Skip to main content

Hernias: la importancia de tratarlas a tiempo

Las hernias suelen ser afecciones comunes entre las personas, algunas son inofensivas, pero requieren atención; otras pueden resultar incómodas y hasta peligrosas. Generalmente, producen una protuberancia localizada en el abdomen o la ingle y aunque no suelen producir síntomas molestos, los dolores abdominales pueden ser indicio de un problema grave.

Existen diferentes tipos de hernia y su diagnóstico es de fácil pronóstico. Sin embargo, cuando se presentan síntomas, es necesario realizar una consulta con el especialista sin postergación, pues con el paso del tiempo se pueden sumar otras patologías que aumentan el riesgo de complicaciones. La intervención quirúrgica de una hernia es sencilla y mínimamente invasiva; incluso puede ser ambulatoria.

El doctor Jorge Mario Roselli, cirujano de los Centros Médicos Colmédica, comparte cuáles son las causas, síntomas y factores de riesgo que inciden en la formación de las hernias.

¿Qué son las hernias?

De acuerdo con el doctor Roselli las hernias son defectos de la pared abdominal que aparecen por lo general en la ingle o en el ombligo y se manifiestan como una zona abombada de dicha pared abdominal en el sitio de la hernia. Son comunes tanto en niños y adultos; algunas veces son asintomáticas, pero deben ser evaluadas cuando son grandes y dolorosas o limitan la actividad física regular.

Los defectos de la pared pueden generarse en personas que en su trabajo realizan actividad física con levantamiento de peso diario, quienes hacen deporte de alto impacto con esfuerzos importantes en sus rutinas de ejercicios, tosedores crónicos, personas que presentan problemas para ir al baño regularmente y aquellos que tienen una historia familiar de hernias.

De otra parte, la forma más frecuente para detectarlas es la palpación por medio del examen físico abdominal. A su vez, existe mayor riesgo de desarrollarlas a medida que se incrementan los años, siendo más común en los hombres.

Tipos de hernias

Los defectos de la pared abdominal se denominan de acuerdo al sitio anatómico en la que se encuentren, siendo los más comunes:

– Femoral: se presenta una protuberancia en la parte superior del muslo al nivel de la ingle, cuando una parte del intestino ejerce presión a través del conducto femoral y se aloja allí. En los hombres puede llegar hasta el escroto, y se da con más frecuencia en las mujeres.

– Umbilical: es la protrusión del contenido de la cavidad abdominal por un punto del área umbilical. Generalmente, se detecta si al hacer fuerza sobresale un bulto en esta zona o pequeños nódulos y si se siente dolor. Es muy común en niños y personas obesas.

– Epigástrica: tienen lugar en la parte superior del abdomen cuando un segmento de los intestinos pasa a través de los músculos que están entre el ombligo y el pecho y se aloja allí formando una hinchazón que se puede ver y palpar. Se produce por causas congénitas o por debilitamiento de la pared abdominal.

Ver más
Depresión posparto: importancia del apoyo familiar

– Incisional: se puede originar en un área determinada después de una cirugía y se causa cuando hay alguna falla en los puntos de la sutura o en las inmediaciones donde se intervino. La hernia aparece también si en el postoperatorio se realiza algún esfuerzo, o por mala cicatrización.

Puede interesarte: Estreñimiento: las claves para su tratamiento.

Síntomas de las hernias 

Algunas de las manifestaciones de las hernias pueden ser dolor no tan intenso en la zona afectada, posterior a la realización de actividades físicas; molestia que se repite con cierta frecuencia en la misma zona. Otras veces, se manifiesta con sensación de masa sobre la zona que tiende a desaparecer y puede variar con la posición,al estar mucho tiempo de pie.

En otras ocasiones, la masa se siente de manera permanente y genera dolor al tacto. Una situación que se considera de urgente valoración médica, sobre todo, cuando la dolencia no mejora con el reposo. También, se pueden presentar cambios de coloración de la piel en la zona, vómito y abombamiento permanente.

En casos de hernia femoral o umbilical, cuando parte del intestino queda atrapado por mucho tiempo, estos síntomas se agravan, generando estrangulación, lo que requiere intervención inmediata.

Tratamiento de las hernias 

Que-son-las-hernias

En general, el tratamiento de las hernias es quirúrgico. No obstante, si se trata de una hernia pequeña que no está causando molestias, el médico podría sugerir esperar para controlarla. Entre tanto, cuando se presenta una hernia grande que está causando dolores constantes, la cirugía es la mejor manera de aliviar las molestias y evitar complicaciones graves, para lo cual hay dos tipos de operaciones:

– Reparación abierta de la hernia: es un procedimiento en el cual se puede realizar una anestesia general, local o sedación. En la operación se hace una incisión sobre la ingle para desplazar el tejido que sobresale al interior del abdomen, puede ser laparoscópica o convencional.

– Reparación mínimamente invasiva: este procedimiento requiere de anestesia general. La intervención se realiza a través de varias incisiones pequeñas en el abdomen con instrumentos laparoscópicos para reparar la hernia. Es un método que permite al paciente tener menos molestias y retornar más rápido a sus actividades habituales.

La mejor manera de prevenir un problema de hernias es no levantar objetos pescados mayores a 12 kilos sin ayuda, hacer un tratamiento controlado para la enfermedad pulmonar obstructiva crónica y mantener un peso adecuado, que   son acciones que ayudan a prevenir los defectos de la pared abdominal.

Puede interesarte: ¿Artritis reumatoide u osteoartritis? Reconoce la diferencia.

Comparte
Ir al home