Skip to main content

Gastroenteritis: claves para una prevención exitosa

La gastroenteritis, una de las afecciones gastrointestinales más comunes, a menudo se relaciona con infecciones virales que afectan el tracto gastrointestinal. Aunque en la mayoría de los casos sus síntomas no son graves, es importante tomar medidas para controlar la afección y prevenir complicaciones.

Por ello, la adopción de prácticas de higiene como lavarse las manos regularmente, mantener una adecuada manipulación de alimentos, entre otros hábitos, contribuye de manera significativa para evitar la propagación de los agentes infecciosos responsables de la enfermedad. 

La profesional Sonia Rozo, médico cirujano general de los Centros Médicos Colmédica, te comparte a continuación cuáles son las variantes más comunes, los factores de riesgo, las causas, los síntomas y la forma de prevenir esta molestia gastrointestinal.

Qué es la gastroenteritis

La gastroenteritis, a menudo conocida como «gripe estomacal», es una inflamación del revestimiento del estómago y los intestinos delgados. De acuerdo con la doctora Rozo, es un proceso inflamatorio que afecta tanto al estómago como a los intestinos. Puede ser desencadenado por la acción de agentes patógenos, como virus, bacterias o parásitos, que invaden el sistema gastrointestinal. 

Así mismo, la inflamación también puede surgir como consecuencia de hábitos alimenticios inadecuados, tales como el consumo de alimentos contaminados o el descuido en la manipulación y preparación de las comidas. De esta manera, mientras que las infecciones virales o bacterianas pueden requerir medidas específicas, como el uso de antivirales o antibióticos, las formas relacionadas con hábitos alimenticios pueden solucionarse con ajustes en la dieta o cambios en las comidas. 

Tipos de gastroenteritis

Las gastroenteritis se clasifican principalmente en dos tipos:

Gastroenteritis virales

– Norovirus y rotavirus: estos son dos de los principales virus responsables de la gastroenteritis viral. Son altamente contagiosos y suelen propagarse a través del contacto directo con personas infectadas o la ingestión de alimentos y agua contaminados.

– Adenovirus: otra causa común de gastroenteritis viral, especialmente en niños. Pueden afectar tanto al sistema respiratorio como al gastrointestinal.

Gastroenteritis bacterianas

– Salmonella: se trata de una de las bacterias más conocidas que puede causar gastroenteritis. Se encuentra comúnmente en alimentos crudos o mal cocidos.

– Escherichia coli: algunas cepas desencadenan gastroenteritis, siendo la contaminación de alimentos la vía de transmisión más común.

– Campylobacter: esta bacteria se encuentra frecuentemente en carnes crudas o mal cocidas, así como en productos lácteos no pasteurizados.

Puede interesarte: Reflujo gastroesofágico: ¿cómo evitarlo?

Factores de riesgo 

Entre los factores de riesgo más comunes se encuentran:

– Hábitos de higiene y alimenticios inadecuados: la falta de prácticas higiénicas, tanto en la preparación de alimentos como en la higiene personal, constituye un factor de riesgo significativo. Así mismo, la contaminación de alimentos y superficies puede facilitar la entrada de patógenos al sistema gastrointestinal.

– Mala higiene en los utensilios de cocina: la utilización de objetos contaminados, como esponjas o paños de cocina, puede contribuir a la propagación de virus, bacterias o parásitos causantes de gastroenteritis. 

– Lavado inadecuado de manos y alimentos: la omisión del lavado adecuado de manos antes de comer o manipular alimentos aumenta la probabilidad de ingerir microorganismos patógenos.

– Consumo de alimentos alérgenos: puede desencadenar reacciones gastrointestinales, contribuyendo al desarrollo de la gastroenteritis. Evitar estos alimentos es esencial para prevenir complicaciones.

– Manipulación y conservación inadecuada de alimentos: como la falta de refrigeración adecuada o la exposición prolongada a temperatura ambiente, pueden favorecer el crecimiento de bacterias, desencadenando el proceso inflamatorio característico de la gastroenteritis.

