Skip to main content

Hipotiroidismo: conoce cómo identificarlo y tratarlo

El hipotiroidismo es una enfermedad que afecta aproximadamente entre el 2 % y 4 % de la población colombiana, siendo más frecuente a mayor edad, y en mujeres, con una relación hombre a mujer de 1:5. Si se incluye al hipotiroidismo subclínico, el porcentaje de personas afectadas puede elevarse entre un 10 % y 20 %.

Cifras que son estimadas por los estudios realizados por el doctor Iván Escobar, endocrinólogo de los Centros Médicos Colmédica, quien a continuación comparte cuáles son las características de la enfermedad, sus síntomas y la manera de tratarla para mitigar su impacto en la salud de los pacientes.

¿Qué es el hipotiroidismo?

El hipotiroidismo también conocido como tiroides hipoactiva es una afección que ocurre cuando la tiroides no produce suficientes hormonas tiroideas, específicamente la T3 y la T4, requeridas para regular el metabolismo de todo el organismo. Entre los tipos de hipotiroidismo se encuentran:

– Hipotiroidismo primario: se presenta cuando el daño o el defecto es de la misma glándula tiroidea.

– Hipotiroidismo secundario: se manifiesta cuando el daño está en la hipófisis, lugar donde se produce la hormona estimulante de tiroides, o TSH, hormona que como su nombre lo indica, estimula la producción de las hormonas tiroideas.

– Hipotiroidismo terciario: es cuando el daño está a nivel del hipotálamo, lugar donde se produce la TRH u hormona liberadora de TSH.

También puede ocurrir hipotiroidismo cuando, aún habiendo la suficiente cantidad de hormonas tiroideas, éstas no actúan bien por un defecto en los receptores de las mismas.

Es importante señalar que, aunque no hay forma de prevenir el hipotiroidismo, de acuerdo con el doctor Escobar, existen estudios que señalan que el selenio puede disminuir la progresión al hipotiroidismo clínico en aquellos pacientes que tienen anticuerpos antitiroideos positivos o tienen hipotiroidismo subclínico. No obstante, no es un tratamiento formalizado actualmente.

Así mismo, una dieta sin gluten puede prevenir el hipotiroidismo, pero esto no ha sido demostrado fehacientemente. Igualmente, cabe señalar que es recomendable evitar el exceso de yodo. Particularmente en Colombia la sal contiene grandes cantidades de yodo, por lo que es perentorio que las personas consuman moderadamente sal con los alimentos.

Causas del hipotiroidismo

En Colombia, la principal causa de hipotiroidismo es la tiroiditis autoinmune o de Hashimoto (afección causada por una reacción del sistema inmunitario contra la glándula tiroides). Según estudios del doctor Escobar, 2 de cada 3 personas con hipotiroidismo en el país tienen como causante a la tiroiditis de Hashimoto. Otras procedencias son:

– Ablación de la glándula tiroidea: ya sea por cirugía realizada por un tumor en la tiroides o por tratamiento con yodo radioactivo para controlar alguna enfermedad.

– Tratamiento con ciertos medicamentos: como por ejemplo la amiodarona, medios de contraste yodados o litio.

– Lesiones malignas o infecciosas: que llegan a comprometer la hipófisis y/o hipotálamo, así como por cirugías a dicho nivel.

– Hipotiroidismo congénito: que puede detectarse al nacimiento. Ocurre generalmente porque el recién nacido carece de tiroides, con solo la mitad de dicha glándula o porque se ubica en otro sitio distinto a la base del cuello (por ejemplo, en la base de la lengua).

Vale la pena señalar que en muchas partes del mundo la causa principal de hipotiroidismo es la deficiencia de yodo, la cual además se acompaña de bocio (aumento del tamaño de la tiroides). En Colombia desde hace más de 70 años existe un programa de entrega de yodo a la población a través de la sal que consumimos, la que llamamos sal yodada.

A su vez, es frecuente encontrar personas que presentan hipotiroidismo transitorio a causa de una tiroiditis subaguda, la cual puede ocurrir después de un parto, por un virus que inflama la tiroides o por la presencia de anticuerpos dirigidos contra la tiroides.

Factores de riesgo del hipotiroidismo

Entre los factores de riesgo más comunes en pacientes que presentan esta afección se encuentran:

– Vivir en regiones del mundo donde aún exista deficiencia de yodo.

– Tener antecedentes familiares de hipotiroidismo.

