atención temprana y la adopción de prácticas de higiene oral adecuadas son clave para revertir los efectos.

Cómo prevenir la gingivitis 

gingivitis como prevenirla
Preservar la salud de las encías y prevenir la gingivitis requiere una combinación de cuidados entre los que se encuentran: 

– Cepillado riguroso: existen diferentes métodos de cepillado dentario. La minuciosidad y la técnica son factores que determinan la eficiencia. Lo ideal es que realices movimientos suaves, pero completos, contribuye a eliminar la placa bacteriana y prevenir la inflamación de las encías.

– Uso del hilo dental: desempeña un papel crucial en la prevención de la gingivitis al limpiar las superficies dentarias proximales, donde el cepillo dental puede no alcanzar. Este método es eficaz para eliminar la placa dentobacteriana, evitando así la acumulación e irritación de las encías.

– Citas y controles odontológicos regulares: mantener citas y controles odontológicos constantes es una práctica esencial. Los profesionales de la salud oral pueden realizar limpiezas, identificar signos tempranos de gingivitis y brindar orientación sobre cómo mejorar tus técnicas de higiene oral.

– Dieta saludable: una alimentación equilibrada, rica en vitaminas y minerales, fortalece las defensas naturales de las encías. La vitamina C, en particular, desempeña un papel crucial en la salud gingival.

– Evitar el tabaco: dejar de fumar o evitar el tabaco contribuye significativamente a la salud bucal.

– Controlar enfermedades subyacentes: el manejo de condiciones médicas como la diabetes que pueden aumentar el riesgo de gingivitis es esencial.  

En definitiva, adoptar estas prácticas como parte de una rutina diaria y programar revisiones regulares con tu odontólogo, son hábitos fundamentales para prevenir la gingivitis y preservar unas encías saludables. 

Para la redacción de este artículo, contamos con el apoyo del profesional Manuel Barrera, odontólogo de los Centros Médicos Colmédica.

Puede interesarte: 8 consejos para cuidar la salud dental en adultos +60 años.

 

Comparte
Ir al home