Skip to main content

Trastorno de la coagulación: qué es, síntomas y causas

Los trastornos de la coagulación, conocidos también como trastornos hemorrágicos, son condiciones médicas que comprometen la capacidad natural del cuerpo para detener el sangrado. Estas afecciones pueden ser de origen hereditario o adquirido, y su gravedad varía desde formas leves hasta potencialmente mortales.

Para una mejor comprensión de lo qué son los trastornos de la coagulación, así como sus causas y síntomas, el doctor Hugo Marroquín, médico familiar de los Centros Médicos Colmédica, comparte la importancia de la detección temprana y las claves para prevenir esta condición.

¿Qué son los trastornos de la coagulación?

De acuerdo con el doctor Marroquín: “los trastornos de la coagulación son afecciones en los que se altera la capacidad de formar o mantener un coágulo, lo que provoca un sangrado anormal que puede llevar a diferentes manifestaciones hemorrágicas según las causas subyacentes”.

Es importante destacar que los trastornos de la coagulación pueden presentarse de diferentes formas y pueden afectar a personas de todas las edades y géneros. El diagnóstico temprano y el tratamiento adecuado son fundamentales para prevenir complicaciones graves y mejorar la calidad de vida de quienes padecen esta condición. 

Se pueden presentar diferentes tipos de trastornos de coagulación; entre ellos:

– Trastornos espontáneos: relacionados con anormalidades en las paredes de los vasos sanguíneos, como la vasculitis (inflamación de los vasos sanguíneos) o alteraciones de los tejidos conectivos.

– Trombocitopenias: caracterizadas por la disminución en el número de plaquetas o un aumento en su destrucción, afectando la hemostasia (mecanismos aptos para detener los procesos hemorrágicos).

– Defectos en la hemostasia secundaria: provocados por deficiencias y/o disfunciones en los factores de coagulación, como la deficiencia de vitamina K, hemofilia tipo A y B. 

– Defectos en la hemostasia terciaria: ocurren debido a una mala estabilidad del coágulo o a una descomposición excesiva o temprana del mismo.

Así mismo, se pueden encontrar los relacionados con el uso de medicamentos, suplementos y con el envejecimiento.

Causas de los trastornos de coagulación

Algunas condiciones causantes de los trastornos de coagulación incluyen: 

– Defectos congénitos: ocurren debido a anomalías genéticas que afectan los factores de coagulación o las plaquetas desde el nacimiento.

– Condiciones médicas adquiridas: se desarrollan como resultado de enfermedades adquiridas a lo largo de la vida, como enfermedades hepáticas, autoinmunes o cáncer.

– Enfermedades transmitidas por vectores: en regiones tropicales como Colombia y otros países, enfermedades transmitidas por vectores como el dengue clásico y el dengue hemorrágico pueden provocar trastornos de coagulación.

Es importante destacar que los trastornos de coagulación pueden afectar todos los órganos del cuerpo, manifestándose en la piel, mucosas, así como en órganos internos como riñones, hígado, articulaciones, órganos sensoriales y vasos sanguíneos. Pueden tener un impacto significativo en la salud y el bienestar general de la persona afectada, por lo que es esencial identificar y tratar las causas de manera adecuada.

Puede interesarte: Recomendaciones para un paciente anticoagulado.

Síntomas de los trastornos de la coagulación

mujer con moreton en el brazo
Los síntomas pueden ser muy variados y complejos, ya que son múltiples las causas de los trastornos de la coagulación. Se pueden presentar:

Ver más
Medicina natural: un complemento para el manejo de la hipertensión arterial

– Sangrado anormal: puede ocurrir sangrado inusual o excesivo, que puede estar relacionado con eventos no accidentales o sin una causa evidente.

– Hematomas espontáneos: aparición de hematomas (moretones) de forma espontánea en diferentes partes del cuerpo y en diversas edades, sin una lesión previa aparente.

– Erupciones cutáneas rojizas: manifestación de erupciones cutáneas de color rojizo en la piel, que pueden ser un signo de sangrado subcutáneo.

– Sangrado nasal y gingival: ocurre en la nariz o las encías de manera frecuente o excesiva, incluso ante lesiones menores.

– Sangrado gastrointestinal o genitourinario: presencia de sangre en las heces, vómitos, orina o menstruación; lo que puede ser un indicio de sangrado interno en el tracto gastrointestinal o el sistema genitourinario.

Descubre un mundo de cuidado en salud con Colmédica. Explora nuestro portafolio con más de 15 planes de salud en servicios de medicina prepagada y conoce cómo podemos cuidar de ti y tu familia. ¡En Colmédica te queremos bien!

Claves para prevenir los trastornos de la coagulación

Algunas de las causas expresadas previamente pueden tener prevención a través de acciones como: 

– Evitar algunos medicamentos: especialmente aquellos que contribuyen a trastornos de la coagulación, como agentes antiplaquetarios, anticoagulantes, fármacos antiinflamatorios no esteroideos, corticosteroides y algunos antibióticos.

– Control de vectores transmisores: en áreas endémicas donde existen enfermedades transmitidas por vectores, como el dengue. Se deben tomar medidas preventivas, como el uso de toldillos y repelentes específicos para el control de mosquitos y otros insectos transmisores.

– Educación sobre el uso de sustancias naturistas: se debe estar informado sobre el uso seguro de sustancias naturistas, ya que algunas pueden interactuar con el sistema de coagulación y aumentar el riesgo de trastornos hemorrágicos.

– Identificar los signos de sangrado o hematomas inexplicables: no se debe ignorar los signos de sangrado anormal, como hemorragias inesperadas, hematomas que aparecen sin motivo aparente o cualquier otro síntoma relacionado con la coagulación sanguínea.

– Atención médica oportuna: ante cualquier síntoma que pueda estar relacionado con un trastorno de la coagulación, es fundamental la atención de un profesional de la salud para recibir evaluación y tratamiento adecuados. No se debe ignorar los signos de sangrado anormal, hematomas inexplicables o cualquier otro síntoma preocupante.

Ten en cuenta que, la prevención de los trastornos de la coagulación implica la adopción de medidas proactivas para evitar factores de riesgo conocidos y buscar atención médica cuando sea necesario. Al tomar estas precauciones, se puede reducir el riesgo de desarrollar esta condición, promoviendo la salud y el bienestar general.

Para la redacción de este artículo, contamos con el apoyo y orientación del profesional Hugo Marroquín, médico familiar de los Centros Médicos Colmédica.

Puede interesarte: Medicina natural: un complemento para el manejo de la hipertensión arterial.

Comparte
Ir al home