Skip to main content

Qué es el piso pélvico y cómo fortalecerlo

El piso pélvico es un grupo de músculos que se encarga de sostener órganos que se encuentran en esta zona como el útero, la vejiga, los intestinos y otros órganos; es común que tienda a debilitarse por diferentes causas, entre ellas: partos, factores hereditarios o la práctica de un deporte son algunas circunstancias que lo pueden reducir.

De esta manera, cuando existe una condición de un piso pélvico debilitado se provocan incidencias en el organismo que van desde una incontinencia urinaria, hasta dolores lumbares y problemas sexuales. A ello, responde la importancia de mantener los músculos de esta zona fortalecidos para prevenir esta serie de afecciones.

La doctora Patricia Sandoval, especialista en obstetricia y ginecología de los Centros Médicos Colmédica, comparte cuáles son las causas de un piso pélvico debilitado, así como las buenas prácticas y ejercicios que permiten mantenerlo robustecido.

Qué es el piso pélvico

Es un conjunto de músculos y ligamentos que cierran la parte más inferior de la cavidad abdominal. En esta zona del cuerpo se encuentran ubicados los órganos pélvicos que son, la vejiga, la uretra, el recto y, en el caso de las mujeres, el útero y la vagina. Entre las funciones de este órgano se encuentran:

– Suspensión y soporte a los órganos pélvicos alojados en esta zona.

– Interviene en los mecanismos de continencia de la uretra y del ano.

– Actúa en el proceso de vaciado del recto, en la defecación y en la micción de la uretra.

– Participa en la función y desempeño sexual.

– Garantiza que las relaciones sexuales puedan llevarse a cabo y además sean placenteras.

Afecciones de un piso pélvico débil

 Cuando se presenta un piso pélvico debilitado se provocan afecciones como:

– Incontinencia urinaria, y fecal.

– Prolapso (ocurre cuando los músculos y los ligamentos del piso pélvico se estiran y debilitan) de los órganos como vejiga, uretra, útero y recto.

– Sensación de pesadez, y dolor en la vagina.

– Estreñimiento.

– Dolores lumbares.

– Prolapsos severos que pueden presentar obstrucción en la diuresis y en la defecación.

– Dolor en las relaciones sexuales.

– Dificultad para la penetración.

Puede interesarte: Autocuidado: tiempo para tu bienestar.

Causas de un piso pélvico débil

 De acuerdo con la doctora Sandoval, existen diversos factores que causan el debilitamiento, entre ellos están:

– Incremento en el índice de masa corporal, pacientes obesas.

– Embarazo, más si tiene antecedente de niños mayores de 3.500 gramos.

– Embarazos gemelares, número de partos, tipo de parto como: traumáticos con desgarros de los músculos del piso pélvico o cuando se utilizan fórceps o partos instrumentados.

– Pacientes fumadoras, personas con tos crónica o con EPOC (enfermedad pulmonar obstructiva crónica).

– Deportistas de alto rendimiento, especialmente, cargadoras de grandes pesos, pesistas y con oficios de alta exigencia física.

– Antecedentes de cirugía de piso pélvico.

– Precedentes familiares de prolapsos o patologías de piso pélvico.

– Enfermedades del tejido conectivo, por ejemplo, pérdida de colágeno.

Ver más
Actividades de relajación para adultos mayores

– Diabéticos con enfermedad de neuropatía (daño en los nervios causado por distintas afecciones.

– Edad avanzada.

– Estreñimiento crónico y severo.

– Mujeres de origen afroamericano, tienen menor prevalencia de prolapsos sintomáticos que otros grupos raciales.

Prácticas para el fortalecimiento del piso pélvico

Existen una serie de hábitos que permiten mantener la buena salud del piso pélvico, promoviendo su protección y fortalecimiento, entre los que se encuentran:

– Evitar factores de riesgo asociados al debilitamiento como la obesidad o el tabaquismo.

– Mejora en los hábitos, como levantar mayor peso a lo debido, una alimentación sana que proteja el cuidado intestinal y mantener controlado el estreñimiento crónico.

– Tener adecuadas técnicas de diuresis y defecación. No forzarlas, permitir la relajación espontanea de esfínter de la uretra y el esfínter anal, evitando exigir su apertura.

Ejercicios  para el fortalecimiento del piso pélvico

suelo-pelvico

El ejercicio físico se convierte en el aliado ideal para combatir el debilitamiento del piso pélvico. Terapias físicas que deben ser dirigidas con diferentes ejercicios que fortalecerán todos los grupos musculares de este órgano. Pueden ser activos o pasivos:

– Ejercicios activos: consisten en la realización de contracciones y relajaciones repetidas de los músculos del piso pélvico. Su objetivo es aumentar la fuerza de la musculatura y adiestrar a los pacientes en la contracción muscular voluntaria antes y durante los esfuerzos.

– Biofeedback: son ejercicios musculares que se realizan asistidos por un equipo que convierte la contracción muscular en una señal gráfica, o acústica. A través del dispositivo se determina el trabajo realizado, aprendiendo a controlar las respuestas fisiológicas voluntariamente. Su objetivo es adaptar el entrenamiento activando los músculos de la zona hasta recuperar la fuerza y el tono deseado.

– Ejercicios de Kegel: son prácticas que consisten en activar la musculatura del piso pélvico simulando la intención de contener la orina. Se realiza varias veces al día haciendo contracciones durante algunos segundos sin dejar de respirar, descansando entre contracción y contracción.

– Gimnasia abdominal hipopresiva: se trata de ejercicios posturales y respiratorios que ayudan a disminuir la presión abdominal y mejorar el tono de la musculatura del abdomen y del piso pélvico. Se realizan a través de posturas estáticas determinadas con movimientos específicos que permiten trabajar esta zona del cuerpo mediante la presión y la tensión. Es recomendable realizarlos bajo la asesoría de un entrenador que asegure su práctica adecuada.

– Pasiva electroestimulación: es la contracción de los músculos del piso pélvico mediante la estimulación del nervio. Es una técnica que puede ser realizada a través de un electrodo vaginal.

En definitiva, es importante que ante cualquier síntoma de debilitamiento del piso pélvico consultes con un especialista de la salud (ginecólogo) que te ayude a determinar tanto el tratamiento a seguir como los ejercicios que te permitirán mantener la buena salud de este órgano.

Puede interesarte: Rutinas en casa.

Comparte
Ir al home