Skip to main content

Osteoporosis: quién la puede padecer y consejos para prevenirla

Carlos Arteaga
Reumatólogo de los Centros Médicos Colmédica.

Cada 20 de octubre se conmemora el “Día Mundial de la Osteoporosis”, una fecha que busca concientizar sobre la prevención, el diagnóstico y el tratamiento de esta enfermedad, que es una afección crónica y progresiva caracterizada por una disminución de la masa ósea, aumentando las probabilidades de sufrir fracturas en los huesos.

La osteoporosis es una enfermedad silenciosa, que si bien, cualquier persona puede desarrollarla, suele ser más común en mujeres mayores. Los pacientes que la padecen pueden afrontar una serie de complicaciones que impactan su calidad de vida, debido al dolor y la discapacidad que produce. Por ello, un examen de densidad mineral ósea es la mejor manera de controlar y revisar la salud del sistema óseo.

Con el fin de reconocer e identificar cuando se está ante un caso de osteoporosis, el doctor Carlos Arteaga, reumatólogo de los Centros Médicos Colmédica, comparte cuáles son las causas, síntomas y tratamientos de esta enfermedad.

¿Qué es la osteoporosis?

De acuerdo con el doctor Arteaga, la osteoporosis es una enfermedad en la cual se produce una pérdida de la densidad mineral ósea de los huesos, es decir, que los huesos pierden la cantidad de calcio que les da su resistencia y se vuelven porosos. A su vez, esta condición conlleva a que tengan una mayor fragilidad y riesgo de fracturarse o romperse ante estímulos o cargas cada vez menores.

Es común que esta patología sea asintomática, pasando desapercibida durante varios años hasta que, finalmente, termina por manifestarse a través de una fractura. De igual manera, suele presentarse de manera más frecuente en mujeres, aunque también pueden padecerla los hombres, especialmente a una edad avanzada.

En general, existen 2 tipos de osteoporosis:

– Primaria: cuando la pérdida de calcio en los huesos se debe a un proceso de envejecimiento y es más prevalente en mujeres posmenopáusicas.

– Secundaria: causada por otra enfermedad que lleva a un aceleramiento en la pérdida de la masa ósea.

Causas de la osteoporosis

Las causas de padecer osteoporosis están determinadas por el nivel de masa ósea que se obtiene en la edad adulta y el descenso natural que se empieza a evidenciar durante la vejez. Fases que, de igual manera, están reguladas por hormonas, actividad física, dieta, hábitos tóxicos y los niveles de vitamina D.

Así mismo, se suman factores que se presentan para cada tipo de osteoporosis entre los que se encuentran:

    Primaria: se debe al proceso de envejecimiento y es más común en mujeres posmenopáusicas, dado que en las mujeres el pico de masa ósea es inferior a los hombres y con la edad menopáusica se acelera la pérdida de calcio por la caída de estrógenos.

–     Secundaria: tiene múltiples causas. Entre las prevalentes están el uso de medicamentos como glucocorticoides y algunos tratamientos hormonales, enfermedades endocrinas como hiperparatiroidismo y deficiencia de vitamina D.

Además, se suman factores como las enfermedades inflamatorias como la artritis reumatoide y las espondiloartropatías: un grupo de enfermedades que presentan características clínicas, radiológicas y de predisposición genética. Igualmente, el tabaquismo, alcoholismo y hábitos de vida sedentaria son factores de riesgo para padecer osteoporosis.

Síntomas de la osteoporosis

La osteoporosis es una enfermedad silente, en la que el síntoma principal es la fractura, la cual se presenta por un mínimo trauma o sin este; principalmente en la cadera, columna vertebral y muñecas.

Algunas veces las fracturas vertebrales no causan un dolor impactante y deben descartarse en personas con pérdida de estatura o cuando comienzan a gibarse. Sin embargo, es importante señalar que, la osteoporosis es una causa de discapacidad en el adulto mayor, pues en esta etapa de la vida el hueso pierde masa muscular y con esto se incrementa el riesgo de fragilidad y caídas.

Las fracturas sobre todo de cadera, pueden llevar a la postración de los pacientes, de ahí que debe estudiarse e intensificar programas de rehabilitación para la conservación muscular y funcional de los adultos mayores. Las lesiones de cadera tienen una incidencia mayor, debido a que requieren una intervención quirúrgica lo que supone una disminución en la calidad de vida.