Ver más
Alergias alimentarias: así actúan en tu organismo

Descubre un mundo de cuidado en salud con Colmédica. Explora nuestro portafolio con más de 15 planes de salud en servicios de medicina prepagada y conoce cómo podemos cuidar de ti y tu familia. ¡En Colmédica te queremos bien!

Síntomas de la gastroenteritis

gastroenteritis sintomas

La gastroenteritis se manifiesta a través de una serie de síntomas característicos, entre los que se incluyen:

– Vómito y diarrea: son síntomas distintivos de la gastroenteritis, con manifestaciones como la irritación del tracto gastrointestinal. Pueden presentarse de forma simultánea y contribuir a la pérdida de líquidos corporales.

– Dolor abdominal tipo cólico: este malestar surge debido a la inflamación del estómago e intestinos y se manifiesta con retorcijones intermitentes.

– Retorcijón con picos de fiebre: son frecuentes y pueden acompañarse de episodios febriles. Aunque la fiebre no siempre está presente, su aparición ocasional indica la respuesta del sistema inmunológico al agente infeccioso.

– Diarrea: caracterizada por evacuaciones líquidas y frecuentes. En una persona previamente sana, sin comorbilidades, es un indicador clave de la gastroenteritis.

– Presencia de moco o sangre en las heces: puede indicar complicaciones adicionales. Esta manifestación puede ser más común en casos de gastroenteritis bacteriana y requiere atención médica para determinar el tratamiento adecuado.

Por lo general, “una gastroenteritis viral se resuelve con manejo sintomático en 2 a 3 días, en caso de evidenciarse un cuadro bacteriano, se requiere del apoyo de medicamentos para combatir la bacteria generadora del cuadro clínico”, destaca la doctora Rozo.

Cómo prevenir la gastroenteritis

La prevención de la gastroenteritis se centra en prácticas higiénicas y de manejo adecuadas para garantizar la inocuidad de agua y alimentos. Entre las medidas clave que puedes adaptar se encuentran:

– Lavado de manos: es la herramienta principal en la prevención de la gastroenteritis. La práctica se debe realizar especialmente antes de comer y después de ir al baño, ayuda a evitar la propagación de virus y bacterias.

– Adecuado manejo del agua para consumo: contar con suministro de agua potable es esencial. En ausencia de servicios que garanticen agua segura, hervir el agua y consumirla lo más pronto posible puede reducir el riesgo de contaminación. 

– Manipulación adecuada de alimentos: deben estar limpios y someterse a una cocción y conservación apropiada. Evitar la contaminación cruzada y almacenar los alimentos a temperaturas seguras son prácticas clave. 

– Evitar alimentos crudos o poco cocidos: especialmente carnes, pescados y huevos, ya que pueden albergar bacterias o parásitos que causan gastroenteritis.

– Distanciamiento en caso de infección: evitar el contacto cercano con personas infectadas y practicar medidas de aislamiento es esencial. Esto incluye abstenerse de compartir utensilios, alimentos o espacios de convivencia directa.

La gastroenteritis, en su mayoría de origen viral, no requiere del uso de antibióticos, ya que estos resultan ineficaces. En lugar de ello, durante el proceso agudo, se destaca la importancia de priorizar la hidratación mediante el consumo de suero oral, crucial para restablecer los líquidos y electrolitos perdidos debido a la diarrea y el vómito. 

Además, “seguir las recomendaciones médicas específicas en cuanto a la formulación y la dieta prescrita se vuelve fundamental para una recuperación efectiva y la prevención de complicaciones adicionales”, señala la doctora Rozo.

Para la redacción de este artículo, contamos con el apoyo de la profesional Sonia Rozo, médico cirujano general de los Centros Médicos Colmédica.

Puede interesarte: Qué es la apnea del sueño y por qué se produce.

 

Comparte
Ir al home