Skip to main content

Estrabismo: claves para descifrar esta condición visual

El estrabismo es una condición visual que puede manifestarse tanto en la infancia como en la edad adulta, y que va más allá de los ojos cruzados que se suele asociar con una bizquera. Es importante comprender las alteraciones de esta afección, ya que, pese a no ser un trastorno ocular severo, puede desencadenar complicaciones que no deben ser subestimadas.

De esta manera, más allá de la simple estética, el estrabismo llega a afectar la calidad visual de muchas personas. Por ello, es importante abordar las causas, especialmente en la infancia, y corregirlas lo antes posible en los niños, ya que esto aumenta las posibilidades de un tratamiento exitoso.

Para conocer más sobre el estrabismo, sus posibles causas, síntomas, métodos de diagnóstico y medidas preventivas, el profesional Alejandro Gómez, médico oftalmólogo adscrito de los Centros Médicos Colmédica, comparte su percepción para comprender mejor esta condición. 

¿Qué es el estrabismo?

El estrabismo según el doctor Gómez, se define como “la condición en la cual los ojos no se encuentran alineados correctamente, lo que provoca que apunten en direcciones diferentes. Esto ocasiona que uno de los ojos se dirija hacia el frente mientras que el otro se desvía hacia adentro, afuera, arriba o abajo, resultando en una falta de coordinación ocular”. 

Existen varios tipos de estrabismo, entre los cuales se incluyen:

– Convergente: también conocido como endotropia. Caracterizado por la desviación hacia adentro de uno de los ojos.

– Divergente o exotropia: en esta condición uno de los ojos se desvía hacia afuera, comúnmente referido como «ojos bizcos».

– Vertical: implica la desviación hacia arriba o hacia abajo de uno de los ojos.

– Alternante: los ojos alternan entre el desvío, es decir, uno puede desviarse en un momento y el otro en otro momento.

– Paralítico: ocurre cuando los músculos que controlan el movimiento de los ojos están debilitados o paralizados.

– Intermitente: el desvío de los ojos puede ocurrir ocasionalmente y no de manera constante.

Causas del estrabismo

El estrabismo puede tener una causa única o puede ser el resultado de una combinación de factores. En muchos casos, la causa exacta puede ser difícil de determinar y requerir la evaluación de un oftalmólogo. Algunas de las causas más comunes son: 

– Problemas de los músculos oculares: si los músculos que controlan el movimiento de los ojos no funcionan correctamente, puede provocar estrabismo.

– Problemas de la visión: la visión desigual en los ojos, como la miopía, hipermetropía o astigmatismo, puede causar estrabismo.

– Factores genéticos: puede tener una predisposición genética, lo que significa que es más probable que alguien lo desarrolle si hay antecedentes familiares de la condición.

– Lesiones oculares: traumatismos en el ojo o en el área alrededor.

– Enfermedades neurológicas: algunas condiciones neurológicas, como parálisis cerebral o accidentes cerebrovasculares, pueden afectar los nervios que controlan los movimientos oculares.

– Problemas de desarrollo: el estrabismo puede desarrollarse durante la infancia debido a problemas en el desarrollo visual.

Puede interesarte: Degeneración macular: cómo impacta tu visión.

Síntomas del estrabismo

estrabismo sintomas
Los síntomas del estrabismo pueden variar dependiendo de la persona y la gravedad del problema. Entre los signos más frecuentes se encuentran:  

– Desviación de los ojos: es uno de los síntomas más evidentes. Es cuando los ojos no están alineados correctamente. Puedes notar que uno de los ojos está mirando en una dirección diferente a la del otro.

– Visión doble: también conocida como diplopía. Es una sensación de ver dos imágenes en lugar de una. Ocurre cuando los ojos no están alineados y el cerebro recibe dos imágenes diferentes.

– Fatiga ocular: el esfuerzo para tratar de alinear los ojos puede causar fatiga visual, especialmente después de períodos de concentración visual prolongada.

– Entrecerrar los ojos: algunas personas con estrabismo pueden entrecerrar los ojos o torcer la cabeza para tratar de enfocar mejor.

– Problemas de percepción del espacio: se puede afectar la percepción del espacio y la profundidad, lo que puede hacer que sea difícil juzgar la distancia o la ubicación de los objetos.

– Dolor de cabeza: en algunos casos, el estrabismo puede provocar dolores de cabeza, especialmente si se hace un esfuerzo visual constante para compensar la desviación de los ojos.

Es importante tener en cuenta que no todas las personas con estrabismo experimentan todos estos síntomas, y algunos pueden tener síntomas adicionales. Si sospechas que tú o alguien que conoces podría tener estrabismo, es importante consultar a un oftalmólogo para una evaluación completa y un tratamiento adecuado.

Importancia de la detección temprana 

La detección temprana del estrabismo, especialmente en los niños, es fundamental por varias razones importantes:

Ver más
Aparatología en la ortodoncia: ¿qué debes saber?

