Skip to main content

Claves para retomar una dieta balanceada después de fin de año

Hazel García.
Nutricionista de los Centros Médicos Colmédica.

El fin de año es una época llena de festividades y suele ser la excusa perfecta para salirse de la rutina, especialmente en lo que se refiere a la alimentación. Sin embargo, retomar los hábitos saludables luego de los excesos alimentarios y adoptar una dieta balanceada para lograr este propósito, puede convertirse en un desafío.

Es así como la clave para una transición exitosa hacia una dieta saludable, radica en la distribución y elección consciente de los alimentos. De esta manera, podrás equilibrar la ingesta de nutrientes esenciales y mantener un control adecuado de lo que consumes; un hábito que no solo beneficia la salud física, sino que también establece un estilo de vida más saludable.

La profesional Hazel García, nutricionista de los Centros Médicos Colmédica, explora a continuación algunas claves para ayudarte a retomar una alimentación balanceada después de las festividades de fin de año. 

Cómo afectan las celebraciones de fin de año los hábitos nutricionales 

De acuerdo con la doctora García, las celebraciones de fin de año suelen tener un impacto significativo en la alimentación y los hábitos nutricionales de las personas. “Estos eventos, caracterizados por la abundancia, pueden desencadenar consecuencias negativas para la salud. El consumo excesivo de comida no solo contribuye al aumento de peso, sino también a una sobrecarga sobre el aparato digestivo, que, a corto y mediano plazo, deriva en afecciones como: digestión lenta, acidez y flatulencias”, señala. 

Así mismo, los malos hábitos alimenticios durante estas celebraciones pueden afectar la absorción adecuada de nutrientes esenciales para el organismo. La falta de equilibrio en la dieta puede llevar a una disminución de la vitalidad, manifestándose en síntomas de cansancio y fatiga. Además, la saturación de alimentos ricos en grasas y azúcares puede interferir con la entrega eficiente de nutrientes, impactando negativamente en la energía disponible para el cuerpo.

Puede interesarte: Vegetariano vs vegano: conoce su diferencia.

Desafíos de retomar una dieta balanceada

Varios son los desafíos a los que te debes enfrentar cuando retomas unos hábitos alimentarios adecuados, entre los que se incluyen:

– Disciplina y voluntad: la transición de un período de indulgencia a una rutina más estructurada requiere un compromiso consciente.

– Reducción del consumo de dulces: el «Mono de azúcar”, resultado de pasar de comer muchos dulces y/o pastelería a no hacerlo, puede provocar síntomas de abstinencia como mal humor, nerviosismo e incluso dolor de cabeza. No obstante, estos síntomas suelen desaparecer en pocos días.

Establecer horarios de alimentación: es fundamental para retomar una dieta balanceada. La transición de horarios desordenados durante las festividades a una rutina más estructurada, puede ser un desafío, pero es esencial para mantener la estabilidad en la ingesta de alimentos.

– Retorno a la actividad física: incorporar la actividad física nuevamente puede ser otro obstáculo común. No se trata necesariamente de inscribirse en un gimnasio, pero retomar el hábito de moverse y abandonar el sedentarismo requiere de un esfuerzo adicional.

– Evitar el «Mono de alcohol»: en una dieta saludable, el alcohol no tiene cabida debido a sus calorías vacías que no aportan nutrientes. Evitar el «Mono de alcohol» implica renunciar a este hábito y puede ser un desafío, pero es esencial para alcanzar una alimentación equilibrada y saludable.

Ver más
Mente sana en cuerpo sano desde el agradecimiento

Descubre un mundo de cuidado en salud con Colmédica. Explora nuestro portafolio con más de 15 planes de salud en servicios de medicina prepagada y conoce cómo podemos cuidar de ti y tu familia. ¡En Colmédica te queremos bien!

Recomendaciones alimentarias para una dieta balanceada

recomendaciones alimentarias para una dieta balanceada

Después de las festividades, es esencial que adoptes hábitos alimenticios más saludables para recuperar el equilibrio. Algunas recomendaciones que puedes incorporar en tu día a día:

– Establece metas realistas: plantéate metas alcanzables a corto plazo. Recuerda que no se trata de una competencia contigo mismo; cada pequeño logro es una victoria. Enfócate en el progreso, no en la perfección.

– Incorpora vegetales, frutas y leguminosas: opta por una mayor presencia de estos alimentos en tus comidas; son ricos en nutrientes esenciales, fibra y antioxidantes que contribuirán a tu bienestar. Las frutas y verduras proporcionan vitaminas, minerales y antioxidantes que refuerzan tu sistema inmunológico; además, la fibra presente en estos alimentos favorece la digestión y contribuye a la sensación de saciedad, lo que puede ser beneficioso si estás trabajando en controlar tu peso.

– Elige alimentos frescos y preparaciones sencillas: opta por preparaciones más sencillas con menos salsas, sal, grasas y azúcar. Esto no solo mejora la calidad nutricional de tus comidas, sino que también ayuda a controlar el aporte calórico. Al cocinar con ingredientes frescos estás tomando decisiones conscientes que benefician tanto a tu salud como a tu bienestar general.

– Integra la ingesta de frutos secos: las grasas saludables presentes en los frutos secos, como las grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas, son fundamentales para la salud cardiovascular y el funcionamiento cerebral. Además, la combinación de proteínas y fibra en los frutos secos contribuye a la sensación de saciedad, lo que puede ayudarte a controlar mejor las porciones y reducir los antojos entre comidas.

– Garantiza el consumo de agua: es esencial para una digestión adecuada. Ayuda a descomponer los alimentos, facilita la absorción de nutrientes y mantiene la consistencia adecuada de las heces, evitando problemas de estreñimiento.

– Controla las porciones: es una práctica esencial para mantener una alimentación equilibrada y promover un estilo de vida saludable. Al controlar la cantidad de las raciones, se evitan los excesos que pueden contribuir al aumento de peso no deseado. Una estrategia efectiva es utilizar platos más pequeños, lo que no solo ayuda a visualizar porciones más moderadas, sino que también fomenta una sensación de saciedad con menos cantidad de alimentos. 

Ten en cuenta que recuperar una dieta balanceada después de las celebraciones de fin de año requiere compromiso, paciencia y enfoque. Al implementar estas claves, estarás en el camino correcto para restablecer el equilibrio en tu alimentación y alcanzar tus metas de bienestar en el nuevo año. ¡Aprovecha este momento como un nuevo comienzo para cuidar de ti mismo y nutrir tu cuerpo de manera consciente!

Para la redacción de este artículo, contamos con el apoyo de la profesional Hazel García, nutricionista de los Centros Médicos Colmédica.

Puede interesarte: Gluten: recetas y cómo evitarlo en la dieta.

Comparte
Ir al home