Ver más
Cómo retornar a la presencialidad en el colegio de manera segura

– Antecedentes de una enfermedad autoinmune. Por ejemplo: diabetes tipo 1, lupus eritematoso, artritis reumatoidea, vitíligo, entre otras.

– Poseer anticuerpos antiperoxidasa y antitiroglobulina positivos.

– Estar cursando o haber tenido una tiroiditis subaguda.

– Haber recibido yodo radioactivo.

– Estar en zonas cercanas a accidentes nucleares (ejemplo: Chernóbil, Ucrania).

– Tener cirugías de la tiroides o de la base del cráneo que comprometan hipófisis y/o hipotálamo.

– Recibir dosis altas de yodo a través de medicamentos (ejemplo: amiodarona), por medios de contraste o por gargarismos con compuestos como el Isodine.

Puede interesarte: Mitos y realidades sobre la estimulación temprana.

Síntomas del hipotiroidismo

 Cuando hay “franco hipotiroidismo”, o “hipotiroidismo clínico” los síntomas más frecuentes en los pacientes son:

– Piel seca, estreñimiento y pérdida del estado de ánimo.

– Caída recurrente y fácil del cabello.

– Sensibilidad al frío.

– Falta de rendimiento en las actividades cotidianas (escolares o laborales).

– Aumento de peso.

– Alteraciones en el ciclo menstrual, infertilidad, frecuencia cardíaca lenta.

– En los hombres la TSH (hormona estimulante de la tiroides) está elevada, generalmente mayor de 10 mUI/ml, y la T4 libre está normal-baja o muy baja.

Es importante señalar en este aspecto que, la mayoría de personas a las cuales se les diagnostica hipotiroidismo no presentan síntomas, o éstos son muy sutiles. Un suceso que se denomina hipotiroidismo subclínico, y que se detecta cuando se ordena una TSH que resulta ligeramente elevada (entre 4 y 10 mUI/ml). En recién nacidos, el hipotiroidismo congénito puede llevar a un estado de severa deficiencia mental, si no es detectado y tratado a tiempo.

Diagnóstico del hipotiroidismo


Para el diagnóstico de hipotiroidismo lo primero es que el profesional de la salud que atiende el caso tenga una alta sospecha y seguridad de su presencia ante ciertos síntomas. Bien sea, por los antecedentes que presente el paciente o porque palpó un bocio o crecimiento de la tiroides. Ante tal caso, el médico por lo general ordena dos clases de exámenes básicos:

–   Prueba de la TSH (hormona estimulante de la tiroides): se trata de la más importante y sensible para el hipotiroidismo. Mide la cantidad de tiroxina (T4) que debe producir la tiroides.

–   Prueba de T4: son pruebas simples que miden la cantidad de T4 que se encuentra en la sangre disponible para entrar en las células.

Si dichos exámenes resultan alterados, lo más apropiado es solicitar anticuerpos antiperoxidasa y antitiroglobulina para evidenciar la presencia de tiroiditis. La ecografía no sirve para diagnosticar hipotiroidismo, pero se puede solicitar si el médico encuentra bocio con o sin nódulos. Por su parte la gamagrafía de tiroides no sirve en estas circunstancias.

Tratamientos para el hipotiroidismo

El tratamiento del hipotiroidismo clínico, ya sea de origen primario o hipotálamo-hipofisiario, es a través de cápsulas de Levotiroxina o T4, la cual debe tomarse 30 a 60 minutos antes del desayuno, solo agua, y evitando tomarla con otros medicamentos o suplementos como multivitaminas o calcio.

El médico ordenará la dosis de acuerdo a la causa, edad y peso corporal del paciente. Al cabo de 6 a 8 semanas, se irá aumentando o disminuyendo la dosis, para lo cual deberá solicitar exámenes de TSH y T4 libre. Cuando la TSH resulta dentro de los límites de normalidad, se dosifica la dosis.

Así mismo, cada vez que se cambie la fórmula médica, se hará otro análisis de sangre. Una vez que el paciente haya logrado la dosis adecuada, el médico repetirá el análisis de sangre a los 6 meses y luego una vez al año.

En definitiva, el hipotiroidismo es una enfermedad que debe tener el cuidado adecuado y oportuno, pues se trata de una afección que influye en la salud de la tiroides, encargada de controlar la manera como el cuerpo usa la energía. Identificar los síntomas e iniciar un tratamiento a tiempo, es determinante para reducir el impacto que tenga en la salud del paciente.

Puede interesarte: Hablemos sobre la migraña, un trastorno que puedes controlar.

Comparte
Ir al home