Skip to main content

El abecé de la cesárea

Adriana Trujillo
Ginecóloga y obstetra de los Centros Médicos Colmédica.

Miedo al dolor por parte de la madre o a que suceda alguna contraindicación con el bebé, suelen ser las razones más frecuentes que expresan las gestantes cuando eligen a la cesárea como el procedimiento quirúrgico durante el parto. Una práctica que se realiza porque se presentan complicaciones y que por lo general suele programarse antes de que comience el mismo.

De esta manera, la cesárea es una de las intervenciones más comunes, que, aunque pueda salvar vidas, a menudo se realiza sin necesidad médica, poniendo en riesgo a las mujeres y a sus bebés. Por tal motivo, es importante recurrir a ella solamente cuando sea necesaria por razones clínicas.

Con el fin de aclarar varias incógnitas acerca de la cesárea, la doctora Adriana Trujillo, ginecóloga y obstetra de los Centros Médicos Colmédica, comparte sus conceptos médicos al respecto.

¿Qué es la cesárea?

La cesárea es la terminación del embarazo por vía abdominal a través de una incisión pélvica en la que se extrae el recién nacido. Generalmente, es realizada en los casos donde no es posible el parto vaginal por contraindicación materna o fetal. 

En este sentido, la mayoría de las cesáreas se realiza cuando ocurren problemas inesperados durante el proceso de parto. Entre las razones se encuentran: problemas de salud de la madre, embarazo múltiple, el tamaño o la posición del bebé, la seguridad física del recién nacido está en peligro o porque el parto no avanza según lo estimado.

Por qué se realiza la cesárea

De acuerdo con la doctora Trujillo hay diferentes escenarios que se pueden presentar para tomar la decisión de realizar un procedimiento de cesárea. Algunas son planificadas, mientras que otras pueden practicarse como resultado de complicaciones, entre las razones más comunes se encuentran:

  • Una posición anormal. Cuando el bebé está presentando una posición atípica como por ejemplo cuando ingresan primero los pies o las nalgas (presentación podálica) o está de costado y primero ingresan los hombros (presentación transversa). 
  • Embarazo múltiple. Es una de las razones más usuales cuando se trata de gemelos o trillizos, pues hay más posibilidad de que haya movimientos inesperados durante el parto.
  • Evolución anormal del trabajo de parto. Ocurre cuando el cuello uterino no está lo suficientemente abierto, a pesar de las intensas contracciones que tiene la madre durante varias horas.
  • Frecuencia cardíaca fetal anormal. La cesárea podría ser la mejor opción cuando se evidencia algún cambio en los latidos del bebé. Si la frecuencia cardíaca fetal indica un problema, es necesario realizar el procedimiento.
  • Complicaciones de la placenta.  Si se cubre la apertura del cuello uterino, también conocido como placenta previa, es recomendable practicar un parto por cesárea.
  • Problemas médicos maternos. Se suele recomendar una cesárea cuando la gestante presenta un problema de salud como una enfermedad cardíaca, del cerebro, diabetes o una presión arterial anormal.

De esta manera, la cesárea puede ser programada en los casos en que se conoce desde los controles prenatales la inconveniencia del parto vaginal, por ejemplo, una paciente con dos cesáreas previas, estrechez pélvica o macrosomía fetal. Así mismo, existe la cesárea de urgencias que se realiza cuando la paciente generalmente en trabajo de parto presenta alguna anormalidad.

Ver más
Parálisis cerebral: cómo identificar los signos de alerta

Puede interesarte: Tips para prevenir el cólico lactante.

Riesgos de la cesárea

Los riesgos de complicaciones en la cesárea pueden ser los mismos que se presenten en cualquier otra cirugía abdominal, entre los que se encuentran: 

  • Problemas de respiración en el bebé. Puede llegar a producir dificultades respiratorias en el recién nacido por los efectos de la anestesia y por la forma de nacimiento, suelen durar poco tiempo, entre 1 o 2 días. 
  • Hemorragia vaginal. Una cesárea podría provocar un sangrado intenso durante y después del parto.
  • Infección del sitio operatorio. De acuerdo con los factores de riesgo y cuando se hace necesaria una cesárea de emergencia, se tiene un mayor riesgo de sufrir alguna infección en la zona de la incisión.
  • Coágulos de sangre. Aumenta el riesgo de formar coágulos de sangre dentro de una vena, especialmente en las piernas o en los órganos pélvicos.
  • Dolor en la herida quirúrgica. En la cesárea el período de recuperación es más largo que el de un parto vaginal y los dolores que con el transcurso de los días van desapareciendo se manejan con analgésicos. 
  • Dolencia tipo cólico. Se presenta debido a la involución uterina que se presenta durante este período

Después del procedimiento

El tiempo de recuperación podría demorar cuatro semanas o más, depende de cada paciente. Sin embargo, la doctora Trujillo aconseja realizar una deambulación temprana (período corto de hospitalización), que produce una mejoría del dolor y una recuperación más rápida.

Del mismo modo, luego de la cesárea se debe hacer énfasis en el cuidado de la herida quirúrgica que básicamente consiste en la limpieza diaria con agua y jabón, así como realizar una lactancia materna temprana, la cual ayuda a disminuir el sangrado vaginal.

En cuanto a los partos siguientes, de acuerdo al criterio médico y a la indicación por la que se haya realizado la cesárea previa, se definirá cuándo se debe o no realizar el procedimiento. En este sentido, no es aconsejable realizar más de tres cesáreas a una paciente, ya que incrementa en un gran porcentaje los riesgos maternos y fetales. Además, lo recomendable es que luego de una cesárea se espere mínimo dos años para el siguiente embarazo.

Sin duda tal como lo resalta la doctora Trujillo, la recomendación es siempre el parto vaginal como primera opción para el nacimiento de cualquier bebé, ya que este produce una recuperación más rápida, es la vía natural de todo nacimiento y por lo tanto la indicada en la mayoría de las pacientes. Algunas mujeres le temen al parto vaginal por los dolores producidos durante el trabajo de parto, pero actualmente existe la analgesia obstétrica y los cursos psicoprofilácticos que ayudan a mitigar dichos problemas.

Puede interesarte: El abecé de la copa menstrual.

Comparte
Ir al home