Skip to main content

Impacto de la inteligencia artificial en la salud: lo bueno y lo malo

La inteligencia artificial (IA) de manera paulatina se está convirtiendo en una parte integral de la atención médica moderna. Su adopción ha aumentado cada vez más en los últimos años para ayudar a los profesionales de la salud en entornos clínicos y en investigaciones que se desarrollan. No obstante, desde la Organización Mundial de la Salud (OMS) se ha hecho una advertencia con el fin de abordar los desafíos éticos, de seguridad y de privacidad asociados con su implementación.

En este sentido, los sesgos en los que pueden incurrir las herramientas de IA terminan por convertirse en un riesgo para las personas que aleatoriamente realizan una búsqueda para determinar el criterio de ciertos tipos de condiciones médicas y que, en última instancia, pone en riesgo el bienestar de los pacientes. Por tanto, siempre es importante advertir que ante cualquier novedad médica se debe hacer bajo la asesoría de un profesional de la salud. 

A continuación, te compartimos los beneficios que ha aportado la IA, así como las implicaciones y los riesgos advertidos desde la OMS para tener un uso adecuado de esta tecnología en el campo de la salud.

Qué es la inteligencia artificial

La inteligencia artificial es un conjunto de tecnologías que busca desarrollar algoritmos y sistemas que puedan realizar tareas que normalmente requerirían la inteligencia humana. Es así como se ha convertido en un término que abarca un amplio rango de aplicaciones y sistemas, cuyo objetivo principal es crear programas que puedan simular procesos cognitivos humanos.

De esta manera, los sistemas de inteligencia artificial buscan emular procesos humanos como el razonamiento, el aprendizaje, la percepción, el reconocimiento de voz, la toma de decisiones, la resolución de problemas, entre otros. Para lograrlo, utiliza algoritmos avanzados y técnicas de aprendizaje automático que procesan grandes cantidades de datos.

Aportes de la inteligencia artificial a la salud 

Entre los beneficios que la IA le ha aportado al campo de la salud se encuentran:

– Diagnóstico y detección temprana: los algoritmos de IA tienen la capacidad de analizar grandes cantidades de datos médicos y ayudar a los profesionales de la salud en la detección temprana de enfermedades. De este modo, se tienden a mejorar las tasas de diagnóstico preciso y se reduce el tiempo para identificar afecciones médicas.

– Caracterización del tratamiento: desde la IA se pueden analizar datos individuales de cada paciente, como el historial médico, genética, estilo de vida, entre otros, brindando tratamientos más personalizados y efectivos. Esto conlleva a mejores resultados y a reducir los efectos secundarios no deseados en algún tratamiento.

– Medicina de precisión:  a través de la identificación de patrones en grandes conjuntos de datos, la IA permite una mejor comprensión de las características genéticas de una enfermedad. Un avance para lograr tratamientos más precisos y específicos dirigidos a las necesidades de cada paciente.

– Asistencia en cirugía: los sistemas de IA logran asistir a los equipos médicos durante los procedimientos quirúrgicos, proporcionando información en tiempo real y optimizando la precisión y seguridad de las operaciones.

Ver más
Alergias alimentarias: así actúan en tu organismo

– Análisis de imágenes médicas: la IA sirve como una herramienta complementaria para el análisis de imágenes médicas y para identificar eventos que en determinado momento pueden pasar inadvertidos, favoreciendo un diagnóstico más rápido y preciso.

Puede interesarte: Hábitos saludables en cada etapa de la vida.

Implicaciones de un uso inapropiado de la inteligencia artificial

Existen importantes riesgos asociados con el uso de la IA en el ámbito médico. Algunos de los principales incluyen:

– Seguridad: el uso inadecuado de la IA en la salud puede plantear preocupaciones sobre la privacidad de los datos médicos. La recopilación y el análisis masivo de datos de pacientes pueden exponer información confidencial.

– Empatía: las bondades de la tecnología se acompañan de su forma impersonal de hacerlo. La empatía humana es fundamental en la atención médica. Generalmente, -aún- las personas prefieren la interacción con profesionales de la salud debido a la falta de conexión emocional que se tiene con estas tecnologías.

– Desplazamiento de tareas: la adopción de la IA en la salud puede llevar a la automatización de ciertas actividades, lo que podría afectar el trabajo de ciertos roles que hacen parte del gremio de la salud. 

– Responsabilidad y ética: la implementación de la IA en el área de la salud plantea desafíos éticos, especialmente, cuando se trata de decisiones críticas que afectan las condiciones médicas de un paciente.  

Riesgos detectados desde la OMS en el uso de inteligencia artificial

La OMS advirtió que los datos utilizados en las consultas que se realizan a la IA, incurren en riesgos como:

– Sesgo en los datos: los modelos de IA se desarrollan con grandes cantidades de datos que bien pueden estar sesgados o incompletos. Ello puede generar respuestas inexactas que podrían tener implicaciones negativas para la salud y el acceso a la atención médica.

– Inexactitudes y errores: si bien las respuestas producidas por los modelos de lenguaje de IA pueden parecer autorizadas, también, contienen errores comprometedores, especialmente en temas que revisten de complejidad médica.

– Privacidad y protección de datos: los modelos de IA reciben información que no tienen un consentimiento previo o que no protegen adecuadamente los datos confidenciales. Es así como surge el riesgo de violaciones de privacidad y seguridad de la información de los pacientes.

– Agente de desinformación: la falta de regulación existente (hasta el momento) fomenta la generación de desinformación en materia de salud, lo que podría confundir a los usuarios y llevar a decisiones inapropiadas para el cuidado de su salud.

En definitiva, la ética en el uso adecuado de la IA en la salud es un tema en constante evolución y debate. Las políticas y regulaciones se irán adaptando a medida que estas tecnologías avancen para garantizar que se utilicen de manera responsable, equitativa y en beneficio de la calidad de vida de las personas.

Puede interesarte: Salud masculina: consejos para una vida saludable.

Comparte
Ir al home