Skip to main content

Consejos para prevenir el cáncer de pulmón

Edgar Flórez.
Neumólogo de los Centros Médicos Colmédica.

El “Día Internacional de la Lucha Contra el Cáncer de Pulmón”, es una fecha que tiene como propósito alertar y concientizar acerca de uno de los cánceres más comunes en el mundo y que causó la muerte a cerca de 1.8 millones de personas en 2020, de acuerdo con la OMS. Esta enfermedad que suele no presentar síntomas en sus estados iniciales, es un tumor silencioso que puede extenderse y afectar a otros órganos del cuerpo.

En Colombia, de acuerdo con la Cuenta de Alto Costo del Ministerio de Salud y Protección Social, se estimaron diagnósticos de 4.568 casos de cáncer de pulmón ‘in situ’ e invasivos, con una incidencia de 13 personas por cada 100.000 habitantes. Cifras impactantes que advierten sobre la importancia de la prevención y el diagnóstico temprano, con el fin de revertir la incidencia de esta enfermedad.

Razones suficientes para conocer más sobre esta patología y que el doctor Edgar Flórez, neumólogo de los Centros Médicos Colmédica, explica en detalle para entender sus síntomas, factores de riesgo y recomendaciones para prevenir las probabilidades de padecerlo.

¿Qué es el cáncer de pulmón?

De acuerdo con el doctor Flórez, el cáncer de pulmón es una proliferación acelerada y descontrolada de las células que revisten los bronquios que se alojan dentro del tejido pulmonar o en los alvéolos.  Es así como este cáncer que inicia en los pulmones puede expandirse a los órganos como los ganglios linfáticos u otras partes del cuerpo, como el cerebro.

Los cánceres de pulmón por lo general se clasifican en dos tipos:

– Cáncer pulmonar de células pequeñas: se trata de un tipo de cáncer que tiene un crecimiento rápido, es el más agresivo. Es común en personas que tienen el hábito de fumar.

– Cáncer de pulmón de células no pequeñas: generalmente crece y se disemina más lentamente. Es común en personas que estuvieron expuestas a altos niveles de contaminación del aire, antecedentes de radioterapia a los pulmones o aquellos que estuvieron en contacto con químicos como asbesto o radón.

Factores de riesgo

cancer-pulmon-sintomas
Son varios los factores de riesgo que inciden en el padecimiento de la enfermedad. Sin embargo, el tabaquismo es la causa de la mayor parte de los cánceres de pulmón, que se suma a factores como:

– Fumar: es el principal factor de riesgo, debido a los componentes tóxicos que contiene el tabaco. Se estima que es el causante de 9 de cada 10 casos de cáncer de pulmón.

– Fumador pasivo: tan dañino como ser un fumador activo, lo es para aquellas personas que inhalan los componentes nocivos que tiene el tabaco, al estar expuestos a los mismos agentes cancerígenos de los fumadores.

– Antecedentes familiares: aquellas personas que han tenido casos de cáncer de pulmón en la familia, tienen un mayor riesgo de presentar la enfermedad. Es importante realizar chequeos constantes para prevenir el desarrollo de esta patología.

– Exposición al asbesto y otras sustancias carcinógenas: que se realiza por aspectos laborales y que llevan a una interacción constante con estos agentes. Metales como: arsénico, cromo y níquel, contribuyen a aumentar el riesgo.

– Radiaciones por radioterapia: cuando se han llevado tratamientos de esta índole en el pecho por otro tipo de cáncer, se aumenta el riesgo de presentar cáncer de pulmón.

Ver más
Cólicos menstruales: consejos para aliviar el dolor

– Cicatrices pulmonares por infecciones antiguas: causadas por enfermedades que se presentaron anteriormente, pueden derivar en una mayor probabilidad de padecer la enfermedad.

Puede interesarte: Los cambios positivos que trae dejar el tabaco.

Síntomas del cáncer de pulmón

Si bien el cáncer del pulmón se caracteriza por ser una enfermedad que es silenciosa en sus primeras etapas, cuando alcanza otros estadios de desarrollo, presenta síntomas que tienden a complicarse, entre ellos:

– Tos sin causa aparente.

– Falta de aire, que puede llegar hasta bloquear las vías respiratorias principales.

– Dolor constante en el pecho, que puede afectar otras áreas del cuerpo como los huesos, provocando dolores intensos.

– Tos con sangre (hemoptisis): una señal que puede indicar un estado avanzado de la enfermedad.

– Pérdida de la voz con ronquera constante.

– Dificultad para comer.

– Distensión de las venas del cuello y la cara.

Es importante indicar que en la medida en que el cáncer de pulmón empieza su proceso de diseminación puede provocar dolor, náuseas, dolores de cabeza u otras manifestaciones, que deben ser valoradas de inmediato por un especialista de la salud.

Consejos para prevenir el cáncer de pulmón

La mejor manera de reducir las probabilidades de tener cáncer de pulmón es adoptar hábitos que mantengan el bienestar de tu organismo. Algunas recomendaciones son:

–         Realizar ejercicio: practicar alguna actividad física protege contra el cáncer de pulmón. Se recomienda que lo realices al menos tres veces a la semana durante una hora. Caminar, montar en bici o bailar, son algunas de las actividades que puedes realizar.

–         Dejar el cigarrillo: si fumas nunca es tarde para dejarlo. Los beneficios y años de vida que le darás a tus pulmones son extraordinarios para tu salud. Si necesitas asesoría profesional para lograrlo, no dudes en hacerlo; existen numerosos métodos que te ayudarán.

–         Evitar ser un fumador pasivo: protege las zonas donde usualmente convives, trabajas o compartes con amigos y familiares. Evita lugares donde las personas suelen fumar.

–         Mantener una buena alimentación: sigue una dieta rica en frutas y vegetales que te ayuden a reducir el riesgo de desarrollar cáncer de pulmón. Elige alimentos ricos en vitaminas y nutrientes.

–         Consulta cuando existan antecedentes familiares: uno de los factores de riesgo es por esta causa, por tanto, cuando existan, es importante que realices chequeos constantes para prevenir o tratar a tiempo la enfermedad.

–         Protege tu organismo: cuando tengas una exposición a sustancias cancerígenas en el trabajo como: asbesto, arsénico, cromo o níquel, toma las medidas pertinentes para tu protección.

En definitiva, la prevención y el diagnóstico a tiempo, son las claves para reducir el impacto y las probabilidades de padecer la enfermedad. Adoptar hábitos de vida saludable, como evitar el tabaquismo, ejercitarse o mantener una alimentación sana, además de prevenir el cáncer de pulmón, le dará a tu organismo bienestar y muchos años de vida.

Puede interesarte: Obstrucción en las vías respiratorias: primeros auxilios.

 

 

 

 

 

Comparte
Ir al home