Skip to main content

Consecuencias del uso de vapeadores

Horacio Giraldo.
Neumólogo de los Centros Médicos Colmédica.

El uso de vapeadores ha ido en aumento en los últimos años y aunque se promocionan como alternativas más saludables a los cigarrillos tradicionales o incluso para superar su adicción, son más las controversias que se han suscitado, especialmente, por los riesgos asociados a la salud de quienes lo consumen.

Pero ¿Realmente son menos perjudiciales que los cigarrillos convencionales? ¿Qué contienen? ¿Cómo funcionan? Estos son algunos de los interrogantes que se producen por el uso de estos dispositivos.

Con el fin de orientar acerca de las realidades que giran en torno a los vapeadores, el doctor Horacio Giraldo, neumólogo de los Centros Médicos Colmédica, comparte cuáles son las creencias y verdades sobre los vapeadores y el impacto que tiene en la salud de las personas que lo consumen.

¿Qué son los vapeadores?

Los vapeadores también conocidos como cigarrillos electrónicos o vaporizadores, son dispositivos electrónicos accionados por baterías recargables o desechables, que vaporizan una solución líquida (conocida como e-líquido o e-juice) para que la persona pueda inhalarla.

Es así como la solución que típicamente se presenta en un cartucho, contiene varias sustancias, entre ellas: nicotina, saborizantes y otros productos químicos. Puede estar disponible en una variedad de sabores y concentraciones de nicotina. En lugar de quemar tabaco como los cigarrillos tradicionales, funcionan calentando el líquido y convirtiéndolo en vapor que se inhala a través de una boquilla.

Así mismo, otro producto relacionado con el vapeo que se ha vuelto popular es el IQOS, un dispositivo que calienta tabaco real en lugar de quemarlo, lo que lo distingue de los cigarrillos electrónicos que vaporizan líquidos. El tabaco se pone en un cartucho especialmente diseñado y se calienta a una temperatura controlada para producir un vapor que se inhala.

¿Qué contienen los vapeadores?

Los vapeadores, de los cuales existen muchas marcas y variedades, pueden contener diferentes sustancias químicas, pero las principales son:

– Propilenglicol, glicerina vegetal o glicerol: utilizadas para crear la base líquida del e-líquido y producir vapor cuando se calienta.

– Nicotina: es una sustancia que produce dependencia y es la que contienen la gran mayoría de los vapeadores en diferentes concentraciones. Es un estimulante a nivel del sistema nervioso central.

– Saborizantes: se utilizan para agregar sabores y aromas al e-líquido, y pueden incluir sustancias químicas como acetona, diacetil y acetoína. Sustancias que al ser inhaladas pueden producir daños a las células que cubren la parte interna de los bronquios, el llamado epitelio bronquial.

– Aditivos: los diferentes vapeadores pueden contener sustancias adicionadas para mejorar la experiencia de vapeo, la producción de vapor o la estabilidad del líquido.

Consecuencias del uso de vapeadores

 De acuerdo con el doctor Giraldo, lo primero que se debe saber es que los daños a largo plazo en la salud producidos por los vapeadores no están completamente estudiados, debido al poco tiempo que llevan en el mercado. “Para que se hubiera reconocido el daño producido por el cigarrillo en el pulmón, tal como la ‘Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica’ (EPOC) o el cáncer de pulmón, se tomó más de 20 años de uso continuo”, destaca.

El uso de vapeadores ha tenido efectos a corto plazo como quemaduras en la cara y otras partes del cuerpo producidas por la explosión de los dispositivos. Pero también afecciones a la salud como:

– Epiglotitis (inflamación de la epiglotis).

– Intoxicación aguda por nicotina.

– Daño hepático.

– Enfermedades pulmonares como: neumonía eosinofílica, hemorragia alveolar difusa, neumonitis por hipersensibilidad y neumonía organizativa.

– Asma severa.

Así mismo, “hasta el 18 de febrero del 2020, se habían notificado a los Centros de Control de Enfermedades (CDC) un total de 2807 casos de pacientes hospitalizados por lesiones pulmonares o muertes relacionadas al uso de cigarrillos electrónicos o vapeo (EVALI) en los 50 estados de Estados Unido. El Distrito de Columbia y dos territorios estadounidenses (Puerto Rico y las Islas Vírgenes de los Estados Unidos)”, destaca el doctor Giraldo.

Puede interesarte: Los cambios positivos que trae dejar el tabaco.

