Skip to main content

Salud femenina: claves para llevar una vida saludable

El “Día Internacional de la Mujer” celebrado cada 8 de marzo, es una conmemoración ideal para destacar la importancia que tiene la salud femenina en cada etapa de la vida.

La mujer tiene necesidades específicas de acuerdo a ciertas condiciones de su entorno. Por ello, el cuidado oportuno desde edades tempranas, permite una prevención a largo plazo en la aparición de enfermedades.

La atención a tiempo desde edades tempranas, la adopción de hábitos de vida saludables, los chequeos médicos constantes y la realización de exámenes de rutina, son factores que permiten una prevención a largo plazo y es la mejor forma de mantener el balance en el bienestar de la salud.

La doctora Mayerli Rodríguez Martínez, Médico Familiar de los Centros Médicos Colmédica, comparte la importancia que tiene la salud femenina, los factores de riesgo de las enfermedades más comunes, los exámenes imprescindibles que debes realizar y los hábitos de vida que debes adoptar.

Salud femenina y su importancia

La salud femenina hace referencia a un estado que va más allá del cuidado del organismo en el que convergen bienestar físico, mental y social. Es así como velar por una adecuada salud en las mujeres es fundamental, especialmente, a medida que van pasando los años y el organismo va manifestando cambios físicos y emocionales que se deben aprender a identificar para darles una atención apropiada.

En este sentido, de acuerdo con el último reporte del DANE (2022), la población de mujeres en Colombia para el 2021 fue de 26,1 millones, que corresponde al 51,2 % de la población, lo que logra dimensionar la importancia que tiene para el sector salud su cuidado, ya que ello también impacta en el bienestar de sus familias.

De esta manera, como lo resalta la doctora Rodríguez, los profesionales de la salud están en la responsabilidad de liderar iniciativas encaminadas a la promoción de salud, prevención de enfermedades y detección oportuna de alteraciones que permitan desarrollar tratamientos encaminados a restablecer un óptimo estado de la paciente cuando se requiera.

Afecciones más frecuentes en las mujeres

Según el último “Análisis de la situación en salud en Colombia” (ASIS) de 2021, la mayoría de las atenciones en servicios de salud en mujeres corresponden a enfermedades no transmisibles (41,2 %). Entre ellas se encuentran las cardiovasculares (infarto agudo de miocardio, accidente cerebrovascular, hipertensión arterial), diabetes mellitus, enfermedades respiratorias crónicas (EPOC y asma) y cáncer (como el de cuello uterino, mama, ovario y tiroides).

Cabe resaltar que, en el caso particular de la salud de la mujer en edad fértil, cobra gran relevancia la anticoncepción, consulta preconcepcional, seguimiento en el embarazo, lactancia materna, enfermedades de transmisión sexual y siguiendo con el curso de vida la menopausia y osteoporosis.

Así mismo, a lo largo de la vida se deben detectar y tratar patologías asociadas a la salud mental. Enfermedades que incluyen trastornos depresivos, de ansiedad y neurocognitivos entre los cuales está la enfermedad de Alzheimer.

Factores de riesgo de enfermedades en las mujeres

Existen diversos factores que son específicos para enfermedades cardiovasculares, patologías oncológicas (cáncer) y otras que no se clasifican en estos grupos, así que depende de cada caso particular. Sin embargo, en general los factores de riesgo se agrupan en:

– Modificables: hacen referencia a aquellos en los que puedes intervenir para disminuir el riesgo. Entre ellos están: sedentarismo, dietas ricas en alimentos procesados, azúcares y grasas y baja en fibra, verduras y frutas; obesidad, sobrepeso, tabaquismo, exposición al humo de leña, el consumo alto de alcohol, entre otros factores.

– No modificables: estos factores de riesgo corresponden a aquellos que no son susceptibles de cambio. Como la edad mayor de 50 años, género y antecedentes familiares (de cáncer, hipertensión arterial, enfermedad coronaria o diabetes).

Exámenes esenciales en la salud femenina

Existen una serie de exámenes médicos importantes para una adecuada salud femenina para mantener el organismo bajo control y detectar cualquier anomalía a tiempo.

Entre los más imprescindibles se encuentran:

– Exámenes de tamizaje: se trata de una prueba sencilla que tiene como fin identificar alguna patología, que todavía no presenta síntomas. Se busca realizar una detección oportuna de enfermedades que aún no se han manifestado.

– Detección del Virus del Papiloma Humano (VPH): a través de pruebas moleculares (para mujeres entre 30-65 años) y la citología cervicouterina (para mujeres entre 25 -65 años) se logra detectar lesiones premalignas y de cáncer de cuello uterino.

