Skip to main content

Mente sana en cuerpo sano desde el agradecimiento

La celebración del “Día Internacional del Agradecimiento” que se conmemora cada 11 de enero, es una oportunidad para destacar la importancia que tiene la gratitud como parte de la salud física, mental y emocional. En este sentido, la gratitud no es un sentimiento que aluda exclusivamente a los buenos momentos, sino también, a esos mínimos detalles y hasta a las situaciones adversas.

De esta manera, la gratitud es una acción que permite a las personas valorar más las circunstancias buenas que tiene la vida, lo cual lleva a una reducción del estrés y los síntomas depresivos. Dar gracias incide directamente en la forma como la salud mental tiene una armonía y un equilibrio con todo lo que gira en el entorno.

Realizar un ritual de gratitud ayuda a dejar atrás lo que ya no necesitamos y entrar de forma más animada en una nueva etapa. Con el fin de conocer la importancia que tiene para tu bienestar el agradecimiento y hacerlo parte de tus hábitos, te presentamos a continuación sus beneficios y la forma de practicarlo.

Qué es el agradecimiento

El agradecimiento es el reconocimiento sensible de lo que cada persona recibe, bien sea tangible o intangible. Es así como sentirse agradecido es un sentimiento que implica elementos como el aprecio y la valoración de lo que ocurre a tu alrededor.

No obstante, el agradecimiento ha quedado relegado debido a los diferentes eventos que hacen parte de la cotidianidad y las condiciones de vida actual, como la inmediatez y la velocidad. Contexto que dificulta la posibilidad de abrir un espacio para analizar, identificar y agradecer aquello que nos es dado.

Prepararse para experimentar el agradecimiento tiene efectos positivos para el cerebro como tener una mayor sensibilidad neuronal en la corteza prefrontal, una región que está asociada con el aprendizaje, el pensamiento racional y la toma de decisiones. Es por ello que, las personas agradecidas son más optimistas y aprecian mejor sus circunstancias de vida.

Beneficios del agradecimiento

Son varios los beneficios que el agradecimiento tiene en el bienestar de la salud física y mental de las personas, entre los más importantes se destacan:

– Abre las puertas a más relaciones: al crear un vínculo con otras personas. Tener un gesto de agradecimiento con alguien desconocido facilita el comienzo de una relación y es la oportunidad de ampliar tu círculo social. La gratitud te vuelve más amable y amigable.

– Incentiva el autoconocimiento: al mejorar la forma cómo afrontas las situaciones adversas, asimilándolas como aprendizaje y crecimiento. El acto de autoconocimiento implica reflexionar acerca de la forma cómo interactúas con los demás.

– Desarrolla una actitud positiva: al tener una perspectiva diferente con tu entorno, entendiendo que las situaciones positivas y negativas generan un balance de aprendizaje para la vida. Cuando eres agradecido desarrollas una tendencia a ver el lado positivo de las situaciones.

– Te hace más feliz: al ser una persona agradecida tu mente se enfoca en lo que tienes y no en lo que te falta. El simple hecho de valorar tu entorno y las circunstancias que giran en torno de este como la salud, comer o tener un hogar, te hace una persona más feliz.

Ver más
5 Claves para mantener la salud mental en una relación de pareja

– Mejora tu salud: estar agradecido mejora tu sistema inmunitario y rebaja los niveles de estrés. Practicar la gratitud te permite tener mayor bienestar que se asocia con un mejor estado de ánimo, capacidad de dormir mejor y una elevada autoestima.

Así mismo, se generan otros beneficios como:

– Mejora la salud física.

– Reduce la agresividad y aumenta la tolerancia con los demás.

– Incrementa la fuerza mental.

– Disminuye la ansiedad y la depresión.

– Te sientes menos aislado.

– Tienes mayor capacidad para ser generoso y compasivo.

Puede interesarte: Autocuidado: tiempo para tu bienestar.

Cómo practicar la gratitud

agradecimiento-importancia
Entrenar la gratitud es una tarea que va más allá del simple hecho de dar las gracias cuando te hacen un favor, se trata de adoptarlo como actitud y parte de un hábito de vida, que, como todos los aprendizajes, se instituye con la repetición. Algunas maneras de ponerlo en práctica son:

– Da las gracias a las personas que hacen parte de tu entorno: manifestarles lo valiosa que es su presencia en tu vida. Es usual que los buenos deseos sean parte normal en la relación con los demás, sin embargo, no lo es el mensaje de gratitud por algún aspecto que quieras valorar.

– Agradece por lo que tienes: en ocasiones se tiende a normalizar el hecho de respirar o moverse, pero no sabemos el regalo de vida inmenso que es. Así como también lo es, tener un alimento o un hogar con quien compartir.

– Crea un diario de agradecimiento: escribir para recordar es la mejor manera de estimular el agradecimiento por lo que tienes. Un cuaderno es una herramienta que te permite concientizar sobre todos los aspectos por los que debes sentirte agradecido.

– Práctica la técnica 3×3: cierra tus ojos y realiza tres respiraciones profundas, luego visualiza tres cosas de tu vida por las cuales estás agradecido. Este método te permite modificar los pensamientos hacia otros más positivos, logrando una paz interior y en armonía con tu entorno.

– Escribe una carta de agradecimiento: puede ser a aquel familiar o amigo que tiene un valor importante en tu vida. Agradece en ella cada uno de los actos que han sido significativos para tu aprendizaje o crecimiento personal o emocional.

– Crea tu galería de agradecimiento: para que revivas los momentos más importantes y felices que han hecho parte de tu existencia. Es una práctica que te permite mantener un estado de gratitud constante con la vida y con las personas que han hecho parte de ella.

Nunca es tarde para tener un acto de agradecimiento con los demás. Ser agradecido es una cualidad que todos admiramos en el carácter de los demás y que puedes empezar a adoptar en tu vida con acciones sencillas que harán un entorno en mayor armonía contigo mismo.

Puede interesarte: Cinco hábitos para cuidar tu salud mental.

Comparte
Ir al home