Skip to main content

Nutrición vs alimentación: conoce las diferencias

La alimentación y la nutrición son dos términos que guardan una relación entre sí, sin embargo, son dos actos diferentes pero necesarios para el organismo. Es así que, la alimentación es la acción que se lleva a cabo cuando se introducen alimentos al organismo. Mientras que, la nutrición es el procedimiento por medio del cual se degradan los alimentos y se metabolizan, para su posterior aprovechamiento.

De esta manera, tanto la alimentación como la nutrición son procesos que se complementan entre sí, pues son actividades necesarias para llevar a cabo las funciones que permiten la energía y el desarrollo de las tareas que cumplen los diferentes órganos del cuerpo.  Conoce cuáles son las diferencias y aportes que brindan estas dos acciones al organismo.

¿Qué es la alimentación?

La alimentación es una de las actividades más importantes que tienen las personas para mantenerse con vida. Es un proceso biológico que se origina cuando existe una necesidad voluntaria de hambre y que conlleva a la ingesta de alimentos que aportan energía y sustancias nutritivas, imprescindibles para la subsistencia.

En este sentido, la alimentación se entiende como un conjunto de actos voluntarios y conscientes, que pueden presentarse de dos maneras.  De un lado, a través de una dieta sana, es decir caracterizada por la ingesta de alimentos variados con valores nutricionales altos como aceite de oliva, frutas, verduras, pescados, carnes blancas, frutos secos, legumbres y derivados lácteos.

De otra parte, se encuentra la alimentación con una dieta insana en la que se suelen consumir alimentos ultraprocesados, carnes rojas y bajo consumo de frutas, verduras, legumbres y consumo excesivo de alcohol y azúcares. En general, la alimentación es un acto que depende de muchos factores que se encuentran en el entorno, relacionados con los hábitos y estilo de vida de cada persona.

¿Qué es la nutrición?

La nutrición es un proceso orgánico e involuntario, por medio del cual el organismo transforma los alimentos que se convierten en energía y materia para conseguir los nutrientes macro y micro necesarios para mantener bien reguladas las funciones de los diferentes órganos de una persona. Es un acto que incluye cuatro etapas: digestión, respiración, circulación y excreción.

De esta forma entre los micronutrientes se encuentran integradas las vitaminas y algunos minerales como: magnesio, calcio, fósforo, hierro, y elementos como sodio y potasio. Alimentos que son necesarios para mantener el organismo en buena condición. Por su parte, los macronutrientes están en grasas, hidratos de carbono y proteínas; necesarios para obtener energía y mantener en buen estado músculos y huesos.

Mantener una nutrición adecuada es importante, pues es a través de la ingesta de alimentos que se obtienen los nutrientes necesarios y adecuados para lograr una alimentación sana y balanceada, evitando un desequilibrio por el aumento de unos o la carencia de otros.

Puede interesarte: Inicia una dieta saludable.

Diferencia entre alimentación y nutrición

A continuación, conocerás las diferencias entre estas dos acciones que, aunque se complementan entre sí, son procesos distintos con funciones diferentes para el organismo.

Alimentación

Nutrición

Es un proceso voluntario, variable y consciente que consiste en la elección, preparación e ingestión de alimentos. Es un proceso involuntario e inconsciente a través del cual se incorporan, transforman y utilizan los nutrientes contenidos en los alimentos ingeridos.
La función de la alimentación es proporcionar alimentos al organismo. La función de la nutrición es la transformación adecuada del alimento de acuerdo a sus valores nutricionales.
El proceso de alimentación implica la selección de los alimentos y depende de factores como: costumbres, situación geográfica y aspectos socioeconómicos.

 

La nutrición comprende una serie de procesos, los cuales utilizan los nutrientes para tener la energía y el desarrollo adecuado de los órganos para subsistir.
Los alimentos son todos los productos bien sea naturales o industrializados que cubren la necesidad fisiológica de comer. Los nutrientes son componentes que están dentro de los alimentos y que son necesarios para el desarrollo del cuerpo y el mantenimiento de la salud.

tipos-de-nutrientesHábitos para mejorar tu nutrición

Existen hábitos que te ayudarán con una alimentación sana, con los valores nutricionales adecuados para el funcionamiento y desarrollo de los diferentes órganos, entre ellos:

–          Aumenta el consumo de fibra: el consumo de alimentos ricos en fibra le permite al organismo retrasar el vaciado gástrico, generar una sensación de plenitud, ayudando a moderar el consumo de alimentos ultraprocesados y mejorar el tránsito intestinal. Los puedes encontrar en verduras, legumbres y cereales integrales.

–     Controla la ingesta de carbohidratos simples: son descompuestos rápidamente por el cuerpo para ser usados como energía, sin embargo, su consumo desmedido promueve la ganancia de grasa corporal. Por ello, es importante que, en mayor medida la ingesta de carbohidratos provenga de carbohidratos complejos (almidones) y azúcares naturales, en lugar de azúcares procesados.

–     Consume proteínas con alto valor nutricional: procura que las proteínas consumidas en tu dieta puedan ser absorbidas y utilizadas por el cuerpo gracias a los aportes nutricionales que contienen. Algunos alimentos con estas características son el pollo, carne de res y de cerdo, lácteos, y proteínas de origen vegetal como: soya, lentejas, frijoles, quinua, entre otras.

–     Regula las grasas que consumes: lo ideal es el consumo de grasas que sean monoinsaturadas o poliinsaturadas, pues son las que le aportan beneficios a tu salud. Se encuentran conformadas por los omegas 3, 6 y 9 y las puedes hallar en alimentos como nueces, aguacates y aceites vegetales. Comer cantidades moderadas de grasas monoinsaturadas (y poliinsaturadas) ayuda a reducir los niveles de colesterol LDL (malo).

–     Hidratación constante: el organismo pierde agua constantemente cuando respiras, sudas u orinas, por ello, cuando no hay una adecuada hidratación el nivel de agua que contiene la sangre disminuye, dificultando la circulación y perjudicando el transporte de los nutrientes a diferentes órganos.

En definitiva, es importante adoptar una alimentación equilibrada y saludable, para mantener una nutrición adecuada para el desarrollo y funcionamiento de los órganos del cuerpo. Consumir frutas, verduras, hortalizas, cereales integrales, legumbres y frutos secos son hábitos que te ayudarán en este propósito.

Puede interesarte: Comida chatarra: lo que debes saber sobre su consumo.

Comparte
Ver más
Colon irritable: ¿Qué tan común es su diagnóstico?
Ir al home