Skip to main content

Estimulación temprana: ejercicios para tu bebé

Los primeros meses de vida de un bebé son fundamentales para su desarrollo integral. Durante este periodo, los ejercicios de estimulación temprana tienen un impacto significativo y positivo en su crecimiento físico, cognitivo y emocional. Se convierte en una herramienta clave para optimizar diferentes procesos para su futuro.

De esta manera, la estimulación temprana al enfocarse en actividades específicas que promueven la exploración y el aprendizaje se convierte en un vehículo para que el bebé procese el mundo que lo rodea. La interacción constante con estímulos visuales, auditivos, táctiles y emocionales, sienta las bases para su desarrollo en diversos aspectos a lo largo de su vida.

La profesional Gisella Martínez de Francisco, pediatra de los Centros Médicos Colmédica, comparte a continuación la importancia que tiene la estimulación temprana, así como algunos ejercicios que contribuyen a su desarrollo óptimo desde los primeros meses.

Qué es la estimulación temprana

La estimulación temprana abarca todas las actividades que incorporan juegos y ejercicios, con el objetivo de favorecer al máximo el desarrollo neurológico del bebé en diferentes áreas: desarrollo motor grueso y fino, lenguaje y social. “Este enfoque integral no solo promueve habilidades físicas; también, favorece aspectos cognitivos y emocionales para un crecimiento equilibrado y saludable”, destaca la doctora Martínez.

En su esencia estas actividades están estratégicamente diseñadas para aprovechar la plasticidad cerebral de los bebés, optimizando su capacidad para aprender y adaptarse a su entorno. Al centrarse en aspectos cognitivos y emocionales, la estimulación temprana emerge como un componente fundamental para un desarrollo enriquecedor.

Importancia de la estimulación temprana en el desarrollo del bebé

De acuerdo con la doctora Martínez, “la importancia de la estimulación temprana radica en la plasticidad del cerebro durante los primeros años de vida, un periodo en el que se establecen numerosas conexiones neuronales. Para que el cerebro se desarrolle de manera óptima, es esencial proporcionar estímulos e información adecuados. A través de esta estimulación, se potencia el desarrollo neurológico de los bebés, permitiendo que sus mentes se beneficien de las experiencias en su entorno”, resalta.

En este sentido, el impacto de la estimulación temprana se refleja en el comportamiento y las habilidades sociales del bebé. La introducción de estímulos permita:

– Activa el interés por explorar.

– Fomenta la creatividad e imaginación.

– Contribuye a la construcción de habilidades sociales fundamentales. 

– Favorece la autonomía, proporcionando a los bebés las herramientas necesarias para enfrentar su entorno.

Puede interesarte: Sueño infantil: guía para entender cada etapa.

Beneficios de la estimulación temprana en el bebé

Entre los beneficios de la estimulación temprana se destacan: 

– Fortalece el lazo afectivo: la estimulación temprana crea un vínculo emocional sólido entre el bebé y sus padres, fortaleciendo la conexión afectiva desde los primeros meses de vida.

– Mejora las habilidades sociales: la interacción constante durante la estimulación temprana fomenta habilidades sociales fundamentales, enseñando al bebé a comunicarse y relacionarse con las personas que lo rodean.

– Fomenta el desarrollo motor: la estimulación temprana es clave para el desarrollo motor, incluyendo acciones como: gatear, caminar y otras habilidades que potencian la coordinación y la fortaleza física.

– Optimiza la estimulación cognitiva: contribuye significativamente al desarrollo cognitivo al ofrecer experiencias sensoriales diversas, estimulando la curiosidad y la capacidad de aprender.

Ver más
Embarazada durante el COVID-19 ¿Qué hacer?

– Mejora el lenguaje y la comunicación: la exposición constante a estímulos verbales y visuales facilita el desarrollo del lenguaje y la comunicación, sentando las bases para una expresión más clara y fluida.

– Incentiva la independencia: con la estimulación temprana se promueve la autonomía al animar al bebé a explorar su entorno de manera segura, fomentando la confianza en sí mismo.

– Establece una base para el aprendizaje a futuro: al potenciar habilidades cognitivas y sociales desde el principio. La estimulación temprana sienta las bases para una adaptación eficiente al entorno en otros ámbitos.

Descubre un mundo de cuidado en salud con Colmédica. Explora nuestro portafolio con más de 15 planes de salud en servicios de medicina prepagada y conoce cómo podemos cuidar de ti y tu familia. ¡En Colmédica te queremos bien!

Actividades para la estimulación temprana de acuerdo a la edad

Las actividades que en su mayoría son juegos deben realizarse de acuerdo a la edad de la siguiente manera: 

De 0 a 3 meses

– Crea una estimulación visual con colores contrastantes como negro y rojo.

– Establece juegos que promuevan movimientos de cabeza y extremidades en todas las direcciones.

– Fomenta la interacción con sonidos suaves como el del papel celofán y sonajeros para seguir el sonido.

– Ponlo en contacto con la música para desarrollar su percepción auditiva.

– Realiza masajes suaves para favorecer el contacto físico y la relajación.

De 3 a 6 meses

– Ubícalos en posición sentada con apoyo de cojines para fortalecer su musculatura.

– Estimula su movimiento con juegos sobre cilindros.

– Juega con espejos para que identifiquen su propia imagen.

– Inicia con actividades para desarrollar la coordinación mano-ojo.

De 6 a 9 meses

– Fomenta el tiempo en el suelo con juguetes llamativos para motivar el gateo.

– Incentiva la interacción con juguetes con sonidos de animales para su exploración auditiva.

– Introduce juegos con figuras geométricas y de ensartar para activar su motricidad fina.

– Estimula el agarre en pinza con juguetes adaptados a sus manos.

De 9 a 12 meses

– Lee cuentos para estimular su desarrollo del lenguaje.

– Realiza juegos con sonidos de animales para la identificación auditiva.

– Experimenta con juguetes que estimulen la comprensión causa-efecto.

La doctora Martínez destaca que, en este proceso es esencial la orientación de un pediatra para adaptar estas actividades de estimulación temprana según la edad específica del bebé. El seguimiento regular con el profesional proporcionará orientación personalizada y asegurará un desarrollo óptimo en cada etapa.

En definitiva, la estimulación temprana es un pilar fundamental en el crecimiento del bebé. Durante estos años cruciales, no solo se forman conexiones neuronales vitales, sino que también se establece el terreno para cimentar sus habilidades sociales, la creatividad y la autonomía para su desarrollo integral.

Para la redacción de este artículo, contamos con el apoyo de la profesional Gisella Martínez de Francisco, pediatra de los Centros Médicos Colmédica.

Puede interesarte: Qué es el método BLW para bebés.

 

Comparte
Ir al home