– Desarrollo visual adecuado: durante los primeros años de vida, el cerebro del niño está en una etapa crítica de desarrollo visual. Si se detecta y trata el estrabismo temprano, hay una mejor oportunidad de corregir cualquier problema de alineación ocular y permitir que el sistema visual se desarrolle adecuadamente.

– Prevención de la ambliopía: el estrabismo no tratado puede llevar a la ambliopía, también conocida como «ojo perezoso». En la ambliopía, el cerebro ignora la señal visual del ojo desviado y se enfoca principalmente en la señal del ojo dominante. La detección temprana previene la ambliopía al ayudar a los dos ojos a trabajar juntos de manera efectiva.

– Mejora del pronóstico de tratamiento: cuanto antes se detecte y se trate el estrabismo, mejores serán los resultados del tratamiento. Hay una mayor probabilidad de corregir la alineación ocular y evitar complicaciones a largo plazo.

– Impacto emocional y social: el estrabismo puede afectar la autoestima y la confianza en sí mismo de un niño, especialmente si es evidente y afecta su apariencia. El tratamiento ayuda a evitar problemas emocionales y sociales relacionados con la condición.

Descubre un mundo de cuidado en salud con Colmédica. Explora nuestro portafolio con más de 15 planes de salud en servicios de medicina prepagada y conoce cómo podemos cuidar de ti y tu familia. ¡En Colmédica te queremos bien!

Claves para prevenir el estrabismo

En muchos casos, el estrabismo no se puede prevenir debido a que puede ser causado por una combinación de factores genéticos, desarrollo anormal del sistema visual, lesiones oculares o neurológicas, entre otros. Sin embargo, hay algunas medidas que pueden ayudar a reducir el riesgo o a detectarlo temprano:

– Exámenes regulares de la vista: es importante que los niños y adultos se sometan a exámenes regulares de la vista con un oftalmólogo u otro profesional de la salud ocular. Esto puede ayudar a detectar problemas de visión, incluido el estrabismo, en etapas tempranas.

– Tratamiento oportuno de problemas de refracción: si se identifican problemas de refracción, como miopía, hipermetropía o astigmatismo, es importante corregirlos con anteojos o lentes de contacto según lo recomendado por un profesional de la salud ocular. 

– Control de factores de riesgo: algunos factores de riesgo, como antecedentes familiares, prematuridad o condiciones neurológicas, pueden aumentar la probabilidad de desarrollar estrabismo. Si hay antecedentes familiares o factores de riesgo conocidos, es importante estar alerta a los signos y realizar exámenes visuales regulares.

– Atención prenatal y perinatal: durante el embarazo y el parto, recibir atención médica prenatal adecuada y seguir las recomendaciones del médico puede ayudar a reducir el riesgo de complicaciones que podrían aumentar la probabilidad de estrabismo en el bebé.

¿Cómo se diagnostica el estrabismo?

El diagnóstico del estrabismo generalmente lo realiza un oftalmólogo o un especialista en oftalmología pediátrica. Aquí hay algunas formas comunes en las que se puede diagnosticar

– Examen visual: el médico realizará un examen visual completo para evaluar la agudeza visual, la alineación ocular, la capacidad de enfoque y otros aspectos del sistema visual.

– Pruebas de alineación ocular: se pueden realizar pruebas simples, como la prueba de cobertura, para evaluar la alineación de los ojos. Durante esta prueba, el médico cubrirá uno de los ojos del niño mientras observa el movimiento del otro ojo. Esto puede revelar si hay algún desvío ocular presente.

– Pruebas de reflejos: se pueden utilizar luces y otros dispositivos para observar los reflejos de los ojos y determinar si los músculos oculares están funcionando correctamente.

– Examen de fondo de ojo: se puede realizar un examen del fondo de ojo para evaluar la salud de la retina y descartar otras condiciones oculares que puedan estar contribuyendo al estrabismo.

– Evaluación de la visión binocular: se pueden realizar pruebas para evaluar cómo ambos ojos trabajan juntos, incluida la capacidad de percibir la profundidad y la visión en tres dimensiones.

– Historial médico y familiar: el médico también puede hacer preguntas sobre el historial médico del niño y de la familia para identificar posibles factores de riesgo genéticos u otras condiciones médicas que puedan contribuir al estrabismo.

Si bien no se puede garantizar la prevención completa del estrabismo, tal como lo señala el doctor Gómez, estas medidas pueden ayudar a identificar la condición temprano y tratarla de manera oportuna, lo que puede mejorar las perspectivas de tratamiento y reducir la probabilidad de complicaciones a largo plazo.

Para la redacción de este artículo, contamos con el apoyo del profesional Alejandro Gómez, médico oftalmólogo adscrito de los Centros Médicos Colmédica.

Puede interesarte: 5 consejos para mejorar tu salud visual.

Comparte
Ir al home