Skip to main content

La importancia de no hacer nada en los niños

Jorge Castillejo.
Pediatra de los Centros Médicos Colmédica.

La vida acelerada, la sobreexposición a los dispositivos móviles y las diversas actividades por las que tiene que responder un niño, llevan a los padres a un callejón sin salida, en el que mientras más ocupados vean a sus hijos, piensan que mejor ocupan su tiempo. Y es que se tiene la idea que el ser competitivo se traduce en llenarse de tareas u ocupaciones, pero ¿qué tan cierto es?

Justamente, el vivir en una época convulsionada por la información ha llevado a que se pierda la capacidad de que los niños se den tiempo a ellos mismos. Se cree que todo debe estar hecho en función de algo más, de un trabajo o alguna responsabilidad.

En este sentido, es importante señalar que al igual que los adultos, los niños también necesitan sus espacios de ocio. Teniendo en cuenta que viven ritmos frenéticos debido a las rutinas diarias: madrugar, ir al colegio, los exámenes o las actividades extraescolares. Para hablar acerca de la importancia que tiene el hecho de generarle espacios a los niños para que se dediquen a no hacer nada, el pediatra de los Centros Médicos Colmédica, Jorge Castillejo, comparte sus percepciones. 

¿Qué es no hacer nada?

Para el doctor Castillejo el no hacer nada se podría definir como el tiempo no programado donde se detienen las tareas cotidianas para abrir otros espacios a actividades que se asocian al descanso y la diversión. Por tanto, en el ámbito familiar lo ideal es generar esas opciones de ocio, en donde incluso, esta pueda ser en sí misma una alternativa.

Una familia donde el tiempo libre represente un bien necesario, se convierte en un contexto sensible para generar alternativas flexibles a cada momento compartido.

Sin embargo, es necesario distinguir entre el ocio y el aburrimiento, pues mientras este último es un momento de letargo que a veces produce molestia en los niños, el ocio hace referencia a tiempo de calidad. Y es que el dedicar momentos para no hacer nada se debe entender también como lapsos necesarios para recuperarse de aspectos como la fatiga intelectual, donde el niño define qué actividad desarrolla.

Tal como lo resalta el doctor Castillejo, en la vida de los niños es fundamental generar estos periodos para un correcto desarrollo cognitivo y emocional en la infancia.

¿Por qué tomarse espacios para no hacer nada en la vida de los niños?

El ocio y el tiempo libre son tan importantes y necesarios como la escuela, es jugando como el niño se desarrolla y a través del juego y actividades similares es como va añadiendo elementos que aportan para ir adquiriendo destreza y mejoría en diferentes aspectos. Entre estos factores que se ven beneficiados están el espíritu crítico, la autoestima, la autonomía, la reflexión, la creatividad y la motivación.

Aprender a pasarlo bien en familia es, al fin y al cabo, establecer unos vínculos y relaciones de complicidad y comunicación. Canales que servirán como base a los niños para construir un futuro más afectivo y seguro.

De la misma manera, utilizar y transformar el ocio en un «bien de consumo», les brinda un beneficio directo, ayudándolo a organizar un mundo interno sólido, generando fortalezas para enfrentar el entorno y las situaciones diarias. Es imperativo cuidar este espacio como un bien invaluable. Permitirles que lean cuentos, bailen, sonrían, se disfracen y desarrollen actividades que les generen bienestar.

Ver más
Diferentes formas de aprendizaje

¿Qué actividades pueden hacer los niños en sus tiempos libres?

diversion-niños

Es claro que no debe someterse a un niño a un entrenamiento de un arte o deporte para el cual no tiene aptitudes, ni motivación. Se debe ofrecer alternativas de ocio saludable, a continuación, algunas actividades recomendadas para desarrollar en familia:

  • Juegos tradicionales al aire libre.
  • Los días fríos visitar fundaciones, museos u observatorios que también promueven el respeto por la naturaleza.
  • Implicarse en el reciclaje, el aprovechamiento de material y la responsabilidad en el gasto de energía. Se les genera una actitud ecológica.
  • Practicar juegos y deportes de agua, bien sea en la piscina o el mar.
  • Incentivar actividades como danza, música, teatro, yoga y otras artes escénicas.
  • Juegos con balón, como fútbol, baloncesto, voleibol, entre otros. 
  • Realizar actividades de naturaleza (senderismo, acampar, excursiones), enseñarles la riqueza del mundo animal y vegetal.

¿Qué espacios de tiempo se recomiendan?

De acuerdo con el doctor Castillejos esta distribución de tiempo entre actividades escolares, ocupaciones diarias y ocio dependen de diversos factores como la edad o el momento escolar del niño. No es lo mismo estar a final de curso que a principio del mismo, por la responsabilidad en la que se incurre en momentos puntuales.

Es así como, se puede destinar un día para compartir en familia incluyendo todos los miembros, independiente de la edad. Se deben propiciar núcleos de intereses comunes en la familia, adaptados a los niveles de desarrollo de sus miembros. Esta tarea la tienen que empezar a desarrollar los padres desde cuando son muy pequeños los hijos. Prácticas que pueden desarrollarse a través de actividades en las que los hermanos mayores estén inmersos. 

Así mismo, cuando existen ocupaciones independientes de ocio en niños preescolares y escolares, se recomienda máximo entre 90 y 120 minutos de pantalla al día. De igual manera, se recomienda no permitir en la habitación de los niños: televisores, computadores o tabletas y videojuegos.

Tiempo de ocio, niños más felices

Se podría decir entonces que el dedicar tiempo al ocio, hace niños más felices, desarrollan su creatividad, se tornan más sociables y humanos. Las principales claves del éxito para disfrutar el reto de sacar partido al tiempo libre que compartimos con nuestros hijos, es implicarse en la preparación y organización de actividades atractivas y beneficiosas.

Durante los momentos de ocio, el rol de los padres es guiar. Por eso es bueno realizar un paneo de los recursos que se tienen, como los juguetes o los espacios a los que se puede asistir. Además de factores como, con quién puede jugar mi hijo o mostrando interés real por lo que el niño hace o dice.

Recuerda que el ocio permite potenciar en los niños la capacidad de tomar decisiones, porque es un espacio donde puede desarrollar su creatividad e innovación, descubrir e ir entendiendo el mundo que lo rodea, igualmente, de pensar y decidir qué quiere hacer.

Puede interesarte: Actividades seguras al aire libre para evitar el contagio.

Comparte
Ir al home