Skip to main content

Diabetes infantil: qué es y cómo detectarla

La diabetes infantil es un trastorno metabólico que impide al cuerpo la descomposición y uso normal de alimentos, especialmente de azúcares, y puede llegar a alterar el funcionamiento de otros órganos como el corazón, los vasos sanguíneos, los riñones y el sistema neurológico. Por ello, es esencial controlarla a tiempo para evitar complicaciones en los niños.

La pediatra de los Centros Médicos Colmédica, Gisella Martínez de Francisco, expone cuáles son los aspectos a tener en cuenta cuando se presentan las primeras señales de alarma y el tratamiento a seguir una vez se diagnostica la enfermedad.

Qué es la diabetes infantil

De acuerdo con la doctora Martínez, la diabetes mellitus (DM), es la más común en estas edades y se caracteriza por la presencia de hiperglucemia crónica o aumento anormal de la cantidad de glucosa que hay en la sangre. En la edad pediátrica, su causa principal es el déficit de insulina en el contexto de una diabetes de índole autoinmune y existen dos tipos:

  • Diabetes tipo 1: en la que se produce destrucción de las células beta-pancreáticas por un mecanismo autoinmune en el que se suman factores de predisposición genética y factores ambientales del sistema inmune.  Existen más de 60 variantes genéticas asociadas con una mayor predisposición a padecer este tipo de diabetes. Los factores ambientales desencadenantes de la respuesta autoinmune son desconocidos, pero se señala que, posiblemente se deba a la influencia de factores infecciosos (rubéola, enterovirus) y antígenos alimentarios (proteína de leche de vaca, gluten, metabolismo de la vitamina D).
  • Diabetes tipo 2: cada vez es más frecuente en niños por el aumento de la obesidad. En esta se combinan la resistencia a la acción de la insulina y una respuesta secretora de insulina compensadora, la cual resulta insuficiente, es decir, con una deficiencia relativa de insulina.

Es importante señalar que, las consecuencias de una diabetes no controlada en niños pueden originar daño microvascular que produce la hiperglucemia en diferentes órganos, llegando a causar: retinopatía (afección del ojo que puede causar pérdida de visión y ceguera en personas con diabetes), falla renal, neuropatía, sobrepeso, alteración crecimiento, alteración de la función tiroidea, déficit de inmunoglobulina A y déficit de vitamina D.

Por lo anterior, cuando un niño es diagnosticado con diabetes debe hacerse seguimiento integral por el pediatra, nutricionista, psicólogo y endocrinólogo pediátrico cada dos meses, reevaluando las dosis de insulina, los controles de glucosa, alimentación, crecimiento, desarrollo, seguimiento emocional, entre otros factores.

Factores de riesgo de la diabetes infantil

Los factores de riesgo más comunes para presentar diabetes en los niños, incluyen:

  • Predisposición genética y factores ambientales como: virus, genes heredados, antígenos alimentarios en la diabetes tipo 1.
  • Obesidad por hábitos inadecuados de alimentación.
  • Sedentarismo que lleva a la obesidad y a la disminución en la producción y resistencia a la insulina.
  • Antecedentes familiares es un factor de riesgo en cualquier niño que tenga un padre o un hermano con diabetes tipo 1.
  • Determinados virus pueden desencadenar la destrucción autoinmunitaria de las células, originando un factor de riesgo incidente en el padecimiento de diabetes infantil.

A nivel mundial, se estima que, del total de la población menor de 15 años (1.800 millones de personas), el 0,02 % padece de diabetes mellitus tipo 1, es decir, unos 500.000 niños alrededor del mundo, con una incidencia estimada de 80.000 nuevos casos cada año.

Síntomas de la diabetes infantil

El cuadro clínico de los síntomas clásicos no siempre es tan evidente, porque van apareciendo de acuerdo a la destrucción de las células beta en el páncreas y la disminución en la producción de insulina. Sin embargo, empieza a aparecer señales de alarma como:

Ver más
Beneficios del agua del mar en la tercera edad

– Sed excesiva.

– Orina con demasiada frecuencia.

– Pérdida de peso repentina, aun cuando sigue con una alimentación normal.

– Permanecer constantemente con hambre.

– Una acentuada debilidad física y cansancio.

– Cambios en el comportamiento con irritabilidad constante.

– Náuseas y vómitos.

– Afectaciones en la vista, con imágenes borrosas de manera recurrente.

– Cambios en el gusto cuando prueba los alimentos.

– Calambres musculares.

Cuando se empiezan a presentar esta serie de síntomas es primordial consultar con el pediatra, con el fin de realizar un diagnóstico precoz, evitando así, la evolución a una cetoacidosis diabética, que es muy grave e incluso fatal sin un tratamiento adecuado.

“En el mundo el 80% de los niños menores de 15 años que inician con la diabetes mellitus lo hacen presentando una cetoacidosis diabética, que es una complicación grave de la diabetes, que ocurre cuando el organismo produce niveles elevados de unos ácidos presentes en la sangre denominados «cetonas» por la elevación de la glucosa, causada por la disminución de la insulina”, destaca la doctora Martínez.

Puede interesarte: Alergias más comunes en los niños.

Tratamiento de la diabetes infantil

Que-es-la-diabetes-infantil

El objetivo del manejo de un niño con diabetes mellitus es lograr un desarrollo y crecimiento adecuados, una buena calidad de vida y el menor riesgo posible de presentar complicaciones agudas y crónicas, que se consigue con un tratamiento que mantenga el control de la glucosa por medio de:

  • Alimentación saludable, ejercicio y administración de insulina de acuerdo a cada paciente. Además, de una educación a los padres acerca de la enfermedad y sus consecuencias, de la medición de la glucemia brindando todas las herramientas posibles, con un seguimiento médico y de nutrición adecuados.
  • Tratamiento con insulina es imprescindible en la diabetes mellitus tipo 1. Debe iniciarse tan pronto como se realice el diagnóstico para prevenir o tratar una posible descompensación a cetoacidosis diabética.

El tratamiento de mantenimiento con insulina pretende compensar la secreción fisiológica de insulina por el páncreas, a través de la administración subcutánea de insulina basal. De esta manera, se busca realizar una liberación de insulina diariamente y por bolos de acuerdo a las cifras de glucemia o las bombas de insulina.

Recomendaciones para prevenir la diabetes infantil

Entre las recomendaciones que sugiere la doctora Martínez para prevenir la diabetes pediátrica, se encuentran:

  1. Mantener una alimentación saludable: que incluye el no consumo de alimentos procesados y ricos en azúcar o grasa como:  jugos de frutas industrializados y naturales, bebidas gaseosas, paquetes, dulces en general y comida chatarra.
  2. Tener una dieta rica en verduras: al menos una porción al día al momento del almuerzo, así como de frutas, de dos a tres porciones al día. Consumo de alimentos con dosis altas de fibra, proteínas y lácteos sin azúcar.
  3. Hacer ejercicio regularmente: principalmente aeróbico (1 hora diaria). Evitar el sedentarismo, más cuando los niños están expuestos a experimentarlo por los videojuegos, celular y aparatos electrónicos. Es necesario que adquieran el hábito de incluir alguna actividad física en su día que logre mantenerlos en un peso adecuado.

En general, es importante que los padres acudan al pediatra a tiempo cuando empiezan a evidenciar las primeras señales de alerta en los niños. Las visitas médicas son determinantes para diagnosticar la enfermedad o tratar la diabetes infantil tan pronto como sea posible.

Puede interesarte: ¿Cuáles son los signos de hiperactividad en los niños?

 

Comparte
Ir al home