Ver más
Estimulación temprana: ejercicios para tu bebé

Puede interesarte: ¿Artritis reumatoide u osteoartritis? Reconoce la diferencia.

Diagnóstico de la osteoporosis

que-es-la-osteoporosis
Para diagnosticar la osteoporosis existen diferentes formas. En pacientes adultos mayores, sobre todo mujeres posmenopáusicas, debe realizarse una densitometría ósea y valorar el riesgo de fractura según una calculadora de riesgo llamada FRAX.

Por su parte, en pacientes jóvenes con algún factor de riesgo (enfermedades inflamatorias, metabólicas, cáncer o uso de medicamentos como glucocorticoides por tiempo prolongado), debe valorarse el riesgo por escala FRAX y según el resultado del mismo, hacer una densitometría para evaluar la necesidad de un tratamiento.

Entre tanto, para los pacientes con fractura en los sitios anteriormente mencionados, debe iniciarse un tratamiento de forma prioritaria, dado que una fractura se convierte en un factor de riesgo para una nueva lesión. En este caso, la densitometría se debe realizar para evaluar la respuesta al mismo.

Existen varios mitos en la suplencia de calcio, uno es que después de cierta edad no se absorbe y esto es falso. “Posiblemente haya personas que pueden ser intolerantes y debe buscarse una forma que ayude a mejorar el consumo de productos ricos en calcio o suplementos dietarios para garantizar un adecuado aporte. Adicionalmente, hay pacientes que creen que incrementan el riesgo de padecer una enfermedad coronaria y esto también es falso”, destaca el doctor Arteaga.

De la misma manera, un error habitual en la etapa del diagnóstico es hacer densitometrías en personas de bajo riesgo antes de la edad de tamizaje acordada. Por ello, los médicos de atención primaria deben evaluar cada caso y según el riesgo determinar si requiere o no hacerse una densitometría ósea.

Tratamiento de la osteoporosis

En la actualidad existen varios esquemas de manejo para la osteoporosis, el cual debe ser individualizado a cada paciente según el riesgo de fractura que tenga. En primera instancia, se debe considerar una adecuada suplencia de calcio y vitamina D. Posteriormente, un manejo con medicamentos que ayuden a ganar masa ósea. 

Usualmente, el tratamiento que se realiza con fármacos es prolongado y debe ser monitorizado por un médico especializado en metabolismo óseo. Entre los profesionales de la salud que deben orientar estos tratamientos se encuentran: endocrinólogos, reumatólogos, geriatras y ginecólogos según la causa de la osteoporosis.

Recomendaciones para prevenir la osteoporosis

El doctor Arteaga destaca que las personas deben considerar al hueso y al músculo como uno solo y, por ende, hacer ejercicio con resistencia ayuda a tener una masa ósea más fuerte y con mejor firmeza. Además, de seguir recomendaciones como:

–     Adquirir hábitos de vida saludable: como dejar de fumar, limitar el consumo de alcohol y tener una dieta balanceada, con una ingesta de productos ricos en calcio como lácteos, los cuales ayudan a incrementar los niveles de calcio en el hueso.

–     Tener en cuenta la actividad física que se practica: existen ejercicios que reducen el calcio en el hueso, como actividades que demandan resistencia o son de alto impacto. Por ello, es recomendable que los pacientes adultos mayores, sean orientados por un médico deportólogo o fisiatra, con el fin de prevenir lesiones.

–     Exposición por lo menos de 20 minutos diarios al sol: exponer los brazos y piernas a la luz solar ayuda a incrementar la reserva de vitamina D, así el día no esté soleado.

–     No autoformularse: hay medicamentos, especialmente los glucocorticoides, que se relacionan con la aparición de la osteoporosis e incrementa el riesgo de fracturas.

En general, la osteoporosis si bien, es una enfermedad silenciosa, que no genera síntomas hasta cuando se presenta una lesión ósea, debe estar en constante chequeo médico con el fin de prevenir lesiones que revistan una gravedad importante. Por ello, la visita regular con un especialista ayuda a controlar los riesgos de fracturas con un enorme impacto positivo en los pacientes.

Puede interesarte: Medicina alternativa: terapias que mejoran tu salud.

 

Comparte
Ir al home