Mitos y verdades del uso de vapeadores

vapeadores-consecuencias
Existen diversas creencias alrededor del uso de vapeadores generados principalmente por información sesgada y por la falta de una explicación científica. A continuación, el doctor Giraldo las expone:

Ver más
Guía de autocuidado para las personas cuidadoras

“Los vapeadores son completamente seguros”

Desde su lanzamiento al mercado, realizado sin estudios preclínicos de toxicidad ni efectos a largo plazo porque son considerados productos del tabaco y no dispositivos médicos, se trató de dar la idea que eran menos dañinos. Sin embargo, se ha comprobado que contienen sustancias de toxicidad pulmonar conocida y documentada científicamente incluso a corto plazo. Faltan estudios de consumo a largo plazo para conocer completamente sus efectos.

“Los vapeadores son una buena manera de dejar de fumar”

Los vapeadores han sido promocionados como una forma de suspender el cigarrillo y poder consumir nicotina en sitios donde está prohibido fumar. La mayoría de los estudios realizados con el fin de saber si es efectivo para dejar de fumar, no han demostrado que sean efectivos. Por el contrario, una cantidad importante de personas que lo utilizan, termina consumiendo los dos sistemas, con el consiguiente aumento en la ingesta de nicotina, lo que puede ser aún más perjudicial para la salud.

“Los vapeadores no contienen nicotina o contienen menos nicotina”

La mayoría de los líquidos para vapeadores contienen nicotina, que es un estimulante adictivo que puede afectar el cerebro y la salud cardiovascular. Si bien es cierto que algunos dispositivos no contienen nicotina, la mayoría sí la contienen, en concentraciones variables, lo que hace que la persona pueda escoger su dosificación, y de esa forma consumir más o menos nicotina según el nivel de adicción y necesidad de nicotina.

“Los vapeadores son inofensivos para los no fumadores”

Aunque el humo de vapeo puede ser menos perjudicial que el humo del tabaco, aún puede contener sustancias químicas tóxicas que pueden afectar a los no vapeadores expuestos al vapor de otros y causar efectos negativos en la salud. El vapor del cigarrillo electrónico contiene sustancias químicas tóxicas, como formaldehído, acetaldehído, acroleína y otros compuestos orgánicos volátiles. Estas sustancias pueden ser liberadas en el aire y ser inhaladas por las personas cercanas al vapeador.

“Los vapeadores no son adictivos”

Los líquidos para vapeadores que contienen nicotina son altamente adictivos y pueden llevar a la dependencia física y psicológica.

Es importante tener en cuenta, como se mencionó, que los estudios sobre los vapeadores aún están en curso y se necesita más investigación para comprender completamente los efectos a largo plazo en la salud.

Daños nocivos del uso de vapeadores

– Enfermedades respiratorias: Las sustancias contenidas en las cápsulas de los vapeadores producen daños agudos en los pulmones que pueden llevar a la hospitalización o incluso la muerte. El uso prolongado de estos dispositivos provoca irritación y daño a los pulmones, así como el desarrollo de enfermedades respiratorias crónicas, como la bronquitis crónica.

– Daño en las células y el ADN: se ha documentado que los compuestos químicos del vapor del cigarrillo electrónico pueden causar daño en las células y el ADN, lo que aumenta el riesgo de cáncer.

– Enfermedades cardiovasculares: puede aumentar el riesgo de enfermedades cardiovasculares, como la hipertensión arterial, la enfermedad arterial coronaria y el accidente cerebrovascular.

– Toxicidad por nicotina: las personas que usan vapeadores están expuestas a niveles elevados de nicotina, lo que puede provocar síntomas como náuseas, mareos, dolor de cabeza y aumento del ritmo cardíaco.

– Exposición a sustancias químicas tóxicas: como el formaldehído, el acetaldehído y la acroleína, que pueden tener efectos negativos en la salud.

En definitiva, es importante que las personas que no se han iniciado en el uso de vapeadores no lo hagan, dado que la nicotina es una sustancia muy adictiva, y fácilmente lleva a su uso permanente. Entre tanto, las que ya se han iniciado en el vapeo, lo ideal es suspenderlo, para lo cual hay diferentes formas: suspensión abrupta o disminución progresiva en el número de vapeos diarios hasta llegar a un momento en que se suspenda definitivamente.

Puede interesarte: Consejos para prevenir el cáncer de pulmón.

Comparte
Ir al home