Skip to main content

Para qué sirve el ácido fólico en el embarazo

Adriana del Rosario Trujillo.
Ginecóloga y obstetra de los Centros Médicos Colmédica.

El ácido fólico en el embarazo representa un nutriente esencial que ayuda a prevenir complicaciones durante el período de gestación, así como defectos congénitos importantes en el cerebro y la columna vertebral del bebé. De esta manera, la vitamina perteneciente al grupo de las vitaminas B, aporta múltiples beneficios durante la etapa gestacional.

Igualmente, el consumo de ácido fólico aporta a la producción de glóbulos rojos, previene enfermedades cardíacas, mejora el aspecto de la piel y aumenta la producción de la leche materna. Es importante que para considerar la dosis adecuada se realice bajo la orientación de un profesional de la salud con el fin de asegurar un consumo apropiado.

La doctora Adriana del Rosario Trujillo, ginecóloga y obstetra de los Centros Médicos Colmédica, comparte la importancia que tiene el ácido fólico en el embarazo, sus beneficios y la forma de consumirlo.

Qué es el ácido fólico

El ácido fólico también llamado vitamina B9 hace parte del complejo de vitamina B y se caracteriza por ser hidrosoluble (soluble en agua) y ayudar en la generación de células nuevas en la piel, cabello, uñas y otras partes del cuerpo. Es un micronutriente que se encuentra de manera natural en algunos alimentos o en suplementos vitamínicos.

Desempeña un papel importante junto con la vitamina B12 en la producción de glóbulos rojos y es indispensable para la replicación del ADN en las células y la transmisión de la información genética. Es importante que la ingesta de ácido sea controlada, pues, aunque no es común que se presenten inconvenientes por su consumo, tampoco es recomendable abusar de él.

Importancia del ácido fólico en el embarazo

De acuerdo con la doctora Trujillo, el ácido fólico durante el embarazo estimula que las células fetales se produzcan de manera sana, permitiendo el desarrollo normal de los rasgos genéticos y hereditarios.

Cuando existe déficit de ácido fólico durante el embarazo se puede alterar el desarrollo del tubo neural en el embrión entre la semana 8 y 13 de gestación, dando como resultado defectos congénitos del cerebro como anencefalia (falta de desarrollo del cerebro y huesos craneales) y de la columna vertebral como espina bífida, estos defectos ocupan la segunda causa de malformaciones congénita después de las cardiopatías.

Así mismo, tiene una incidencia de 2 a 3 casos por cada 1.000 nacidos vivos y su riesgo de recurrencia está entre un 3 a 5 % en el segundo embarazo. Se recomienda que haya un mayor consumo en el primer trimestre y antes del embarazo, para ir moderando de forma paulatina.

Ver más
Métodos de educación alternativa ¿en qué se diferencian?

Puede interesarte: Obstetricia: consejos para llevar un embarazo saludable.

Beneficios del ácido fólico durante el embarazo

para-que-sirve-el-acido-folico-en-el-embarazo
El consumo de ácido fólico durante la etapa preconcepcional y en el embarazo intervienen de manera benéfica, aportando ventajas como:

– Reducción de cardiopatía congénita, labio leporino, preeclampsia.

– Previene enfermedades del sistema nervioso central del feto.

– Evita problemas congénitos en el cerebro y la columna vertebral del embrión.

– Mantiene la salud del útero.

– Ayuda a prevenir el nacimiento prematuro.

– Controla el bajo peso del bebé.

– Disminuye las posibilidades de abortos naturales.

– Prevé malformaciones cardiacas en el feto.

Consumo de ácido fólico 

La ingesta de ácido fólico se debe iniciar incluso tres meses antes de la concepción y continuarlo los tres primeros meses o 12 semanas de embarazo, esto disminuye el riesgo de malformaciones hasta en un 75 %. La ingesta diaria recomendada es de 400 microgramos hasta 600 microgramos por día, siendo el límite tolerable 1.000 microgramos (1 gramo).

Si bien el ácido fólico está presente en muchos alimentos, es difícil asegurar que el aporte de estos sea el suficiente. Por ello, se recomienda tomar suplementos durante el embarazo, siempre bajo la orientación del médico tratante.

Entre los alimentos que contienen ácido fólico se encuentran:

– Verduras: sobre todo en aquellas de color verde como la espinaca, acelgas o brócoli.

– Frutas: como el aguacate o las fresas contienen un alto porcentaje de ácido fólico.

– Alimentos de origen animal: entre los que están quesos como el de cabra, y los productos derivados del hígado.

– Legumbres: dentro de las cuales están las lentejas, los garbanzos y los fríjoles.

– Frutos secos: las nueces o las almendras son alimentos ricos en este micronutriente.

En definitiva, es fundamental que en el período de gestación se incluyan los diferentes alimentos que contienen ácido fólico en la dieta de la madre gestante. Así mismo, complementar con suplementos indicados por el médico tratante, ayudando así, al correcto desarrollo del bebé.

Puede interesarte: Embarazo: cambios psicológicos en la madre gestante.

Comparte
Ir al home