Skip to main content

Enfermedades derivadas del cambio climático

El cambio climático que afecta al planeta ha venido haciendo mella también en la salud de las personas. La transmisión de patógenos causantes de enfermedades como: dengue, paludismo, asma, tuberculosis, ébola, fiebre amarilla, cólera, diarrea, parásitos intestinales, entre otros, son muestra de ello.

Justamente, una de las mayores afectaciones que ha alterado de manera drástica la biodiversidad del planeta es el calentamiento global. En consecuencia, se estableció el 28 de enero como el Día Mundial de la Acción frente al Calentamiento Global. Una fecha para crear conciencia sobre la importancia de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, causantes del aumento de las temperaturas, las sequías, y la mala calidad del agua.

La doctora Ingrid Martínez de los Centros Médicos Colmédica, comparte a continuación cuáles son los efectos que está teniendo el cambio climático en la salud de las personas.

Cambio climático

Antes de conocer cuáles son las principales secuelas, es pertinente identificar los principales daños causados por este deterioro ambiental, entre los que se encuentran:

  • Gases de efecto invernadero. El consumo desmesurado de combustibles fósiles ha liberado cantidades de CO2 y de otros gases de efecto invernadero suficientes para retener más calor en las capas inferiores de la atmósfera, alterando las temperaturas.
  • Un planeta que arde. En el último siglo de acuerdo a la OMS el mundo se ha calentado aproximadamente 0,85 ºC. Una tendencia en la que se evidencia que durante los últimos 30 años cada década ha sido más cálida que cualquier otra precedente desde 1850.
  • Nivel del mar. El planeta vive cada vez más la fundición progresiva de los glaciares, lo que no solamente deriva en la pérdida de una fuente vital de agua, sino en el aumento acelerado del nivel del mar. Panorama que ha provocado la invasión de las zonas costeras, erosión del terreno y amenazas a las zonas de cultivo y vivienda.
  • Tormentas intensas. Las lluvias extremas han causado grandes estragos, dejando como consecuencias inundaciones que han arrasado viviendas en distintas latitudes del planeta. Es así como, a medida que el planeta se calienta se advierte que el ciclo del agua se intensificará aún más.
  • Aumento de sequía. El cambio climático está aumentando la frecuencia, duración, y severidad de las sequías. Un fenómeno que a su vez afecta la producción de alimentos, debido a la proliferación de suelos áridos y estériles para el cultivo agrícola. 

Puede interesarte: Diferencias entre infecciones y alergias respiratorias.

El cambio climático y la salud

Para la doctora Martínez los efectos para la salud del cambio climático se dividen entre los que se presentan a corto, mediano y largo plazo. De esta manera se ven las implicaciones que están teniendo al influir en factores medioambientales determinantes como un aire limpio, agua potable, alimentos suficientes y una vivienda segura. Entre las principales afectaciones para la salud se encuentran: 

  • Enfermedades cardiovasculares y respiratorias. Las fuertes olas de calor evidentes sobre todo en países con estaciones, han derivado en la aparición de problemas respiratorios como alergias o asma. Al aumentar la temperatura, los niveles de polen y otros alérgenos también son mayores en este caso, lo que conlleva a que personas con asma tengan reacción alérgica al polen, provocando inflamación en sus bronquios.
    De la misma manera, las bajas temperaturas favorecen la concentración de contaminantes que afectan a la salud, sobre todo enfermedades pulmonares obstructivas crónicas (EPOC). Es así como un resfriado puede evolucionar a una neumonía y en casos extremos a la muerte en personas expuestas a estas situaciones.
  • Propagación de infecciones. Las condiciones climáticas tienen gran incidencia en las enfermedades transmitidas por el agua o por los insectos, como el paludismo o el dengue. Por esta razón, lugares en los cuales se suele tener agua represada (necesario en varios casos por no contar con un suministro de agua diario), se convierten en una amenaza de contaminación y de riesgo al ser el hábitat ideal de mosquitos transmisores de este tipo de males.
  • Enfermedades diarreicas. La salud del agua cada vez se encuentra más deteriorada a causa de los cambios climáticos que el planeta afronta. Una situación que ha generado un incremento en las enfermedades por el uso de agua en mal estado. Con la carencia de agua limpia peligra la salud y la higiene, y se incrementa el desarrollo de enfermedades como la diarrea, disentería, cólera, paludismo, tifus y fiebre tifoidea.
  • Desnutrición. Las sequías, el creciente número de huracanes e inundaciones y los cambios en el ciclo de lluvias han incidido sobre la producción de alimentos, agravando el panorama de la inseguridad alimentaria.
  • Cáncer de la piel. La reducción de la capa de ozono (ligada al incremento del cáncer de piel), encargada de absorber la mayor parte de la radiación ultravioleta procedente del sol, que es la más nociva para la piel, conlleva a que se presenten este tipo de afectaciones. Enfermedades como: melanoma maligno, cáncer de piel, quemaduras solares, dermatitis solar crónica, suelen estar más presentes bajo estas circunstancias.
Ver más
Ácaros: impacto en la salud y recomendaciones para controlarlos

Desalentador parece el panorama para nuestra salud bajo la óptica de un planeta afectado por el cambio climático. Sin embargo, las acciones individuales pueden marcar una enorme reflexión personal a la sensibilización como la clave para dar un punto de giro a la situación. Sin duda, las acciones individuales pueden marcar una enorme diferencia, las mismas que ayudarán a mitigar el aumento de enfermedades asociadas a este mal climático que nos está extinguiendo. 

Puede interesarte: Trastorno alimenticio: qué es y cómo identificarlo.

Comparte
Ir al home