Ver más
Otitis: qué es, causas y prevención

– Citología: a partir de este examen médico se evalúa cómo se encuentra el útero y se logra diagnosticar un posible caso de cáncer de cuello uterino y VPH (Virus del Papiloma Humano). Se recomienda realizarla una vez cada tres años.

– Mamografía: se trata de un examen que logra detectar el cáncer de mama. Así mismo, cualquier afección como algún tipo de bulto, masa o irregularidad presente en los senos. La mamografía se hace con una periodicidad bianual si el examen sale normal y se realiza a partir de los 50 años.

– Densitometría ósea: en la etapa de la menopausia, las mujeres inician un proceso de descalcificación de los huesos. Precisamente, este examen ayuda a detectarla a tiempo y a prevenir dolores y fracturas peligrosas.

Sangre oculta en heces: para detección temprana de cáncer colorrectal a partir de los 50 años y hasta los 75 años de edad.

– Colonoscopia: es un examen que permite mantener el control sobre la salud de los intestinos. Además, sirve para diagnosticar el cáncer de colon en estadios tempranos, la colitis y cualquier otro problema en el recto o en los intestinos. Se realiza según el reporte de sangre oculta o en unas condiciones específicas según riesgo por antecedente familiar de cáncer de colon.

La periodicidad en la realización de estos exámenes depende del hallazgo de los mismos y factores de riesgo individuales. Sin embargo, es recomendable que se mantenga la periodicidad recomendada o sugerida por tu especialista de la salud.

Igualmente, se debe tener un esquema de vacunación al día para proteger contra enfermedades antes de entrar en contacto con ellas. De este modo, se activan las defensas naturales del organismo para que aprendan a resistir infecciones específicas y se fortalece el sistema inmunitario. Dentro de estas están: vacuna contra el Virus del Papiloma Humano, rubéola, Herpes Zoster, Hepatitis B, influenza, etc., las cuales puedes consultar a tu médico.

De otro lado existen valoraciones médicas de suma importancia para la evaluación de riesgo y pruebas para saber la condición clínica de la paciente como:

– Consulta preconcepcional (cuando se desea quedar en estado de embarazo).

– Planificación familiar, a fin de evitar embarazos no deseados y prevención de enfermedades de transmisión sexual).

– Controles prenatales (durante la gestación).

Puede interesarte: Hábitos saludables en cada etapa de la vida.

Hábitos saludables para mantener una salud en óptimas condiciones

cuidados-salud-femenina
– Realizar actividad física:
es muy importante que las mujeres realicen una rutina de ejercicios regularmente como: caminar, correr, nadar, montar bicicleta, rumba, aeróbicos, etc. Lo ideal es realizarlo al menos 30 minutos diarios 5 veces a la semana. De ser posible hacer una actividad que disfrute y que sea en compañía lo cual favorece la constancia.

– Mantener una dieta equilibrada: entre las recomendaciones nutricionales, por sus beneficios se ha recomendado como prototipo la llamada “Dieta Mediterránea”, la cual consiste en el consumo de productos frescos, el uso del aceite de oliva extra virgen y frutos secos (nueces, avellanas, almendras) como principal fuente de grasa.

– Evitar hábitos nocivos: un estilo de vida saludable incluye corregir algunas prácticas que son nocivas para el organismo. Con el paso de los años se aumentan las posibilidades de sufrir algunas patologías. Por ello, debes dejar de fumar, reducir el consumo de alcohol, evitar el estrés y dormir las horas recomendadas para tener un sueño reparador.

– Realizar chequeos médicos anuales: las visitas de rutina como los ginecológicos, son clave para prevenir cualquier enfermedad que pueda afectar a tu salud. Mantén al día tu calendario de chequeos en concordancia con tu médico de cabecera.

Estas recomendaciones han demostrado tener un impacto en la disminución de eventos como: enfermedades cardiovasculares mayores (accidente cerebrovascular; infarto agudo de miocardio, muerte de causa cardiovascular) y su disminución en prevalencia. Igualmente, como manejo de patologías crónicas como la hipertensión arterial, diabetes mellitus, obesidad, entre otros.

En definitiva, “son múltiples las intervenciones que como médicos realizamos para la promoción y el mantenimiento de la salud en las mujeres y que en la visita de la paciente incluye recomendaciones de estilo de vida saludable, las cuales son un pilar fundamental para la prevención de las enfermedades cardiovasculares y oncológicas”, destaca la doctora Rodríguez.

Puede interesarte: Mente sana en cuerpo sano desde el agradecimiento.

Comparte
Ir al home